null

Nuestro catalán más prolifero en Hollywood Jaume Collet-Serra cada verano suele prodigarse con algún taquillazo (bastante olvidable) de factura muy comercial, que tan sólo cuando se atreve con el género, llama mi interés.

Tras títulos nada desdeñables como La Casa de Cera, (de la que me declaro un absoluto y ferviente admirador) y la algo más facilona pero efectiva  La Huérfana, esperaba con expectación su regreso al genero, después de hacernos perder el tiempo a todos con la trilogía protagonizada por Liam Neeson (de la que no os voy hablar, porque falta no hace) llega Infierno Azul , film que en inglés se titula (The Sallows) y que en la traducción española han optado por un título mucho menos sutil y más obvio, que en parte viene a resumir la esencia de la película.

La cinta es sin duda alguna el perfecto blockbuster veraniego, es muy entretenida, visualmente curiosa y estilizada, su protagonista Blake Lively (guapa donde las haya) es perfectamente consciente de lo mucho que la cámara la quiere y juega su papel de víctima sexy híper bien dándolo todo. Generando como resultado una refrescante película, que pese a contar algo que ya se ha contado un millón de veces, aquí funciona efectivamente como un disfrutable (aunque olvidable) film que re-actualiza casi a la perfección el recurrente tiburón asesino, que en mi total seguridad no ha vuelto a cobrar dignidad desde la fetiche producción de Spielberg Tiburón, hasta ahora.

null

Su director vuelve a demostrar su predilección por las nuevas tecnologías, bien incorporadas en la estética de  casi todas sus películas, los whatsapps, el instagram, las redes sociales en general y las video llamadas, vuelven a tener un lugar coherente en esta película, marcando una estética súper comercial y atractivamente consumista, que deja claro cual es el objetivo que pretende la película en todo momento.

Infierno Azul es honesta, da todo lo que promete y su mayor virtud reside en lo autoconsciente que es en todo momento de lo simple y cero pretensiosa que es en sí misma. Su único objetivo es entretener al espectador en una trepidante película que bien podría ser el resultado de la suma (poco seria) de La Vida de Pi, Tiburón y Deep Blue Sea con  rubia potente incluida.

Entre sus contados aciertos  se encuentran  los sutiles consejos de supervivencia con Blake Lively como sufridora (casi médica) en alta mar y el subliminal mensaje animalista  protagonizado por la simpática gaviota (que aquí hace las veces de la pelota Wilson de Náufrago) es de las cosas más curiosas y mejor resueltas de una película que deja muy buen sabor de boca,  pero ningún pozo.

3_estrellas

Ficha técnica:

Título original: The Shallows Director: Jaume Collet-Serra Guión: Anthony Jaswinski Música: Marco Beltrami Fotografía: Flavio Martínez Labiano Reparto:  Blake Lively, Óscar Jaenada, Brett Cullen, Sedona Legge Distribuidora: Sony Pictures Fecha de estreno: 15/07/2016