MAUVAIS-SANG-1

En 1986, cuando todavía existían la Unión Soviética y el bloque del Este, Ronald Reagan era presidente de Estados Unidos y François Mitterrand el de Francia, Leos Carax realizó su largometraje Mala sangre y con él empezó su reputación de cineasta de culto, a pesar (o precisamente por ello) de que desde entonces solo ha vuelto a estrenar otras tres películas en salas comerciales. Esta exigüidad parece ser el principal motivo de la expectación que ahora envuelve el estreno, con 29 años de retraso en las carteleras españolas, de Mala sangre, en una nueva copia digital y aprovechando las carencias veraniegas de las carteleras, que también se dignan a acoger Bernie, el antepenúltimo largometraje de Richard Linklater, cuatro años después de su realización.

Con una transparente influencia godardiana (en especial y en los primeros compases, de Vivir su vida) y  unos difíciles encuadres que conspiran para hacer más hermética una historia de cine negro ambientada en un futuro casi apocalíptico en el cual una extraña e inverosímil epidemia acaba con la vida de las personas que practican sexo sin amor, Mala sangre es eminentemente una película de formas: formas oscuras, extrañas, duras, desconcertantes. La historia transcurre bajo una iluminación escasa, colindante con la penumbra, y, desde un comienzo marcado por un supuesto suicidio en el metro de París, que observamos con toda la inquietud que nos permite la fugacidad del plano que lo hace intuir, vamos sumergiéndonos en unos personajes tan excéntricos como el que el mismo Denis Lavant, protagonista de todos los arriesgados experimentos de Carax (con la excepción de Pola X), compone con su habitual habilidad, sacando partido de su singular rostro y su peculiar físico, tan pequeño como ágil y poderoso.

hoberman-cinefamily-mauvais

El mismo Lavant es el protagonista de la secuencia más icónica en la carrera del cineasta francés, en la cual, al compás de Modern Love de David Bowie, inicia una loca carrera nocturna por las calles de París, aderezada con saltos y volteretas. Este momento de vitalidad pura es uno de los escasos momentos de respiro en una difícil sucesión de acontecimientos que parecen, inevitablemente, querer desembocar en el desastre. Aunque, entre medias, llaman la atención los personajes de Juliette Binoche y Julie Delpy, ambas dando los primeros pasos de sus, cada una a su manera, muy destacadas carreras (pero no debutando, como se insiste en algunos textos sobre la película). Ambas logran comunicar, a través de gestos bien dosificados, una sorprendente inocencia, aun en medio de una atmósfera tan inquietante como la que este largometraje es capaz de transmitir a base de un calculado retraimiento, y sus rostros irradian algo parecido a una luz de luna entre la mortecina oscuridad que acompaña todos los pasos de la trama.

El veterano Michel Piccoli, por su parte, aparece como una suerte de criminal virilizado al modo de los maduros personajes que interpretan Dennis Hopper y Robert Loggia en las lynchianas Terciopelo azul (estrenada en el mismo año 1986) y la posterior Carretera perdida, de manera mucho más contenida pero con una muy semejante fisicidad, que Carax acentúa al mostrar su torso desnudo con reiteración. Por otra parte, y dentro del controlado caos que la estética del largometraje nos va transmitiendo, encontramos especial inspiración en el repentino homenaje a Luces de la ciudad de Chaplin que de repente nos espeta el director, así como en los fogonazos de road-movie que nos encaminan hacia el desenlace de esta abigarrada obra.

mauvais-sang-3

Carax se sitúa, pues, con Mala sangre en los por otro lado y por tantos motivos (desde el punto de vista cinematográfico) poco estimulantes años 80 en una posición semejante a la del Jean-Luc Godard de esa misma década: fuera de tendencias y dedicado a construir una obra personal y estéticamente singular. La exigüidad de su filmografía posterior, aparecida con cuentagotas, nos deja un amargo regusto que esta tardía recuperación, en pleno mes de agosto y unas pocas salas, solo conseguirá paliar en muy pequeña medida.

3_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Mauvais sang Director: Leos Carax Guión: Leos Carax Fotografía: Jean-Yves Escoffier Reparto: Denis Lavant, Michel Piccoli, Juliette Binoche, Julie Delpy, Hans Meyer, Hugo Pratt, Serge Reggiani, Carroll Brooks Distribuidora: Avalon Fecha de estreno: 14/08/2015