rsz_c04660150

El Recuerdo de Marnie es la última película del estudio Ghibli antes de cesar su producción de largometrajes. El estudio, que nos ha traído obras maestras como El Viaje de Chihiro o El Castillo Ambulante, se despide, no obstante, con un filme decepcionante, poco creativo, redundante y vacío. La historia sobre una misteriosa niña que no encuentra su lugar en el mundo y que poco a poco, en un desarrollo narrativo con tintes fantásticos, encuentra sus orígenes y la felicidad, se antoja insípida, en extremo melodramática y que solo consigue que nos sintamos como se siente la protagonista al comienzo, perdidos y poco interesados en lo que vemos.

rsz_c01510001

No se puede negar que tratándose de una película del mítico estudio Ghibli hay elementos que siempre destacan y nunca decepcionan. La calidad de la animación, la banda sonora hacia el final de la historia, donde se alcanza el punto álgido de emotividad, y detalles de las personalidades de los protagonistas que sirven para que sepamos qué piensan y cómo es cada uno, son factores que ayudan a que lo narrado no se haga tan pesado. Aún así, El Recuerdo de Marnie se empeña en que perdamos interés en lo que muestra, debido a que durante gran parte del filme no sucede nada que evolucione la trama hasta que la historia cae repentinamente encima del espectador. Esto, aparte de descolocar, produce que, al pasar de la pasividad y lentitud de la trama a un dramatismo desmesurado y poco adecuado, la película nos golpee súbitamente y sin dejar espacio entre giro y giro. Si se le añade las lamentabes afirmaciones constantes que hacen los mismos protagonistas sobre la película, al aclarar que lo que sucede es una historia triste, como si no alcanzara con todo el exagerado drama antes enseñado o las repetitivas escenas donde se muestra lo mismo una y otra vez con el objetivo de que nada se nos olvide ni nada se pierda en el camino, el efecto de lo que vemos se disipa completamente sin que podamos entrar en ningún momento en la narración.

rsz_c06800010

La magia de la que supuestamente hace gala la historia no se ve mucho más allá de ciertos elementos fantásticos que se perciben manidos y previsibles. La profundidad que cree mostrar al contarnos el drama de una niña que no encuentra sus orígenes, ni su lugar entre toda la gente que le rodea, ni un escape a aquella alienación en la que se ve más sumida cuanto más crece, no se muestra en ningún momento en todo su esplendor, quedando todo en una anécdota que se posiciona muy lejos de una potente transmisión del mundo infantil y el vértigo, angustia y miedo que puede causar el crecimiento, el mundo cotidiano y la confrontación entre la realidad y la fantasía. 

Los elementos positivos que ya he nombrado antes, por lo tanto, se quedan en nimiedades que no sirven para corregir una obra que arruina su potencial y falla en sus pretensiones. Quizá, en el caso de un estudio como el que hablamos o el caso de Pixar, las expectativas suelen ser demasiado altas, sobre todo porque somos concientes de lo que pueden alcanzar si realmente se proponen conmocionarnos, emocionarnos e impactarnos. Sí, es cierto que a veces este sesgo puede ser altamente peligroso e injusto, pero realmente creo que si esta película fuese de otro estudio o tuviese otras expectativas detrás o fuese vista sin saber nada de ella antes, tampoco conseguiría dar la talla y meternos en su dinámica.

1_estrella

Ficha técnica:

Título original: Ovoide no Mânî  Director: Hirosama Yonebayashi Guión: Niwa Keiko, Ando Masahi Música: Takatsugu Muramatsu Distribuidora: Vértigo Films Fecha de estreno: 18/03/16