Como suele ocurrir en las vacaciones veraniegas, la cartelera se llena de estrenos que invitan a pasar un poco de miedo. En un momento en el que parece que la nostalgia es muy rentable, es de agradecer que el terror también destile algunos de los mejores momentos que marcaron a toda una generación anterior a la bautizada  como “generación Z”. Una generación inquieta e inocente que se reunía para contar historias de miedo antes de irse a dormir y que luego pasaban el testigo de generación en generación y de pesadillas en pesadillas. Porque a veces el poder de la palabra funciona mejor que cualquier efecto especial y es de eso precisamente de lo que bebe la inquietante, a la par que adorable, Historias de miedo para contar en la oscuridad.

El noruego André Øvredal es uno de esos directores a tener en cuenta. Con su debut en la muy curiosa Troll Hunter (2010) llamó la atención dentro y fuera de su tierra natal y saltó hasta tierras británicas para firmar la aterradora La autopsia de Jane Doe (2016) cinta con la que encandiló al público internacional. Razón más que lógica para esperar que Hollywood pusiese sus manos sobre él y le diese un proyecto de alto presupuesto. Proyecto para el que no ha podido tener mejor padrino que el ganador del Óscar Guillermo del Toro, quien además de producir co-escribe el guión de Historias de miedo para contar en la oscuridad, adaptación de la popular serie infantil de relatos ilustrados de terror de Alvin Schwartz.

Como cabía esperar de la impronta de Guillermo del Toro, la película combina el terror infantil con el relato gótico más característico del director mexicano, que empasta muy bien con el estilo de Øvredal para dotar de personalidad y alma a la película. Sometida a reconocimiento por El club de medianoche (1990-2000), este espeluznante y encantador cuentito de historias de miedo, juega a rescatar la esencia que tenían las historias narradas en un grupo de amigos junto al fuego en la noche de San Juan, víspera del día de todos los santos en la que el objetivo era pasar miedo. Ese es el motor principal de una película que narra la historia de un grupo de amigos que descubren un libro de historias de terror que se escribe solo a la vez que hace realidad el horror que se plasma con sangre en sus páginas.

Una premisa maravillosamente nostálgica que rememora a la ya mencionada serie de Nickelodeon El club de medianoche, así como a la saga de novelas infantiles y serie de t.v Pesadillas de R.L Stine o las ya míticas novelas de Los 5. Todo con una sensacional atmósfera gótica y unos personajes muy bien escritos e interpretados por un plantel de jóvenes promesas que parecieran seguir la estela de la troup de chavales de It (Andy Muschietti, 2017).

Historias de miedo para contar en la oscuridad tiene su nicho en un público mayoritariamente infantil (pues para ellos está hecha la película y no es algo que se esconda en ningún momento), pero también hará las delicias de aquellos adultos que crecieron a finales de los ‘80s y que hartos de ver siempre los mismo, agradecerán encontrarse con una época y un espíritu en el que todavía había encanto a la hora de hacer las cosas. Más allá de lo obvio de la propuesta del film, hay matices muy adultos en su narración  que dejan entrever la mirada de Del Toro al retratar a una generación oprimida por la política de Nixon que fue arrastrada a una guerra y acabó con los sueños e ilusiones de miles de norteamericanos que no se sentían identificados con lo que estaba ocurriendo en Vietnam bajo su nombre. La película muestra un buen ramillete de monstruos y seres terroríficamente deformes, pero en todo momento si hay una cosa que queda clara es que el mayor monstruo de aquella época era real y vivía en la Casa Blanca.

Historias de miedo para contar en la oscuridad es ese tipo de entretenimiento inocente y encantador propio de las atracciones de terror de parques como Disneyland o Warner que optan más que por el susto fácil, por crear una atmósfera de auténtico cuento de terror. Algo que para algunos como yo, es siempre muy de agradecer.

Título original: Scary Stories to Tell in the Dark Director: André Øvredal Guión: Dan Hageman, Kevin Hageman, Guillermo del Toro, John August, Marcus Dunstan, Patrick Melton  Música: Marco Beltrami, Anna Drubich  Fotografía: Roman Osin Reparto: Zoe Margaret Colletti, Michael Garza, Austin Zajur, Gabriel Rush, Kathleen Pollard,Gil Bellows, Javier Botet, Dean Norris, Lorraine Toussaint, Austin Abrams,Mark Steger, Stephanie Belding, Jane Moffat, Natalie Ganzhorn, David Tompa Distribuidora: eOne Films