Los relatos de terror han encontrado un nuevo filón en las historias basadas en “hechos reales”. Está claro, que si los fenómenos paranormales no son suficientes para asustar al espectador, que mejor que además informarle de que eso que le cuentan ha pasado en realidad. Así nació la primera parte de la saga “A haunting…” (fatalmente rebautizada en España como “Exorcismo en…” cuando, ni en la primera entrega, ni en esta segunda parte, existen posesiones, ni exorcismos, una información que puede equivocar al espectador), basada en la serie documental de Discovery del mismo nombre, seguía el caso de una familia, que tras mudarse a una nueva casa, empezaban a encontrarse con numerosos fantasmas y escabrosas visiones. En esta segunda entrega, que cuenta una historia nueva, totalmente independiente de la primera, vivimos una historia parecida con una familia que se muda a Georgia a vivir. Basada de nuevo en otro hecho real (tal y como además nos dejan ver las imágenes de la verdadera familia al final de la película), lo cierto es que esta segunda parte, es moderadamente mejor que la primera, y sorprendentemente, una efectiva película de terror con las ideas bastante claras.

Debo reconocer que la primera sorpresa que me lleve fue con el tratamiento al que se le da a las visiones fantasmales. Una visión comprensiva de algo que puede ser una enfermedad y necesita ser medicado, lejos de hacer que los demás personajes lo justifiquen simplemente creyendo que es una reacción normal de su imaginación. Para liberarse de la enfermedad de esta madre de familia, todos los suyos se mudaran a una nueva casa en Georgia, pero pronto descubrirá que por mucho que quiera negarlo, no es una simple enfermedad, si no que es un don que tienen todas las mujeres de su familia, incluyendo su hija, y su hermana, que también se ha mudado con ellos. Y por si fuera poco, el sitio al que se han mudado también guarda un oscuro secreto, debajo de esa casa, se construyó un túnel por el que los esclavos pasaban del sur al norte durante la guerra de secesión. Pero este túnel estaba vigilado por un hombre con gusto por la taxidermia, y no sólo por los animales. Todas esas almas que allí fueron encerradas, siguen sueltas para pedir que las liberen y que las dejen marchar, y pronto comprenderán que es algo de lo que no pueden librarse.

El debutante Tom Elkins, que ya había trabajado en la anterior de la saga en función de montador, demuestra un gran conocimiento del género. Si bien es cierto que el material de partida no es realmente original, aunque cuente con puntos que se podrían haber exprimido con mayor acierto, es capaz de poner todo el material sobre la mesa y ordenarlo con inteligencia. La película, que cuenta con unos cuantos buenos sustos, nunca sobrecarga al espectador. Se apoya en un clímax in-crescendo capaz de transmitir mucho mal rollo, para ir abriendo poco a poco sus cajas y conseguir resultar sorprendente. Siempre sabe encontrar el punto de tensión exacto en el que tiene que soltar amarre, y nunca llega a perder la fuerza, podríamos a decir, que aún quedándose lejos de la notabilidad conseguida por James Wan en Expediente Warren (y pese a que el estreno en Estados Unidos de la cinta de Wan se produjo meses después de ésta), Elkins ha estudiado a la perfección su camino, tratando de convertirse en aprendiz, y dejando muestras de su talento.

Pero lejos de parecer tan perfecto como pueda parecer, lo cierto es que la película trata de buscar cotas más altas, lo cual es un acierto, pues la trama se presta a ello. Pero a la hora de extrapolar su metáfora sobre la esclavitud, y la opresión de los que tienen el poder sobre la clase obrera, aun dejando claras sus intenciones en todo momento, éstas nunca llegan a cuajar, mostrándose en el resultado final como un grave agujero en el guión que no parecen saber cerrar. Aún así, Exorcismo en Georgia, es una grata sorpresa, un producto de terror bien facturado, que aunque peque de olvidable, es igualmente disfrutable. Algún espectador se puede ver engañado por su título, y es una lástima, porque puestos a cambiar títulos, habría quedado mucho más chulo que se hubiera estrenado como El Taxidermista Fantasma.

Título Original: The Haunting in Connecticut 2: Ghosts of Georgia Director: Tom Elkins Guión: David Coggeshall Música: Michael Wandmacher Fotografía: Yaron Levy Intérpretes: Abigail Spencer, Chad Michael Murray, Morgana Shaw, Emily Alyn Lind, Katee Sackhoff, Monica Acosta, Grant James, Lauren Pennington, Sam Polin Distribuidora: DeA Planeta Fecha de Estreno: 14/08/2013