Joseph Gordon-Levitt es uno de los mejores actores de su generación y esa no está ni en el Top 3 de las cosas que le hacen un señor alucinante. (Voz del feminismo en la industria, apasionado del lyp sinc battle y el maldito Robin)

El joven actor creó con su fallecido hermano Hitrecord. ¿Que qué es Hitrecord? Es una compañía colaborativa online. Vaya palabrejas, pero esas palabras encierran una de las corrientes artísticas más estimulantes de la actualidad: crear arte con gente de todo el planeta. Levitt lanzó la web en 2005 pero lleva desde 2010 con el funcionamiento actual: cualquier persona puede subir un “record” ya sea una fotografía, un guión o un cortometraje. Entonces los demás usuarios tienen carta blanca para descargarlo y añadir o cambiar cosas de él. Por ejemplo, si subo la letra de una canción propia, esta podría llegar a convertirse en un cortometraje animado o en una sinfonía de voces provenientes de todos los rincones del mundo, como esta que he seleccionado para la sección, escrita por el propio actor.

El año pasado Hitrecord dio un gran paso al aventurarse en la televisión, cada capítulo tenía como conductor un tema específico y nuestro querido Joseph como maestro de ceremonias, presentando videoclips, mini documentales, cortometrajes y animaciones relacionadas con el tópico principal. La escena que he seleccionado es la que cierra la primera temporada (la segunda se ha lanzado este año) un canto a la fuerza de la unión entre personas solitarias. No puede haber una mejor forma de cerrar una temporada de colaboración que con esta música.

Varios directores piensan que las películas, el cine, se encuentra en el montaje, en You’re not the only one éste sirve como abrazo gigante, como pegamento para afianzar mensaje y forma, aunque estés sólo en tu espacio físico, la expresión artística te une con el resto del planeta.

En los últimos años ha habido un repunte por la narrativa cínica y pesimista, antihéroes y dilemas morales pueblan las historias que consumimos por eso es tan refrescante y alentador encontrarte con un producto que podría pecar de ingenuo pero que lo apuesta todo por el optimismo y por dejarte con una sonrisa.