Como si se tratase de una muñeca rusa sin fin, surge ‘Mapa’, el primer largometraje documental de mi paisano Elías León Siminiani reconocido director de cortos que expande sus ambiciones otorgando ésta, cuanto menos, inexplicable y altamente desconcertante experiencia que ha sido nominada al premio Goya en la categoria de Mejor Documental.

‘Mapa’ narra una historia a priori convencional de una manera nada usual. De un modo completamente experimental, Siminiani nos sumerge en un viaje por La India y en una aventura que va más allá de la propia aventura “física” que vive nuestro protagonista, una introspectiva no apta para cualquier tipo de paladares que no escasea en originalidad pero con el que, ya os digo, no he acabado de conectar. Y es que, a mi modo de ver el documental roza los límites entre la realidad propia y la pedantería, más que probablemente “sin querer”, quizás por pecar de ser un producto no sólo demasiado personal sino incluso encriptado, que se encierra en sí mismo interponiendo una barrera entre el patio de butacas y la lejana pantalla que acaba por provocar una extraña sensación de dispersión o de frío aislamiento a un servidor.

Es innegable que ‘Mapa’ tiene multitud de aciertos que no pueden por menos que augurar un brillante futuro a Elías León Siminiani como filmador de vidas y probablemente como filmador de almas, de su propia alma, pero ésta ópera prima se queda a medio camino del todo y nada, entre lo documental y de lo ficticio, una obra en la que sobran conflictos internos, descripciones “en off”, y, aunque suene paradójico y extraño, amor. Le sobra amor, porque, como dice mi padre, todo en exceso es malo, y ese amor por momentos exagerado, en otros desinteresado no puede por menos que, al combinarse con el lado “diario” personal del autor, acabar cansando a unos, aturdiendo a otros y… sí, también enamorando a los que logren entrar en la cinta.

Y es que sí, probablemente mi crítica sea una isla en un océano de comentarios positivos, cosa de la cual me alegro muchísimo, y es que ‘Mapa’ es una cinta difícil de digerir, apasionante como proyecto, descafeinado en su conjunto. Un libro abierto, diseccionado con bisturí con el cuidado de una operación a corazón abierto, en el que Siminiani escribe sus inquietudes, y sus por qués, sus inmersiones en lo romántico, en lo que fue romántico y en lo que, probablemente, será romántico. Un ensayo que trata con pasmosa tranquilidad e inquietante naturalidad una crisis de ideas como un arrebato meláncolico con la música de Queen de fondo y la lluvia sobre un desamparado en La India en la imagen. Fundido a negro.

‘Mapa’ pide más al espectador de lo que pude pedir cualquier otro film, sí, pide un esfuerzo, un empujon que ayude a que el espectador se sumerja, pero, si logras conectar puede ser una grata y excitante experiencia que desmonte, que desmonte la narrativa que conocemos. Un juego interesante, personal (muy personal, repito) que rompe los esquemas del documental tradicional.

Lo mejor: Lo excitante e interesante del proyecto.
Lo peor: Alguna que otra reflexión que roza la pedantería.

 Título Original: Mapa Director y Guionista: Elías León Siminiani Fotografía: Elías León Siminiani Distribuidora: Avalon / Pantalla Partida Fecha de Estreno: 1 de Febrero de 2013