F3115482

Saul Goodman no es un héroe al uso. Aunque en Breaking Bad llegue a parecerlo. Quiero decir, no esperemos ver en él un caballero andante que va superando pruebas físicas y mentales hasta llegar a su objetivo. Más que nada, porque ni aún queriéndolo lo conseguiría. Y no sería por falta de ganas. Por eso empatizamos con él.

Saul es un héroe cotidiano. Es un quiero y no puedo continuo. Apasionado, ambicioso de más y con muy mala suerte. Y en la segunda temporada de Better Call Saul, el  ‘Jimmy el Escurridizo’ que nos presentaban en los primeros capítulos, vuelve. A medias, pero vuelve. Digo a medias porque en el fondo está muerto de miedo. Pero también de ganas. Y así nos lo demuestra claramente en esta segunda entrega, cuando acepta la oferta multimillonaria que había rechazado anteriormente.

Jimmy se despedía en la temporada anterior de él mismo y de su pasión por actuar bajo una serie de normas morales tarareando ‘Smoke on the water’.  Un final que nos mostraba la primera transformación del personaje. Cansado de caer y levantarse, el bueno de Goodman, que se ha sacado la carrera de abogado a través de cursos online para impresionar a su hermano mayor, el fracasado que tiene su despacho en una tienda de manicura china, el niño que acaba de perder a su compañero de fatigas de su época ‘escurridiza’, decide que se acabó. A tomar por culo.

better-call-saul-temporada-2-fotos-promocionales

Que el vaso está lleno, rebosando, y que se ahoga.

Que chapoteen otros.

Adiós a esa etiqueta de héroe fracasado y cotidiano, se acabó la pasión y ahora sí, es la hora de ir en coche tarareando ‘Smoke on the water’ sin mirar atrás. Y lo peor es que al espectador le da la risa. Y no es más que por el impecable trabajo de Bob Odenkirk.

La conversión es clara y el primer capítulo de la segunda temporada lo anticipa de forma irreversible en los detalles más mínimos.  En esta segunda entrega,  Gilligan sigue haciendo uso de los fuertes contrastes en la fotografía, como ya hizo en la primera temporada y que hace recordar a Breaking Bad,  así como de los colores tierra para mostrarnos a un ya casi ‘Saul’, que parece salir de ese olor a podrido y que ahora no cabe en sí mismo de la impresión de verse con despacho nuevo.

Lo peor es que al terminar los 50 minutos, piensas: “Este pringao va a caer aún más bajo, la va a cagar”. Pero otra parte de ti tararea ‘Smoke on the water’ y… aparecen los créditos. En esa confusión, estás deseando ver qué es lo siguiente,  para ver si es verdad, que la va a cagar, como cuando te dicen que no apagues una luz y tú le das al interruptor. A ver qué pasa.

Ficha técnica:

Título original: Better Call Saul  Director: Vince Gilligan, Peter Gould Guión: Vince Gilligan, Peter Gould Música: Dave Porter  Fotografía: Arthur Albert, Michael Slovis Reparto: Bob Odenkirk, Michael McKean, Jonathan Banks, Rhea Seehorn, Patrick Fabian, Michael Mando, Gene N. Chavez, Julie Ann Emery, Raymond Cruz, Mel Rodriguez, Jeremy Shamos, Amy Davidson Distribuidora: Movistar+Series Fecha de estreno: 16/02/2016