Al comienzo de la meteórica carrera musical de Whitney Houston los críticos de la industria la bendijeron con el sello de que cantaba con la voz de Dios, algunos años más tarde eso se hizo evidente para todo el mundo cuando protagonizó el film de culto El guardaespaldas (1992) y logró ser, la que es todavía a día de hoy, la B.S.O más vendida de todos los tiempos. Para empezar a entender el fenómeno que está siendo en nuestro país La llamada, hay que empezar por tener eso claro, que si Dios, el mismísimo nuestro señor, nos ha hablado alguna vez, lo ha hecho a través de la música de Whitney Houston.

Con ese referente como singular punto de partida Javier Calvo y Javier Ambrossi, o como les gusta que les llamen “los Javis”, idearon una pequeña obra de teatro musical escrita expresamente para la hermana de J.Ambrossi, la bellísima actriz Macarena García, con un contrato de solo 4 funciones, que sería representada en el hall del Teatro Lara, el éxito fue tal que al instante esa obra fue representada en la sala principal del teatro agotando todas las localidades, desde ese momento, hasta día de hoy (que sigue en exhibición con espectacular éxito). Dado que un hito así jamás se había dado en nuestro país, los Javis tomaron una decisión que les cambiaría la vida para siempre (a ellos y a una inmensa legión de fans bautizados como “llamaders”), llevar la obra al único rincón de nuestro país que les quedaba por conquistar: las salas de cine.

Así fue como se hizo realidad la película que esta semana tiene revolucionado e ilusionado a nuestro país. La llamada es la respuesta cinematográfica de una pareja de chavales con talento que un buen día decidieron tomar las riendas de sus carreras y arriesgar por un formato nuevo, que ya había enamorado a todo aquel que se acercó al teatro a ver de qué trataba ese precioso experimento. Por tanto, y tal y como era de esperar, la cinta no difiere  prácticamente en nada con el libreto original de la obra, un pequeño campamento religioso llamado “La Brújula”, en la que una joven recibirá la llamada de Dios, que cada noche se acerca a cantarle los clásicos más famosos de Whitney Houston. Un disparate tan excéntrico como adorable, que usa esa excusa para realizar un emotivo retrato del proceso de madurez de una niña que casi sin darnos cuenta se convierte en mujer y logra llegar a estar con Dios.

La llamada es la consagración como artistas de los Javis, pero es a la vez una refrescante bocanada de aire del nuevo cine español hecho con tres duros y con tanta originalidad y amor que tocará la fibra de cualquier espectador. Es una película escrita y realizada expresamente para un reparto en estado absoluto de gracia, que demuestra conocer y amar a la obra tanto como a sus adorables personajes, unos personajes que sin lugar a ninguna duda llegarán a engrosar la lista de los mejores personajes que nos ha dado nuestro cine español. Unos personajes que no hubieran sido posibles sin estar interpretados por Macarena García, como la joven María que halla gracia ante Dios, Anna Castillo como su inseparable amiga y compañera del dúo musical “Suma Latina”, la dura pero entrañable madre superiora Gracia Olayo y la inolvidable novicia que inmortaliza de una manera única Belén Cuesta y que te robará el corazón para siempre.

La llamada es absolutamente consciente del fenómeno que es y del producto autocomplaciente que es, pero lo mejor es que no solo no se avergüenza de ello, sino que además apuesta por llevarlo a otro nivel de excelencia que recuerda a clásicos tan imbatibles como Sister Act (1992), Grease (1978) o incluso Sonrisas y Lágrimas (1965) y seguir siendo absolutamente original y puramente española e inolvidable. Un triunfo absoluto que demuestra que cuando hay pasión y ganas de hacer algo nuevo, el cielo es el límite, porque tal y como dice el famoso lema del temazo que interpretan las chicas en la cinta “lo hacemos y ya vemos”, ¿que no ha funcionado o no ha salido como esperabas? bueno, pero al menos lo has intentado, y vaya que sí lo han intentado, La llamada augura el mayor éxito comercial para el cine español desde la sobrevalorada y hartante Ocho apellidos vascos (2014).

Lo que podría haber sido un absoluto desastre que acabara ofendiendo a los omnipresentes y más majaderos cristianos radicales, ha resultado ser una estupenda feelgood movie que encanta a todos, ya seas profundamente creyente o puramente ateo, esta película es un emotivo y precioso legado sobre la fe (en un ente superior o en uno mismo) y el amor, el amor libre, valiente y todopoderoso que con la ayuda de la música es capaz de mover montañas. Una música original escrita e interpretada por ese nuevo mesías para la música de la generación millennial como es Leiva, que te hará sentir la llamada una y otra vez,  porque señores si esta película nos ha demostrado algo es que “la música hace milagros”.

La pregunta que todos nos hacemos después de ver la cinta es: ¿llegará a los Goya y arrasará con la misma suerte que tuvo Ocho apellidos vascos? Pues ojalá, pero de lo que no debería caber ninguna duda, es de que su reparto debe estar enteramente nominado, de que el Goya a mejor actriz secundaria tiene el nombre y el apellido de Belén Cuesta y de que la canción de Leiva se alzará como la merecida mejor canción original del año. Mención aparte es la fotografía de Migue Amoedo, porque él que fuese responsable de la mejor fotografía de la Historia del Cine Español como fue La novia (2015), vuelve a realizar un trabajo impecable y vibrante que te hará creer que de verdad estás viendo a Dios en cuerpo y alma.

Título original: La llamada Director: Javier Ambrossi, Javier Calvo Guión:  Javier Ambrossi, Javier Calvo Música: Leiva Fotografía: Migue Amoedo Reparto:  Macarena García, Anna Castillo, Belén Cuesta, Gracia Olayo, Richard Collins-Moore, María Isabel Díaz, Secun de la Rosa, Esti Quesada Distribuidora: DeAplaneta Fecha de estreno:  29/09/2017