La loi du marché de Stéphane Brizé

La louie de marche

Cuando una película te muestra durante una hora la búsqueda de algo que el protagonista quiere desesperadamente pero luego no enseña la reacción al encontrarlo te das cuenta de que las intenciones del director iban realmente por otro lado.

La loi du marché abre en medio de un dialogo, antes de que fuésemos invitado a la vida de Thierry, el ya lleva 20 meses en paro, acudiendo a cursos que no le sirven para nada y luchando por no quedarse atrapado en la protesta por el trabajo que perdió y la burocracia de las oficinas de empleo.

El film encuentra su estructura en los repetidos intentos de Vincent Lindon, logrando una empatía cada vez mayor a la vez que comienza a criticar las distintas organizaciones a las que debe acudir: oficina de empleo, el banco y un gran supermercado.

El alivio cómico vendrá del rostro entre asombrado e impasible que se le queda a Lindon cada vez que le dicen una burrada amoral que nosotros también podríamos oír pues forma parte del sistema.

Stéphane Brizé rodara cada escena con planos largos, provocando incomodidad, buscando una salida triunfal.

El problema es que el ritmo es demasiado pausado y aunque la mayoría de las escenas resulta interesante entender el ataque al sistema llega a un punto  en el que aburre. Sin embargo tras este pequeño bajón remonta al mostrar la caída a la inmoralidad que ocurre cuando varias personas “roban” en el supermercado.

Cemetery of Splendor de Apichatpong Weerasethakul

Cemetery of Splendor

Estoy escribiendo esto en la sala mientras veo la película. En el festival he tomado la habitud de usar un pequeño cuaderno de notas para no olvidarme de ideas y no volverme loco ya que suelo ver 4 películas mínimo y es difícil acordarse de todos y cada uno de los detalles.

Hay veces en las que escribo una frase del diálogo, una sensación,  cuando encuentro el tema de la película o intento establecer la estructura del guión o fracaso al dibujar cutremente un plano.

Otras veces anoto simples sensaciones, antes de decidirme a escribir este texto mientras veo el film había apuntado varias cosas: es un cachondo mental, ¿tío cagando?, esto es como hacer una apuesta a ver quién es el primero que se ríe mientras miras lo más serio que puedas a un amigo.

Risas, lo cierto es que ya lleva unas cuantas, y no nos estamos riendo de ella, sino con ella, tiene un par de buenos chistes.

Creo que es una de las razones por las que no me he unido aún a la veintena de personas que se han salido de la sala.

¡Ahí va otra!

Nunca he abandonado una sesión antes de acabar, supongo que se debe a una mezcla de respeto e infinito esperanza de que algún plano, alguna idea me haga sentir que mereció la pena.

Pienso que esta lleva un par de escenas tan locas e inesperadas que han conseguido esa sensación en mi, sobre todo las risas pero también alguna que otra imagen bastante bella e inspirada.

La verdad es que aún no estoy seguro de si esto está bien se supone que debo esperar a hacer un análisis, es lo que haría con una película normal. Pero esto no es normal, no he visto algo así en mi vida, en la escena actual un grupo de personas en el parque ha empezado a cambiar de banco sin razón alguna.

Está claro que tiene sentido del humor lo que aún no he llegado a entender es si TODO es una broma o realmente hay aquí ideas y temas que le importan de verdad al director.

¡Ouch! Creo que la señora de al lado me acaba de pisar queriendo porque mi pierna estaba temblando aunque no estoy seguro del todo, quizás está acomodándose para dormir.

El tema es, ¿puedo aguantar 2 horas de trama de mentira y de planos excesivamente largos en los que no pasa absolutamente nada? Maldita sea, creo que la única razón por la que estoy haciendo esto es porque si no estaría ya roncando.

El caso es que pienso que me alegro de haberme quedado, al fin y al cabo es una experiencia diferente y eso suele acabar en mi memoria como algo positivo.

Bueno, ahora en la película dos mujeres (una de ellas posee el espíritu de un soldado que se ha quedado dormido hace un rato) llevan varios minutos en el bosque pretendiendo que están en un palacio.

Y ootroo fueeraaa.

Siguen en el bosque, me pregunto si la gente acabará aplaudiendo.

Ojalá las dos mujeres se besen, porque YA TOTAL,  sin embargo no le veo posibilidades, eso sería demasiado normal para esta película.

Madre del amor hermoso,  ahora anda repitiendo planos del primer tercio, es como si estuvieras en una en una exposición de fotografía o arte contemporáneo y te obligaran a quedarte mirando una obra específica durante más tiempo del que considerarías necesario.  Oh, un momento, una bacteria gigante acaba de aparecer en el cielo. Así SÍ.

J**** creo que estoy por aplaudir y abuchear a la vez sería lo más justo. Ok, ¿os acordáis del lesbianismo fantasmal? pues ha conseguido hacerlo incluso más extraño y desconcertante.

BREAKING NEWS primer plano que no es desde el quinto c*** yyyy ha vuelto a la lejanía.

La verdad es que entiendo que estas películas enfaden, no veo descabellado que uno pueda sentirse insultado.

La gente está aplaudiendo y he oído dos “¡Bravo!”. Es como si fueran de otro planeta, y me encanta.

Oh Dios, creo que la de enfrente estaba dormida y las demás personas de la fila no pueden salir de la sala. Enorme. Bueno gente muchas gracias y ¡hasta otra!

Marguerite & Julien de Valérie Donzelli

Marguerite & Julien

Los primeros 5 minutos de la última película de Valérie Donzelli son el único segmento de toda el film que funciona, unos niños fingiendo orgasmos y una huída a caballo logran risas y emoción. Tras este momento se perderá en una espiral de seriedad, DRAMA y ridiculeces que provocarán risas de vergüenza ajena.

Marguerite y Julien están enamorados, el pequeño problema es que son hermanos. Deberán esconderse y luchar por su amor prohibido y condenado por la sociedad francesa del siglo XVII.

Fotografía, actores, guión, dirección, música son los departamentos en los que fallan estrepitosamente. No recuerdo haber visto algo tan sobreactuado en mi vida, y la edición no ayuda, haciendo cortes incómodos que hacen las frases aún más ridículas.

La película subraya sus emociones una y otra vez con gritos, voces en off y música estruendosa, dándonos la impresión de que estamos viendo una parodia de Saturday Night Live. De hecho creo que un sketch no me habría hecho reír tanto, y eso que no soporto ver películas sarcásticamente y riéndome de lo malas que son. Pero esto es otro nivel, parece inacabada, cada supuesta escena dramática rota por un diálogo ñoño o una actuación de principiante.

El guión es otro desastre, situaciones sacadas de la nada, agujeros de guión del tamaño de un helicóptero, que aparece en esta Francia del 1600 por alguna razón. Los personajes odiosos y forzados, el amor no es creíble en ningún momento, las escenas de sexo incómodas e implantadas para dar la sensación de pasión.

Voy a parar porque no me gusta ni enfadarme ni reírme de películas, además creo que ha quedado claro, huid de Marguerite & Julien.

Inside Out de Pete Docter

inside out

Varios dramas se habían acercado, The Sea of Trees y Carol lograron humedecer mis ojos pero sin que hubiese suficiente fluido como para que recorriera mis mejillas. Entonces llegó Pixar y me obligó a secarme las lágrimas en hasta tres ocasiones.

Inside Out es un divertidísimo viaje al cerebro de una niña de 11 años donde trabajan cinco emociones principales: Alegría, al mando, Miedo, Ira, Asco y Tristeza. Todo va estupendamente en los Cuarteles Generales, la gran mayoría de recuerdos creados son felices, hasta que un día la familia se debe mudar a San Francisco donde le espera un nuevo cuarto, colegio y amigos.

En los primeros minutos Pete Docter nos expone con humor y claridad visual las reglas de este universo existente en nuestras cabezas.

Una vez establecidas las bases que ya muestran lo increíblemente inteligente que esta película es, comenzará un viaje inolvidable a la personalidad de una niña de 11 años repleto de aventura, risas, tristeza y madurez.

El apartado humorístico es una máquina tan bien engrasada y funcional que parece hasta fácil, incluso varios chistes arrancaron aplausos en el gigantesco teatro Lumiere. Se podía sentir la complicidad y absoluta confianza labrada con pocos pero concisos mimbres, que teníamos en Pixar.

Una vez más logran clavar la marca de la casa, crear personajes y tramas que funcionarán tan bien con adultos como con niños. Giacchino echará una mano a provocar esas lágrimas con melodías reminiscentes de Up. Uno de los aspectos que elevan la última joya de la compañía por encima de las demás es el riesgo y valentía para ser consecuentes y dramáticos, más que probablemente provocando pesadillas y berrinches entre los más pequeños.

Pero al fin y al cabo ese es el mensaje principal del film, necesitamos todo el espectro emocional para ser personas completas y poder superar nuestros miedos e inseguridades.

Inside Out se atreve a mencionar y plasmar complejos procesos cerebrales, haciendo que el viaje sea una absoluta gozada, repleta de ideas brillantes, homenajes al cine, colores vivos y escogidos con sentido, personajes adorables que nos llevarán a la combinación más bella de todas: lágrima, más sonrisa.