Our Kind Of Traitor

Y con nosotros, otro thriller genérico más de esos que tanto nos divierten pero que al salir del cine nos hacen querer hablar de cómo está el tiempo y no de lo que ha sucedido en la película. Y es que Susanna White firma el enésimo thriller donde un par de personas normales se ven sumidas en un caos político global de corrupción y mafia. Lamentablemente, en el cine actual hay una gran cantidad de cine que se vende como innovador (y muchos se lo creen) que al final acaba siendo más común, simple y reduccionista que este tipo de películas. Por lo que, sin alabar a Un traidor como los nuestros, debo defender esta película sosteniendo la idea de que algo que ya conocemos pero bien hecho es mejor que algo que no conocemos intoxique y manipule lo que es este arte. 

Para llegar a esa idea, parto de que la gente que vea Un traidor como los nuestros no se la tomará muy en serio. La obra de White jamás llegará a los corazones, las mentes y las emociones de la gente de manera que les cambie, revolucione y descoloque su idea del séptimo arte. No será como otras películas que la gente sí interpreta así, como por ejemplo, Mr. Nobody, la cual resulta bastante nociva. Por lo que el efecto que pueda tener este film británico será mucho menor ya que sus intenciones es dejar saciado al espectador en su búsqueda de entretenimiento puro y duro que no le proporcione más que eso. Juzgar a una obra de arte alejando su contexto, su lugar respecto a los demás filmes, sus pretensiones, es un error.

OKOT_JB_D07_00660.CR2

Por lo demás, la película, como ya dije, cumple con su cometido. Las actuaciones son el aspecto que más destaca, con un Skarsgard que algunos considerarán sobreactuado, pero que resulta adorable y simpático en un personaje que, en el fondo, es bastante oscuro, por lo que se juega bien con su doble filo de mafioso peligroso y padre de familia preocupado. Ewan McGregor también destaca, aunque no deja de hacer de él mismo, hecho que cada vez se intensifica más en este actor. Damien Lewis y Naomi Harris destacan también en una historia que propone personajes complejos que se ven arrastrados por las prisas del metraje y la ridiculez por momentos del guión, que no sabe como resolver los propios dilemas que va planteando a medida que pasan los minutos.

Los elementos más técnicos son correctos, pero es en este campo donde la película se condena a ser aún más genérica. El guión lo es, pero es con su técnica estática y excesivamente correcta que la película se sacrifica a ser algo más poderoso. Sin embargo, creo que juegos estéticos que se quedan encerrados en si mismos, propios de directores que luchan por ver quién es más loco y transgresor no le habrían venido nada bien a esta historia (ni a ninguna, pero tampoco seré tan radical) por lo que su factura técnica clásica y correcta se antoja más coherente y más adecuada.

Si uno quiere pasar un buen rato viendo a actores consagrados hacer lo que mejor hacen, divertirse durante dos horas y luego olvidar todo lo que hemos observado, puesto que, queramos o no, estas obras se olvidan, adelante, Un traidor como los nuestros es la película ideal.

3_estrellas

Título original: Our Kind of Traitor Director: Susanna White Guión: Hossein Amini Fotografía: Anthony Dod Mantle Música: Marcelo Zarvos Reparto: Ewan McGregor, Stellan Skarsgård, Damian Lewis, Naomie Harris, Alicia von Rittberg, Grigoriy Dobrygin, Jeremy Northam Distribuidora: eOne Films Fecha de estreno:  18/11/2016