En contadas ocasiones en el mundo del cine, y sobre todo en de la animación, se recurre a las cosas pequeñas, ya sean mini seres humanos o juguetes que tienen vida (Toy Story). Recuerdo con nostalgia la maravillosa Ratatouille, maravillosa de principio a fin y también se basa en un mundo pequeño y con personajes que en la vida real poco se parecen. Sin embargo hay una película que se me viene a la mente por encima de todas, Arrietty, de los Estudios Ghibli, una preciosa película, que me servirá para la comparación con esta película. Blue Sky Studios se encargó de regalarnos una de las mejores animaciones de los últimos tiempos con Ice Age y parece que con Epic ha vuelto a conseguirlo, al menos en el aspecto técnico del film. A esta productora se le suma la figura de Chris Wedge como director, que dirigió acertadamente Ice Age y dobló la rodilla con Robots, película de escasa calidad. Cabe reseñar el excelente trabajo de doblaje original, muy bien adaptado por parte de los técnicos y espléndido el de los actores de doblaje, entre ellos: Christoph Waltz, Steven Tyler, Amanda Seyfried.

A Wedge habría que darle o proporcionarle el mérito de Epic, el mérito técnico, pues el film aúna de forma asombrosa todos los avances que la industria de la animación hayan podido imaginar. Visionar una cinta de semejante calidad técnica es difícil, captan cada mueca milimétricamente de la faz humana, de los movimientos de los animales y la naturaleza. Consiguen que cada día sea más placentero esto de ver imágenes hechas por ordenador. Fui y seré un enamorado del lápiz y el papel, pero lo que consigue esta gente con sus ordenadores es digno de admirar. Y lo mejor, la libertad de la ‘cámara’, Wedge saca todo el potencial a este recurso, y cuando digo todo es todo, lo exprime al máximo y rueda secuencias maravillosas. Destacan por encima de todas las secuencias de acción, donde recurre al plano secuencia de una manera mareante pero eficaz, donde no se escapa nada a la vista del espectador y consigue un efecto si cabe más realista. Este no es un recurso de esta película solo, pero sacarle el jugo de esta manera no es fácil y por consiguiente no se ve todos los días. Consiguen planos imposibles, pero de manera que comprometa el desarrollo normal de la trama, si no que acompañan de manera estudiada a cada una de las situaciones que acontecen.

Una vez alabada la parte técnica, necesito y debo comparar Epic con Arrietty, el fallo de Epic reside en su guión y en su obligación de meter con calzador personajes cómicos que rompen con la seriedad y equilibrio de una buena película. En este aspecto en occidente deberían de aprehender más de la gente del Estudio Ghibli, que sin llegar a hacer una película para adultos consiguen que te creas una historia realmente conmovedora, no intenta en ningún momento vender juguetitos de los personajes ni llenar más cines, si no conseguir una cinta de calidad en todos sus ámbitos. Tienen la manía los estudios estadounidenses de que estas películas tienen que ser solo para niños de dos a cinco años, y esa es su franja y no quieren moverse de ahí y en mi humilde opinión se equivocan, porque si abarcas a más público mejor te irá, pero como siempre en este negocio solo importan los números. Es una pena, ya que cintas como Epic podrían llegar a más gente y más lejos de tener una trama más ‘adulta’ por decirlo de alguna manera.

El resumen sería que donde Arrietty gana Epic falla, consiguen una calidad técnica solo alcanzable por unos pocos con gran presupuesto y lo tiran por la borda con una mala planificación de argumentación. Aún así Epic es una película disfrutable para todos, ya que su aspecto técnico tendrá entretenido a los más escépticos y a los mocosos solo con ver a la babosa ya estarán contentos.

Título Original: Epic Director: Chris Wedge Guión: Daniel Shere, Tom J. Astle, Matt Ember, James V. Hart (Libro: William Joyce) Fotografía: Renato Falcão Música: Danny Elfman Distribuidora:  Fox Fecha de Estreno: 30/08/2013