primary_Bernie-2011-1 - copia

Sucede a veces que ciertas películas llegan a nuestras carteleras con un año o dos de retraso respecto de su estreno original –o que no llegan, directamente-, generalmente por cuestiones de marketing. Sin embargo, me cuesta recordar un caso tan extremo como el de Bernie, película estrenada originalmente en 2011, presente en los globos de oro en la categoría de mejor actor, dirigida por el ‘gurú indie’ Richard Linklater… y cuyo estreno en España ha tenido que esperar la friolera de cuatro años. Lo más triste de todo es que este inesperado estreno muy probablemente responda a razones que tengan que ver con el enorme éxito de crítica y público que cosechó Boyhood durante la temporada pasada, lo cual poco o nada tiene que ver con que ‘Bernie’ merezca (o no) aterrizar en nuestras salas.

Al igual que su protagonista, Bernie es una película peculiar cuanto menos. Basada en hechos reales, y apoyándose parcialmente en una interesante y acertada vertiente mockumentary, retrata la rutinaria y apacible vida de un enterrador que parece ser la persona más querida de todo el pueblo, debido esto a su modélica forma de ser y gran carisma. Ese falso documental formado por entrevistas a los vecinos de la comunidad inmediatamente consigue ponernos en situación, presentando a los diversos personajes y describiendo el contexto en el que se desenvuelven. Sin embargo, una vez asentados los pilares de la trama, Linklater se obsesiona con detalles descriptivos que no aportan nada a la trama, abusando ciertamente de esas declaraciones vecinales que acaban repitiéndose; y uno acaba sintiendo que no hay mucho más allá de un mundanal y aburrido retrato de una comunidad de vecinos como cualquier otra, tras la cual no queda claro lo que quiere contarte realmente… hasta que llega el tercer acto (muy tarde), momento en el cual el guion ofrece un interesante contrapunto basado en un satírico repaso al sistema judicial norteamericano.

bernie3

Pero, más allá de su irregular guion, el principal problema que encuentro en Bernie es el relativo al tono en el que está narrada la historia. Porque lo que empieza siendo una comedia costumbrista con toques de humor negro, acaba resultando una inclasificable mezcla en tierra de nadie, con la que llega un punto en que te ríes cuando deberías emocionarte, y resoplas cuando deberías reírte. Y todo ello a pesar de un notable reparto, encabezado por un soberbio Jack Black que nunca ha estado mejor (lo cual tampoco es decir mucho, por otra parte), que conforma un abanico de personajes ciertamente atractivo y bastante desaprovechado.

A día de hoy, soy de la opinión de que Richard Linklater es uno de los más interesantes cineastas norteamericanos en activo, con una filmografía llena de auténticas joyas, pero que de vez en cuando nos deja algún que otro paso en falso como esta fallida Bernie, que parte de unas atractivas intenciones que sé reconocer, pero que demuestran ser claramente insuficientes visto el resultado final. “Afortunadamente” es un paso en falso de hace cuatro años que, actualmente, el director tejano ya ha demostrado de sobra haber superado.

2_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Bernie Director: Richard Linklater Guión: Richard Linklater, Skip Hollandsworth Música: Graham Reynolds Fotografía: Dick Pope Reparto: Jack Black, Shirley MacLaine, Matthew McConaughey, Rick Dial, Gary Teague, Tommy G. Kendrick, Mona Lee Fultz, Wendy Crouse, Grant James, Juli Erickson Distribuidora: La Aventura Fecha de estreno: 07/08/2015