Ricky-Gervais

Dos días fueron el margen de Ricky Gervais para disfrutar de haber sido el presentador de los Globos de Oro 2011.

Los comentarios de este hombre no han gustado nada. Bien es cierto que el humor británico pocas veces se entiende en América, pero se ha llegado a un punto extremo (desde mi punto de vista). La Asociación de Corresponsales Extranjeros en Hollywood (HFPA), entidad que concede los galardones, ha calificado sus “bromas” como “inaceptables”.
 
Quizá se lo haya ganado a pulso. Nada más empezar la gala se refirió a Michael Berk afirmando que “había tenido que ayudarle con la dentadura postiza”, pasando acto seguido a meterse con otros de los asistentes. Los comentarios de Gervais incluyeron alusiones a la sexualidad de los miembros de la Iglesia de la Cienciología, a los últimos incidentes protagonizados por Charlie Sheen, a la supuesta mala relación entre Johnny Depp y Angelina Jolie (coprotagonistas de The Tourist) y a los pasados hábitos de Robert Downey Jr., quien calificó la experiencia de “siniestra” tras el evento. Entre otras muchas cosas. Tan hirientes resultaron las bromas de Gervais que hubo quien temió que se le expulsara en plena gala.

 
340x_screen_shot_2011-01-17_at_4.06.50_pm

“Ricky no volverá a la gala el año que viene, y puede despedirse de futuras nominaciones por su trabajo”, declaró un indignado miembro de la HFPA tras el show. Philip Berk, presidente de la asociación, optó por quitarle hierro al asunto, declaró que “cuando invitas a Ricky Gervais, esperas lo inesperado”. Un comunicado de la asociación, seguía por esta vía conciliadora, indicando que aunque Gervais “fue demasiado lejos” su intervención resultó “una de los mejores que jamás hemos visto”.

Quizá Gervais no hizo las cosas como debería, pero muchos sabíamos a lo que iba. De nada le ha servido haber presentado dos galas consecutivas, no ha habido piedad para Ricky. Me pregunto qué esperaban exactamente los responsables de los premios… Gervais no se iba a limitar a leer tarjetitas, y para bien o para mal hizo de la 68 edición de los Globos de Oro algo único. En mi opinión, al vetarle de esta manera no le está perjudicando a él, se están perjudicando a sí mismos.