Ghibli

Según ha anunciado el productor Toshio Suzuki en un programa de la televisión nipona, el estreno de When Marnie was there será el último producido por el Studio Ghibili.

El motivo del cierre se debe a que Ghibli había centralizado a todos sus profesionales en Japón, a diferencia de otros estudios que han buscado la externalización de sus profesionales en otros países para abaratar costes. Esto ha hecho que la producción de las películas se disparasen.

El viento se levanta consiguió recaudar un total de 91 millones dólares sólo en Japón, cifras astronómicas que, sin embargo, no fueron suficiente para cubrir los costes. Peor aún fue con la siguiente película del estudio, The Tale of Princess Kaguya. La última película de Isao Takahata, responsable de La tumba de las luciérnagas, fue aún más cara que la de Hayao Miyazaki, sin embargo, tan solo logró recaudar 50 millones de dólares.

Estos fracasos han hecho que para el estudio sea insostenible el desafío de tratar de producir una película al año y han decidido cerrar sus puertas de cara a nuevas películas.

Aún así, y pese a lo nefasto de la noticia, queda una pequeña puerta abierta, y es que Ghibli no cerrará completamente, ya que seguirán gestionando todas las marcas que tienen registradas. Esto deja abierta una pequeña puerta a la esperanza de pensar que en un futuro Ghibli podría tratar de volver a producir una película. Crucemos los dedos porque así sea.