no1_kaguya_nikonikoboard_3_out

El cuento de la princesa Kaguya es una película del estudio Ghibli que se estrena conjuntamente en España con El recuerdo de Marnie. Las diferencias entre las dos películas son categóricas. La que ahora nos atañe es un tierno cuento narrado con pulso, con serenidad pero sin dejar huérfano al espectador, sumiéndonos en una historia que tiene coherencia y sensibilidad, además de permitirnos reflexionar acerca de qué nos hace felices, de qué deseamos nosotros y qué desean los demás por nosotros, de qué nos constituye y cómo el mundo reacciona ante nuestro auténtico ser.

rsz_s11c003_t40106

La historia nos introduce a una bebé que sale de un bambú y es adoptada por unos adorables ancianos que estarán dispuestos a hacer lo que sea por cumplir el aparente propósito principal de la pequeña niña, ser una princesa adorada, rodeada de bienes y gente noble. En el transcurso de la película, no obstante, podemos observar como esa vida es impropia de ella, viendo cómo su verdadero deseo, lo que ella considera una verdadera vida, reside en otro lugar, con otra gente, con otro futuro. Esta historia nos pone en el filo de la cuestión de qué es aquello que debemos sacrificar y cuánto debemos luchar por ser quienes realmente queremos ser. La princesa, por lo tanto, se encuentra en un mundo que no pertenece a ella donde la posee una angustia que no se despega de ella. Su lucha por encontrar su verdadero ser partiendo de aquel infierno en el que se encuentra resulta conmovedora sin acudir a elementos dramáticos que conviertan en paródicos y ridículos a los personajes y la trama.

Los picos dramáticos del filme se construyen de manera lenta para eclosionar con más potencia, no abandonando jamás el ritmo que sienta perfecto a la historia. Los ya clásicos elementos destacables de las películas de Ghibli, como lo son la banda sonora, el poderío visual y los profundos personajes cuidadosamente creados, aquí llegan a un nivel de refinación que puede lidiar perfectamente con las grandes obras del estudio. La película, por lo tanto, se presenta madura y compleja, con una comprensión de lo qué constituye el estar vivo, el admirar la naturaleza, el encontrarse a uno mismo, elementos que nos recuerdan lo que ha hecho grande al cine nipón.

rsz_s09c009_t10034

El cuento de la princesa Kaguya es mejor despedida para Ghibli que la también analizada en esta web, El recuerdo de Marnie. Mientras aquella resultaba redundante, insípida y mal estructurada, esta obra de Isao Takahata, director también de la ya mítica La tumba de las luciérnagas, se constituye como un digno final para un estudio que ha sabido conducir las emociones de sus mensajes y sus brillantes juegos visuales a un nivel excelso que le ha merecido las alabanzas de miles de personas en todo el mundo. Una pérdida así dolerá, pero siempre sabremos que obras como ésta de Takahata estarán siempre para vernos asombrados por un juego audiovisual, moral y narrativo que roza la perfección.

4.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Kaguya-hime no Monogatari Director: Isao Takahata Guión: Isao Takahata, Riko Sakaguchi Música: Joe Hisaishi Distribuidora: Vértigo Films Fecha de estreno: 18/03/16