El terror teenager no está atravesando precisamente su mejor momento. Lejos, muy lejos queda el repunte que tuvo gracias al slasher noventero que hizo brillar al género como nunca. Desde entonces el terror se ha transformado y ha optado por otros caminos (en su mayoría muy cuestionables) en los que trató de dar nueva forma a nuestras pesadillas. Pero si algo hacía interesante al slasher adolescente era su cuidada estrategia de reglas a seguir que marcaron a toda una generación y su innegable influencia en la cultura popular. El imaginario con respecto a la “Scream Queen” es de las cosas que más pozo han dejado en el cine de terror y que más culto suscitan. Elementos que son rescatados y puestos en valor en La casa del terror (Haunt), la película de terror teen del año que nadie esperaba.

EOne se ha marcado un tanto brutal al estrenar una película que ha resultado ser toda una sorpresa y una muy buena película de terror de tapadita. Scott Beck y Bryan Woods, productores y guionistas de la exitosa Un lugar tranquilo (John Krasinski, 2018) firman el guión y la dirección de este estimulante viaje a los infiernos en los que ¡por fin! alguien en la industria ha sabido aprovechar el filón para el terror que suscitan las atracciones de miedo de los parques de atracciones. No hace falta irse muy lejos, el año pasado se estrenó Hell Fest (Gregory Plotkin) una arrabalera película teen, que parecía ser interesante porque situaba a sus jóvenes protagonistas en un pasaje del terror de un parque de atracciones en donde se había colado un psicópata. La película fue un descalabro que además de no importar nada, era hasta aburrida (algo imperdonable en este género), pero afortunadamente Scott Beck y Bryan Woods han trasladado ese concepto a la película de terror que nos merecíamos con La casa del terror.

Hay que reconocer que su nada atractivo cartel promocional que parece anunciar una secuela más de La primera purga (Gerard McMurray, 2018) no llama especialmente a ver la cinta y lo que es peor, no hace buen reflejo de la película. Pero si decides entrar por tu propio pie a La casa del terror ya no saldrás.

Su premisa: es Halloween y un grupo de adolescentes deciden entrar de forma voluntaria a una casa del terror “extrema” a pasar un poco de miedo. Una vez dentro descubrirán como lo que ven no es fingido y que los horrores que allí habitan son reales. Ya solo la premisa en sí es sugerente, pero la sorpresa es aún mayor cuando con cada nuevo giro de la trama descubres que el arco de sus personajes están reinventando el imaginario colectivo del slasher teen y eso en los tiempos que corren es muy de agradecer cuando se hace bien y aquí todo lo hacen bien.

La sorpresa y la verdadera esencia de lo macabro están presentes en cada nuevo pasadizo que los protagonistas han de recorrer dentro de ese pasaje del terror en el que hay momentos en los que recuerda incluso a la muy asfixiante Cube (Vincenzo Natali, 1997), también a algo de lo poco de bueno que hay en la saga de Saw y a una más que mejorada y terrorífica versión de la Escape room (Adam Robitel) que Sony nos coló como “terror” a principios de año. Es una pena que la mejor cinta de terror de Halloween se haya estrenado justo después de Halloween, pero es una cita obligatoria para todos aquellos fans del slasher y del terror de serie B, que se lo pasarán literalmente como un niño en un parque de atracciones.

La casa del terror es película mortalmente entretenida que sabe asestar el golpe cuando tiene que hacerlo y logra que sus protagonistas lleguen incluso a importante. Además recoge dignamente el testigo de los mejores slasher de finales de los 90 y principios del 2000 esforzándose en todo momento por ser original y sorprender al espectador. Elementos que la convierten por méritos propios en la película definitiva de casas del terror (que no casas encantadas, eso es otra cosa) y en el mejor y más terrorífico escape room que veréis en una sala de cine.

Título original: Haunt  Director: Scott Beck, Bryan Woods Guión: Scott Beck, Bryan Woods Música: Tomandandy Fotografía: Ryan Samul Reparto: Katie Stevens, Will Brittain, Lauryn Alisa McClain, Andrew Caldwell, Shazi Raja, Schuyler Helford, Phillip Johnson Richardson, Chaney Morrow, Justin Marxen Distribuidora: eOne Films Fecha de estreno:  15/11/2019