Creo que no hay nada que defina mejor La isla de los olvidados como el eslogan que puede leerse más arriba. Ese eslogan, lema nacional de Suiza (aunque la mayoría lo conozcamos por Los Tres Mosqueteros), es una llamada a la unidad, a unir  fuerzas contra algo que uno solo no puede conseguir.  Precisamente es esta unidad la que tendrán que aprender un grupo de chicos, entre los 11 y los 18 años, que en la isla de Bastøy, en el fiordo de Oslo, viven bajo el despótico poder de un superintendente y sus guardias en una especie de reformatorio. En lugar de recibir una educación, son explotados como mano de obra barata.  A la isla llega el joven Erling que es trasladado a la isla para lo que el director del reformatorio llama “reeducación” y desde su llegada hay algo que se convertirá en su obsesión: huir.

La estructura de la película, así como su argumento, recuerda en muchas cosas a las películas de cárceles como Fuga de Alcatraz, Cadena Perpetua o El expreso de medianoche (manteniendo las distancias, claro está). La obsesión por huir de un sitio donde el maltrato tanto físico como psicológico están a la orden del día llevará a nuestro protagonista a enfrentarse a la peor cara del ser humano. Liderados por un duro director, interpretado notablemente por Stellan Skarsgård, los funcionarios de este reformatorio no dudan en poner en práctica cualquier tipo de castigo para la represión de los jóvenes.

Suele ser en las situaciones más duras cuando salen a relucir las virtudes del ser humano, a pesar de las numerosas calamidades a las que está sometido tanto nuestro protagonista como sus compañeros esto no consigue hacer otra cosa más que fortalecerlos y fortalecer una unión que de entrada era inexistente.

A medida que la cinta avanza nuestros protagonistas van conociéndose mejor y van dándose cuenta  de que, pese a lo distintos que puedan ser, tiene razones de sobra para unirse. Quizás la falta de caras conocidas, a excepción de Stellan Skarsgård, consigue transmitir mucho más ese drama y esa dureza a la que están sometidos. La atmósfera de La isla de los olvidados, fría y solitaria, propia de la mayoría del cine que se realiza en los países nórdicos dota a los personajes de un armazón con el que ocultan sus sentimientos y emociones. Será este armazón el que poco a poco vaya desapareciendo llegando así a forjar entre ellos una amistad que se verá fortalecida en su maravilloso clímax final. Es en esa última media hora de metraje en la que no solo vemos la preocupacion de los personajes por escapar, sino que también vemos en ellos el miedo a convertirse en eso que más odian. Acompañada toda ella por una música preciosa, La isla de los olvidados demuestra, una vez más, que una película puede ser desgarradora y preciosa a la vez y que para cambiar algo se necesita que cada uno aporte su grano de arena.

Título Original: Kongen av Bastøy (King of Devil’s Island) Director: Marius Holst Guión: Dennis Magnusson, Eric Schmid Música: Johan Söderqvist Fotografía: John Andreas Andersen Interpretes:  Benjamin Helstad, Kristoffer Joner, Trodd Nilssen, Stellan Skarsgård Distribuidora: Karma Films Fecha de Estreno: 19/10/2012