El escritor Alex Garland debutaba en las cámaras con Ex_Machina, cinta de ciencia-ficción protagonizada por Alicia Vikander y Oscar Isaac que nos hizo vibrar en nuestras butacas hace tres años. Ahora, se ha sabido que Garland fue también el artífice de dirigir Dredd según comentaba Karl Urban en una entrevista, y también se estrena su nueva película, Aniquilación.

La historia que hay detrás de Aniquilación tiene mucha miga, ya que la película está producida por Paramount Picturs para ser estrenada en cines. Sin embargo, después de los primeros pases previos, los productores se quedaron estupefactos al ver el montaje y vendieron la producción a Netflix para estrenarla de forma internacional, a excepción de Estados Unidos. Puedo decir, que gracias a esta carambola, Netflix consigue por fin su primera gran película después de Beasts of No Nation (bastante olvidada).

El argumento de Aniquilación es sencillo de explicar, un grupo de científicas se adentran dentro de la “zona X”, una zona en la cual ha emergido por la caída de un meteorito, para saber lo que ocurre dentro de ella, ya que varios soldados no han regresado de su misión sin saber nada de ellos. Esto es la parte fácil, pero una vez que ya se ha asentado el conocimiento de la trama, todo se vuelve más complejo como si se tratase de una película de Tarkovsky.

En los tres tercios de película, vemos retazos de Alien, La llegada y Blade Runner, pero el principal precedente es en la filmografía del ruso Andrei Tarkovsky, concretamente en Solaris, Stalker y Nostalgia. A lo largo de la cinta, vemos como el terror empieza a apoderarse del grupo de ciéntificas para dar paso a un nuevo cambio en su mente y cuerpo, un nuevo yo. Aquí se debate entre rendirse, quedarse o enfretarse a ello como dice una de las frases del film: Puedes huír de aquí o enfrentarte a lo que venga… o puedes hacer otra cosa más”. Garland profundiza de forma trascendental del “yo” culminando en un último tercio de la película (concretamente, los 30 últimos minutos) sin diálogos ninguna para dejarnos volar la cabeza mediante imágenes sugerentes y música de tensión para sentir la misma sensación que los protagonistas.

En cuanto al nivel interpretativo, Natalie Portman está totalmente entregada en su papel, dibujando las díficiles decisiones que ha de tomar en cuanto a su vida como sus dudas y sus temores. Jennifer Jason Leigh está correcta como líder del grupo y Gina Rodríguez y Tessa Thompson son los personajes que más crecen conforme avanza la película, pasando de débiles a fuertes. Hay algunas veces que pecan de ser planos, dependiendo de las situaciones, pero en los momentos de humanidad la cosa cambia.

Aniquilación no es perfecta ni mucho menos, ya que le cuesta arrancar al principio y al finalizar el visionado te da una sensación de no saber lo que has visto en la pantalla, por no decir catacroquer después de su media hora final. No obstante, cuando la dejas reposar unas horas, ya se pueden ordenar todas las piezas, pasando esa sensación de indiferencia al más puro entusiasmo de haber visto algo diferente en una plataforma como Netflix.  Una experiencia gratificante (o soporífera) que el gran Alex Garland se postula como una de las figuras emergentes de la ciencia ficción con ideas frescas y renovadoras.

Título original: Annihilation Director:  Alex Garland Guión:  Alex Garland Música: Geoff Barrow, Ben Salisbury Fotografia: Rob Hardy Reparto:   Natalie Portman, Óscar Isaac, Jennifer Jason Leigh, Gina Rodriguez, Tessa Thompson, David Gyasi, Sonoya Mizuno, Crystal Clarke Distribuidora: Netflix Fecha de estreno:  12/03/2018