Twitter es una gran herramienta, sirve para muchas cosas. Uno de los usos que más me gusta darle es hacer una crítica breve y rápida de las películas nada más terminar de verlas. Ya más tarde me explayo en sus críticas, pero siempre está bien resumir en los pocos caracteres que te ofrece twitter cuál es tu rápida opinión de la película. Así el otro día, cuando salí de ver Vulnerables, decidí poner un twit con la jocosidad que una película así merecía. El twit yo creía que era algo inocente, uno más. Era el siguiente: “Vulnerables es algo así como El Buen Hijo en Puerto Hurraco, es algo tan horrible y ridículo, que hace parecer a Paula Echevarría buena actriz”. Yo jamás esperé que ese twit tuviese la relevancia que finalmente demostró tener. Por qué la que hasta entonces para mí era poco más que “la mujer de Busta” demostró tener una legión de fans detrás que ríase usted de las Beliebers. Y así empezaron a insultar contra mi persona, en algo que a mí, dentro de mi perverso sentido del humor me pareció de lo más divertido, incluso se alzaban a gritar que era un “peliculón” y que Paula Echevarría ganaría el Goya a mejor actriz revelación. Un episodio de lo más divertido.

Pero dejemos de lado este momento puntual, tan divertido, que creo que merecía la pena rescatarlo antes de empezar la crítica de una película que sencillamente no hay por dónde cogerla. Vulnerables nos cuenta la mujer soltera que está esperando su primer hijo. Podemos seguir su embarazo con un prólogo en un “found footage” totalmente inexplicable. A los siete meses el niño nace con problemas en los pulmones. Un médico (desconocemos si era un médico de verdad, pero su intervención deja al Ruíz Gallardón de Holmes & Watson como merecedor de todo tipo de elogios) le da a la joven el consejo de que salga de la ciudad durante los primeros meses de vida del niña. Desempolvará las viejas cosas y volverá a la casa de sus padres en el pueblo, un sitio al que no volvía desde pequeña. Allí contará la ayuda de un viejo y perturbador amigo de la infancia, y su hijo, una adorable criatura, tenebrosamente cómica, con problemas de personalidad. Algo que sucederá a base del continúo “chún chún” de una banda sonora pésimamente usada y que trata de enfatizar a lo bestia cualquier pequeño momento.

Lo primero que destaca en Vulnerables es su terrible factura, más propia de un telefilm de tercera clase que de una película que merezca ser estrenadas en los cines. Pero dejando esto de lado e intentando entrar en la historia, nos encontramos con ciertas intenciones que por desgracia no se llegan a confirmar. Así, lo que su realizador nos trata de vender sobre una historia basada en los miedos de una madre primeriza, adolece por la insistencia de dar protagonismo a su rural ambientación dentro de la España profunda. Un pueblo en el que además el director trata de enfatizar en la importancia de las habladurías y las leyendas urbanas, pero lo que debería generar tensión y atmósfera, se vuelve un chiste muy mal contado. Pero lo peor de todo viene cuando la película degenera por completo en su parte final, tratando de abarcar temas psicológicos, buscando reminiscencias de cine de terror asiático y que le quedan enormes. Así saca a la palestra temas de bipolaridades y trastornos de personalidad, en base de ese niño, capaz de gritarte que su madre está muerta como el que te cuenta una poesía (¿Tan difícil era realizar un buen casting?), y que trata de ser tan perturbador como Macaulay Culkin en la mítica película de Joseph Ruben, pero acaba pareciéndose más a la reencarnación de un chiste de Jaimito. La cámara cuenta secretos y la película engaña descaradamente al espectador. Un desastre que sólo nos sirve para dejarnos una pregunta, ¿la bipolaridad de la película es que sea terriblemente divertida, cuando se toma en serio y trata de dar terror?

Vulnerables es una propuesta horrible, que hace que a su lado otras propuestas como XP3D parezcan verdaderas obras maestras. Una inesperada comedia, en la que lo más destaca es una Paula Echevarría, que aunque tenga una actuación a la medida de la película, sobresale con diferencia entre el resto de uno de los castings más terribles que un servidor recuerda en una película. Realmente lo que Paula hace es limitarse a lucir modelitos, no importa que esté en medio del campo, subiéndose a tractores, como estrella de la moda, así tiene que lucir. Esperemos que Vulnerables sea una gran inyección para el cine patrio, y que la legión de fans de Paula Echevarría la hagan superar incluso a Lo Imposible. A ellas, fans que demuestran su amor ciego, va dedicada esta crítica, gracias por dedicarme vuestro tiempo y por permitir divertirme tanto con este episodio. A los demás, evitad la película, el bueno de Miguel Cruz Carretero, no sabemos si quiere que le tomemos en serio o no, pero si su intención es parecerse a Ed Wood, está más cerca de ser Daniel Écija.

Título Original: Vulnerables Director: Miguel Cruz Carretero Guión: Miguel Cruz Carretero Música: Alfonso González Aguilar Fotografía: Gabriel Di Martino Interpretes: Paula Echevarría, Joaquín Perles, Álvaro Daguerre, Mara Blanco, Pablo Vega Distribuidora: LaSoga Fecha de Estreno: 31/10/2012