En un mundo lleno de autoritarismo, racismo y competitividad, en plena guerra fría, Estados unidos, 1962; es la época que el cineasta mexicano, Guillermo del Toro, ha elegido para llevar a cabo su última película: La forma del agua. Ganadora de los globos de oro a la mejor banda sonora y la mejor dirección, el león de oro en Venecia y nominada a trece oscars (siendo este número solo superado por Eva al desnudo, Titanic y La la land), La forma del agua es una romántica fábula acerca de la aceptación entre los seres humanos con el diferente.

No es casualidad que Del Toro escogiese la guerra fría, época de la consagración del estado del bienestar así como  del racismo y la homofobia más latente (en general, de la discriminación hacía el diferente) y de competitividad y miedo contra la unión soviética. En tan desafortunado contexto aparece Elisa (Una maravillosa Sally Hawkins), una joven solitaria y muda que adora la música y el cine cuya única amistad es con un hombre más maduro que es su vecino. Ambos se sienten solos y frustrados por ser diferentes. Ambos tienen rasgos que los hace distintos al resto de una sociedad homogénea y es por ello que sufren, de un modo u otro, discriminaciones y vejaciones varias a lo largo del día. Elisa es limpiadora en un laboratorio científico y un día descubre una misteriosa criatura marina con la que simpatiza a través del lenguaje de signos y la música. Sin embargo, el gobierno y militares varios, envueltos por la paranoia soviética, deciden torturarla hasta desentrañar sus misterios y decidir para que fines podrían usarla contra los soviets. Sin embargo, la criatura no es hostil. El hostil es, una vez más, el ser humano; especialmente con los diferentes. El verdadero monstruo es un terrorífico personaje interpretado por el fantástico Michael Shannon, el coronel Richard Strickland. Es así como nace una romántica historia sobre la compasión, la aceptación y la tolerancia, con inquietantes connotaciones con el mundo occidental de hoy, en el que Elisa y la criatura desarrollan una preciosa historia de amor. Y es que, como el agua, el amor no tiene forma.

Con aroma a fábula pero sin el escapismo fantástico de la soberbia El laberinto del fauno (2006), pues esta película se desarrolla en el mundo real y tanto Elisa como la criatura pertenecen a él, con todas sus ventajas e inconvenientes, Del Toro crea un mundo nostálgico que todos conocemos y que bebe de los grandes melodramas y musicales del cine aunque, sin embargo, se resiste por todo ello a que pueda ser catalogada como cuento de hadas pues, Del Toro, camina sobre el terreno de la metáfora y la fábula. Es a la par un híbrido de géneros que usa el cine clásico (una vez más denotando un profundo amor por el cine) como combustible. La historia de amor arranca a través de la música y el cine desembocando en un terreno lejos del puritanismo complaciente.

Nos hallamos pues ante la película más poética y política de Del Toro desde, la ya mencionada, El laberinto del fauno en el que una criatura que es mitad pez, mitad hombre, es el desencadenante de una revisión de una “Bella y la bestia” en el que los monstruos son los homogéneos y poderosos y los héroes son los diferentes, o al menos los estigmatizados así a ojos de la sociedad. Estamos también frente a Elisa, la limpiadora muda, quien nadie toma en cuenta ni nadie mira; en definitiva, la última persona que podríamos imaginar que sentiría la llamada de la aventura, que para el caso sería la aventura del amor, y es que, Del Toro, entrega una aventura preciosa a uno de los personajes más hermosos de su carrera. Una inigualable banda sonora, una portentosa fotografía y una historia echa para derretir corazones y tirar muros Trumpnianos abajo. El tiempo lo dirá pero, sin duda, La forma del agua es una de las películas del 2018.

Crítica escrita por Carlos Fernández

Título original: The Shape of Water Director:  Guillermo del Toro Guión:  Guillermo del Toro, Vanessa Taylor Música: Alexandre Desplat Fotografía: Dan Laustsen Reparto:   Sally Hawkins, Doug Jones, Michael Shannon, Octavia Spencer, Richard Jenkins, Michael Stuhlbarg, Lauren Lee Smith, David Hewlett, Nick Searcy, Morgan Kelly Distribuidora: 20th Century Fox Fecha de estreno:  16/02/2018