Corría el año 2014 y el Festival de San Sebastián estrenaba en su sección oficial Corazón Silencioso, una película danesa con guión de Christian Torpe en la que se adaptaba su propia obra de teatro al cine, consiguiendo el premio a mejor actriz para Paprika Steen. 5 años después, el mismo Torpe vuelve a adaptar el guión para un remake americano, que es heredero de una ya larga lista de películas aceptables pero algo mediocres que son seleccionadas como filmes inaugurales del festival vasco.

La decisión es un drama familiar que se centra en los últimos días de una mujer de la tercera edad que decide acabar con su sufrimiento mediante la eutanasia antes de llegar a los estadios más difíciles de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y cómo afronta esa decisión su familia en un fin de semana de despedida en el que ellos podrán disfrutar de su compañía por última vez. La película decide encerrarse en los cánones del género retratando conflictos familiares, secretos y apariencias, dejando más de lado los conflictos morales o las reflexiones de la protagonista y su marido, haciendo que, si bien hay conflicto para poder crear un film entretenido, únicamente se quede en eso.

Susan Sarandon está realmente bien en su papel de mujer claramente decidida a aprovechar sus últimos momentos, así como Kate Winslet, Mia Wasikowska y Sam Neil en sus papeles, sosteniendo en todo momento una película que saben que existe para su lucimiento personal.  Algo más mediocre es el guión, que, pese a tener algunos momentos que funcionan bien en la primera mitad, con algunos detalles ligeros de humor negro, a medida que avanza la película todo se vuelve un festival melodramático, efectivo en conseguir la emoción pero no la reflexión, ya que en ningún momento se puede ver una posición del narrador en lo que está contando. El film empieza y acaba intentando ser una celebración de la vida, cosa que no acaba de conseguir, quedándose en un drama familiar más.

Un director tan experimentado como Roger Michell (Nothing Hill, Venus, Al límite de la verdad), es una buena elección para dirigir el remake, el cual salva de hundirse con algunos buenos detalles en la puesta en escena y una dirección de actores que busca conseguir la lágrima en el espectador y lo consigue.

La decisión es un producto ciertamente efectivo que puede conseguir su lugar en el mercado, tiene un target muy claro y puede ser una buena opción, gracias a su reparto, para amenizar un fin de semana, pero, al final, su destino es acabar en el más absoluto olvido.

Crítica escrita por Jaume Maneja

Título original: Blackbird Director: Roger Michell Guión: Christian Torpe Música: Peter Gregson Fotografía: Mike Eley Reparto: Susan Sarandon, Kate Winslet, Mia Wasikowska, Sam Neill, Rainn Wilson, Lindsay Duncan, Bex Taylor-Klaus, Anson Boon Distribuidora: DeAplaneta