Pedro Almodóvar se ha hecho de rogar, pero al final ha sucumbido a rodar en el idioma extranjero. El anglosajón parecía ser su asignatura pendiente y justo cuando menos lo esperábamos y sobre todo cuando más lo necesitábamos, ha regresado. La voz humana es un cortometraje de apenas 30 minutos que escribió durante el pasado confinamiento y que rodó durante el inicio de la fase 1 en Madrid. Este trabajo no es solo su promesa cumplida de rodar en inglés con una estrella internacional, es también la dosis de arte y de realidad que necesitábamos para empezar a levantar cabeza este año.

La voz humana es el elegantísimo y brillante regreso de Almodóvar al texto de Jean Cocteau y con él que se reencuentra consigo mismo, con la esencia de aquello que siempre definió su trabajo: el deseo y la pasión. No es la primera vez que se acerca a este excelente monólogo, ya lo hizo en el año 1988 con Mujeres al borde de un ataque de nervios, en la que Carmen Maura, una mujer desesperada y pegada a un teléfono que no sonaba, recitaba palabras del texto escrito por Cocteau en 1930, como si de una última plegaria de recuperar a su amor o de recibir tan solo una explicación. Esta subtrama le sirvió también al director para desarrollar la trama de La flor de mi secreto (1995), en la que también una desesperada Marisa Paredes trataba de aferrarse con uñas y dientes a los últimos vestigios de una tóxica relación con Imanol Arias, que por su puesto él ya había dado por terminada mucho tiempo atrás.

El monólogo de Cocteau resulta sorprendentemente actual y representativo de este fatídico 2020. En La voz humana, una imponente Tilda Swinton aparece en medio de una nave industrial con un majestuoso vestido rojo pasión de Prada. Es una mujer madura que se dedica al mundo del espectáculo y que pese a tenerlo todo aparentemente, siente que su mundo se desmorona después de que su pareja haya huido sin una explicación tras 4 años de intenso idilio. Desesperada, necesita algo a lo que agarrarse para seguir adelante, pero en su búsqueda el despecho parece su único hallazgo. La exquisita decoración de un ático de lujo, la alta costura y las obras de arte que cuelgan de las paredes parecen ejemplificar una lujosa jaula de oro en la que está encerrada por autoconvencimiento.

Una llamada de teléfono puede cambiarlo todo y el espectador (al igual que ella) espera y desea ese momento, cuando llega, tal y cómo cabía esperar de la propuesta, todo cambia para siempre. Porque no hay nada más purificador que el fuego y este corto es literalmente ardiente y vibrante.

La voz humana es la muy estimulante incursión de un genio como Pedro Almodóvar en el idioma extranjero, pero es también la representación carnal de la verdadera esencia de todo su trabajo que además da nombre a su productora: el deseo. El deseo como necesidad, como motor de la vida y como la última consecuencia antes de acabar con todo y pasar página.

Título original: The Human Voice  Director:  Pedro Almodóvar Guión:  Pedro Almodóvar (Basado en un texto de Jean Cocteau) Fotografía: José Luis Alcaine Reparto:  Tilda Swinton Distribuidora: Avalon/Wanda vision Fecha de estreno:  20/10/2020