"La Ritournelle" de Marc Fitoussi

En la actualidad, existe un número muy reducido de actrices que su única presencia en películas de calidad dudosa hace posible que esta se eleve. Esto no es una cuestión de talento. Hay actrices muy talentosas que han realizado trabajos absolutamente horrorosos cuando no disponían de un personaje con numerosas aristas. Para contextualizar mejor, podemos ver un ejemplo clarísimo en la actriz estadounidense de origen italiano Amy Adams. Aquellos que vieron The Master, dirigida por Paul Thomas Anderson en el año 2012, pudieron comprobar que cuando se le concede un personaje muy poderoso y trabaja con un director de actores extraordinario –posiblemente PTA sea de los mejores en este aspecto– es capaz de regalarnos interpretaciones memorables. En cambio, comparen su trabajo en la recién mencionada película con El hombre de acero. Podrán comprobar que en esta última, Adams no desprende absolutamente nada y que su talento no la alcanza para brillar con personajes de nulo interés.

Y luego, está ella. Una actriz con una longeva carrera que ha trabajado con incontables cineastas de renombre: Michael Haneke, Hong Sang-soo, Andrzej Wajda, Jean-Luc Godard y un largo etcétera. Que prácticamente todos sus trabajos han sido aplaudidos con entusiasmo por público y crítica especializada. Una mujer irrepetible, con un talento que con suerte vemos una vez cada década. Isabelle Huppert es una de las mejores actrices de la historia. Es capaz de aceptar un personaje rudimentario, bastante básico, y dotarle de una profundidad inimaginable. Luces de París sería otra película mediocre condenada al olvido pasados 30 minutos del visionado. Pero días después permanece en la memoria. Su magnetismo es capaz de conseguirlo –hace años que no veo La Pianista, pero es orientar mis pensamientos hacia esa obra maestra y sentir lo que sentí cuando la vi por primera vez–.

"La Ritournelle" de Marc Fitoussi

La cinta es bastante arquetípica. Relata el distanciamiento de un matrimonio, que vive en Normandía y se dedica a la ganadería vacuna, tras la marcha de su hijo a París para comenzar sus estudios. En cierto modo, el trabajo del director francés Marc Fitoussi no es un completo desastre. La sutilidad con la que expresa los sentimientos de los personajes es muy interesante. Por ejemplo, Xavier instala un sistema de vigilancia para el corral donde tiene a su ganado, algo que para es de extrema importancia. La contraseña para acceder a las cámaras de seguridad es el nombre de su esposa, Brigitte. Son matices que se agradecen. O el plano con el que cierra la película, por poner otro ejemplo.

Luces de París puede recordar vagamente a Antes del amanecer, dirigida por Richard Linklater en el año 1995. Dos efímeros romances en ciudades a las que no pertenecen ninguno de los dos. La diferencia es que en la de Linklater era la juventud; en la de Fitoussi, la senectud. Y a pesar del poco interés que pueda generar una cinta como Luces de París, es una experiencia irrepetible poder disfrutar de Huppert en estos pequeños –pero desbordantes de sentimiento– trabajos que realiza antes de volver a iluminarnos con otro trabajo al nivel de La Pianista. Sólo recordaros que el año que viene volverá a trabajar con Haneke. Estamos expectantes.

Crítica escrita por Brian Garrido

3_estrellas

Ficha técnica:

Título original: La ritournelle   Director: Marc Fitoussi Guión: Marc Fitoussi, Sylvie Dauvillier Música: Tim Gane, Sean O’Hagan Fotografía: Agnès Godard Reparto: Isabelle Huppert, Jean-Pierre Darroussin, Michael Nyqvist, Pio Marmaï, Marina Foïs, Audrey Dana, Anaïs Demoustier, Clément Métayer, Jean-Charles Clichet Distribuidora: Surtsey Films Fecha de estreno: 18/03/16