El mismo año que los franceses nos emocionaban con la vitalista Intocable (2011), los belgas estrenaron este drama que nos pinchaba el globo a muchos y nos devolvía a la realidad más cuotidina de las personas con discapacidades. Mientras que la propuesta francesa era una comedia alegre y vitalista, sin dejar de lado la reflexión, la propuesta belga es un golpe contra la realidad, una mezcla de momentos felices y amargos, con el tan necesario impulso por sentirte vivo.

En Hasta la vista, título que a medida que avanza la cinta se torna más que premonitorio, tres amigos discapacitados (un parapléjico, un tetrapléjico y un ciego) deciden fugarse de casa para ir a España. El motivo del viaje no es otro que ir a El cielo, un prostíbulo con chicas especializadas en gente “como ellos”. Este es el punto de partida de una road movie entre 3 amigos y una conductora que les llevará a su destino.

Es una historia de búsqueda y encuentro. Los chicos van en busca de descubrir el placer carnal, pero encuentran mucho más que esto: aprenden cuál es su lugar, cómo interactuar con los demás y cómo reaccionar ante varias situaciones. Un camino de madurez en el que el espectador los acompañará y crecerá con ellos. Aunque la historia es bastante dura, más realista que Intocable, se le pueden sacar lecturas positivas con las que es bueno quedarse. Sin embargo, el director se empeña en recordarnos que la vida de esta gente no es fácil, por muy despreocupados y acostumbrados que ellos puedan parecer.

Uno de los grandes méritos de Hasta la vista es lo bien que ha caracterizado a sus personajes: muy entrañables y vivos. Todo mezclado con una historia que ha medido bien los tiempos y se centra en lo esencial, proporciona dos horas de entretenimiento que nos ayuda a reflexionar sobre muchas cosas y nos deja un bonito mensaje: por muy complicado que parezca, siempre podremos encontrar un refugio, nuestro lugar donde sentirnos seguros.

Título original: Hasta la vista. Director: Geoffrey Enthoven. Guión: Pierre de Clercq. Música: Meuris. Fotografía: Gerd Schelfhout. Reparto: Tom Audenaert, Isabelle de Hertogh, Gilles de Schrijver, Kimke Desart, Johan Heldenbergh, Karlijn Sileghem, Xandra Van Welden, Robrecht Vanden Thoren, Katelijne Verbeke, Luc Verhoeven, Karel Vingerhoets