??????????????????????

Underworld: Guerras de sangre es un insulto a la inteligencia de sus espectadores. Sin exagerar. Se trata de un indignante producto cuya única finalidad es sacarle los cuartos a la gente que le pueda interesar una nueva entrega de la saga, sin ofrecer ni entretenimiento siquiera.

En el momento en el que un cineasta da por hecho que el público es tonto a la hora de hacer una película, nada bueno puede salir de ahí. El ejemplo clásico de esto es Nolan y sus sobreexplicaciones metidas con calzador (¿Por qué diantres un piloto de la NASA le explica a un ingeniero en qué consiste un agujero de gusano cuando podría habérselo explicado a su hija de niña?). Y en esta peli nos toman por muy tontos.

Voy a analizar brevemente el principio de la peli para ilustrar lo que trato de explicar: Al comenzar nos ponen un resumen de lo sucedido en la saga hasta el momento mediante flashbacks y una voz en off de la protagonista (correctamente interpretada por una Kate Beckinsale). No está de más ya que las últimas secuelas no tuvieron la repercusión de la primera entrega. Incluso se agradece para refrescar ciertas cosas. Hasta ahí bien. Pero a lo largo de toda la película nos topamos con esta tónica para todo: voces en off explicando qué ha pasado, va a pasar, o está pasando, flashbacks de lo que acaba de suceder, explicaciones y más explicaciones, diálogos entre los personajes donde el subtexto brilla por su ausencia…

??????????????????????

¿Por qué es tan grave la falta de subtexto (o séase, que un personaje esté diciendo una cosa pero en su interior piense otra o tenga sentimientos encontrados, u oculte parte de la información que está dando…)? Veamos, en las pelis de acción es frecuente y en ciertos casos inevitable recurrir a diálogos sin subtexto para solucionar ciertas secuencias de acción. Pero aquí nos topamos con que casi todos los diálogos son entre gente que está de pié con pose intensita en salas antiguas muy bien decoradas. Que se explican una y otra vez lo que está pasando, o lo que están sintiendo y sus motivaciones, literalmente. Hitchcock trataba despectivamente ya a estos films en su entrevista con Truffaut, llamándolos “fotografía de gente hablando”. Hitchcock predicaba que en el cine nunca había que utilizar diálogos a menos que fuera absolutamente necesario, dando toda la prioridad a narrar lo ocurrido mediante el lenguaje visual. Y es que en ningún momento hay un sólo esfuerzo o inventiva destinada a expresar nada recurriendo a la narrativa cinematográfica. Simplemente hablan entre sí o mediante tediosas voz en off explicándolo todo y dejándolo bien mascadito. Esto convierte lo que podría haber sido una película que aunque no tuviera más profundidad artística (ni falta que le hacía, creo que cualquier persona que vaya a ver esta peli simplemente esperará ver a hombres lobo zurrándose con vampiros, con muchas pistolitas, pero eso ni abunda ni funciona del todo) al menos resultaba entretenida en un tostón terrible.

¿Lo compensan las peleas? 2017, el cine de acción ha pasado por una evolución brutal en cuanto a lo visual desde los 90, con nuevas técnicas de montaje, infinitas posibilidades de movimientos de cámara, ritmos más frenéticos… Dirigir una peli de acción hoy en día equivale a tener carta blanca para, como mínimo, lucirse en unas secuencias de pelea que llamen la atención del espectador. O que sean correctas. Y en Underworld: Guerras de sangre, salvo un par de momentos (que sí son aceptables), casi la totalidad de las peleas son nefastas. Se disfrutan más por la risa tonta que te entra al ver ciertas fantasmadas (que ojo, siendo lo que podría haber salvado este desastre, ni siquiera abundan, apenas hay momentos “espectaculares”) o situaciones de comedia involuntaria (hacia el final del metraje suceden un par de cosas que reflejan muy bien lo poco que les importaba la peli). En los momentos más dramáticos no había lugar para otra reacción que no fuera reírse ante semejante despropósito.

Y aún quedan problemas en la trama por comentar. Me cuesta considerar esto como una película. Más bien se trata de un tráiler largo para la siguiente, o un capítulo malo de mitad de temporada de una serie de acción (de una mala serie de acción). De hecho, hasta cierto instante, podría haber sido un brillante anuncio de Porsche. Nada relevante de verdad cambia en la protagonista al final de la película. No llegamos a temer por su vida. Esto puede ser spoiler, pero me niego a callármelo: Incluso se podría decir que la artificiosa catársis de Selene es un burdo calco de la similar catársis de Gandalf en El Señor de los Anillos (personaje muere y vuelve de la muerte con el pelo blanco y mucho más poder en la batalla decisiva).

??????????????????????

Respecto a las actuaciones: Charles Dance parece estar riéndose por una coña interna en la mitad de sus planos. En la otra mitad pone una mirada severa, ya sabéis, de esas miradas severas suyas de Tywin Lannister. Un embarazosamente mal maquillado Tobias Menzies (Marcus Brutus en Roma) deambula por el metraje poniendo cara de mala leche. Para abreviar: todas tirando a mal, y en los mejores casos (Bradley James y la ya mencionada Kate Beckinsale) son meramente correctas. Aunque hay que señalar que gracias a la combinación de un pésimo guión con unas actuaciones reguleras tenemos uno de los mejores momentos del film: en una batalla, el anciano vampiro Cassius (interpretado por James Faulkner, que en otros momentos sí que destaca por encima de sus compañeros) va disparando a licántropos con una uzi. Con actitud de gangsta. Da la misma sensación que esos abueletes que se ponen una camiseta de la NBA y una gorra.

Por desgracia, ni la comedia involuntaria salva a esta película. Es un mal producto cuyos creadores sólo podían pensar en acabar su trabajo y cobrar. Y cuyos productores simplemente pensaban en preparar el terreno para la siguiente entrega (aunque esta no aporta absolutamente nada así que ya podrían haber usado la trama de la siguiente).

Lo bueno que tiene es que dura hora y media. Así no perdemos las dos horas estándar que suelen venir impuestas en estos aberrantes productos.

Crítica escrita por Eloy Gurruchari

0_estrella

 

Título original: Underworld: Blood Wars Director: Anna Foerster Guión: Cory Goodman Música: Michael Wandmacher Fotografía: Karl Walter Lindenlaub Reparto:    Kate Beckinsale, Theo James, Charles Dance, Bradley James, Lara Pulver, Tobias Menzies, Alicia Vela-Bailey, James Faulkner Distribuidora: Sony Pictures Fecha de estreno:  06/01/2017