Sinister2_Aug23-335.cr2
El final de la primera entrega de Sinister dejaba totalmente abierta la posibilidad de que tuviera, al menos, una secuela. La mayoría de éstas fracasan por explotar hasta la saciedad la fórmula de éxito de su predecesora. Sinister 2, sin tener ese problema concreto, se posiciona como una de las secuelas más desastrosas de los últimos años. Lo que ocurre en esta ocasión es, simplemente, que no había ninguna idea clara sobre cómo realizar una cinta solvente, solamente la imperiosa necesidad de hacer más billetes; de lo contrario, no encuentro una explicación lógica para que el propio Scott Derrickson, director de Sinister, se haya encargado de escribir y producir tal despropósito.
 
Unos años después de que Ashley Oswalt descuartizara a su familia y desapareciera con Mr.Boogie (o Bughuul), una madre que huye de su marido maltratador se muda con sus dos hijos a una de las casas en las que alguna vez tuvo lugar una de esas misteriosas matanzas a cargo de un niño. Por otro lado, el policía que tres años atrás ayudó al cabeza de familia interpretado por Ethan Hawke, ahora fuera del cuerpo, sigue con las investigaciones y deberá hacer algo para evitar que esa familia también sea poseída.
IL1A7110.CR2
En las antípodas de su predecesora, mucho más preocupada por alcanzar una duración standard con subtramas estúpidas -una de éstas adquiere tanta importancia que podría pasar por la trama principal sin ningún problema- para ser lanzada inmediatamente a las salas que de inquietar, Sinister 2 es una más que desafortunada continuación. Una cinta sin un solo atisbo de creatividad que, además, encuentra sus únicas virtudes en elementos que ya fueron relevantes en la película dirigida por Derrickson. Ciaran Foy se sirve de la estupenda banda sonora de ésta para que, aun haciendo un uso poco o nada efectivo de ella, se convierta, junto a las escalofriantes grabaciones de Super 8 que los niños poseídos proyectan en el sótano -recurso también originario de la primera entrega-, en el mayor baluarte de este innecesario proyecto.
 
Los sustos, cuya reiteración es síntoma inequívoco de que algo no funciona como es debido, ni siquiera están logrados y rara vez tienen justificación más allá de asustar o, mejor dicho, de intentarlo. Para intentar camuflar sus incontables defectos, Sinister 2 encuentra el relleno perfecto con un drama familiar digno del peor telefilme de sobremesa. Un pequeño aterrorizado por el risible comportamiento de su padre, cuyo personaje ni siquiera es válido como mera caricatura del prototipo de maltratador sin desarrollo alguno, sirve para atraer la atención de esos traviesos amigos imaginarios.
S2_Sept17-250.dng
Pese a todo, esta nueva cinta de Blumhouse transita el sendero del ridículo pero no el del aburrimiento. Sin embargo, hay que advertir que se encargará, cuando menos, de manchar el nombre de una de las películas de terror más interesantes de los últimos años. Porque Sinister, aun no pareciéndome más que interesante, tenía una primera hora muy esperanzadora, capaz de inquietar sin excederse en el uso de los recursos típicos del cine de terror. Los clichés únicamente tomaron presencia en su último tramo, mientras que la secuela se mantiene siempre cercana al camino de la nadería, de la insustancialidad que no consigue provocar otra cosa que indiferencia.
 
Crítica escrita por Iván Ginés
 
1_estrella

Ficha técnica:

Título original: Sinister 2 Director: Ciaran Foy Guión: Scott Derrickson, C. Robert Cargill Música: tomandandy Fotografía: Amy Vincent Reparto: James Ransone, Shannyn Sossamon, Robert Daniel Sloan, Dartanian Sloan, Lea Coco, Tate Ellington, John Beasley Distribuidora: eOne  Fecha de estreno: 06/11/2015