Ent_ 0451.DNG

Tras perseguir mucho el objetivo de realizar la película Medellín, Vincent Chase, al que da vida Adrian Grenier, la presentaba junto a su séquito en el Festival de Cannes. Aquella película estaba protagonizada por una estrella que junto a James Cameron había firmado Aquaman, la película más taquillera de la historia hasta la fecha, y era un proyecto esperado, la recreación de Pablo Escobar por la estrella del momento. Tanto es así, que sin ni siquiera haberse exhibido, la película estuvo a punto de venderse por una cifra histórica. Pero ese acuerdo no se cerró, y todo cambió cuando la película fue recibida en el Festival de Cannes con un sonoro abucheo. Esta esencia de puro metacine que siempre ha seguido a Entourage, también marcó un curioso declive, a la vez que la estrella de Vincent Chase se apagaba, la estrella de la propia serie empezaba a deslucirse. Poco a poco pasábamos de ver las vivencias de un actor luchando por sacar adelante sus proyectos en el tortuoso terreno hollywoodiense a encontrarnos con una estrella sin mucha mayor preocupación que pasarlo bien. Es cierto que Entourage siempre mantuvo cierto nivel, sobre todo por el estupendo trabajo de secundarios como Jeremy Piven y Kevin Dillon, algo que en su salto al largometraje sigue presente, pero había perdido esa estrella que le encumbro, dejaba de ser una serie sobre los entresijos de Hollywood para convertirse en la poco interesante historia de una estrella que era poco más que un rey de las fiestas.

La llegada de esta película, cuatro años después del fin de la serie, se puede entender como un propio homenaje a su propia esencia, Vincent Chase siempre fue una estrella del cine, pero el lugar donde lo contemplamos fue en la pequeña pantalla. No era necesario cerrar nada, ni tampoco había una horda enfervorizada de fans que la pidiesen pero, sin embargo, se sentía como un broche de oro para la carrera del bueno de Vinnie Chase. Y lo que nos cuenta este salto a la gran pantalla de Entourage tampoco es nada nuevo, bien podría ser el tratamiento de una temporada restándole peso para reducir su duración. Y esto es bueno, sobre todo si tenemos en cuenta que esta película de Entourage está más cerca de las primeras temporadas de las series que de la última. Porque una vez más nos encontramos a Chase y a su séquito tratando de lidiar con las trabas de Hollywood para poder sacar adelante un proyecto.

DSC_8682.tiff

En la película nos encontramos a un Chase que quiere volver al estrellato, gracias al colérico Ari Gold (brillante Jeremy Piven), Chase se topará de bruces con una superproducción: Hyde, adaptación moderna de la historia de Stevenson, pero pondrá una condición, también quiere dirigirla. Con la película completada y siendo una verdadera obra maestra, los personajes se toparan con un entrevista, un extravagante productor al que da vida un pasadísimo de rosca y muy divertido Haley Joel Osment quiere eliminar todo rastro de Chase de la película, aunque eso suponga volver a rodarla desde cero.

El principal problema con el que tiene que lidiar Entourage, y quizá el que menos salva, es la conquista del espectador novato. Aunque si bien deja trazas del carácter de todos los personajes, es difícil que alguien que jamás haya visto la serie llega a sentir cualquier tipo de empatía por las vivencias de estos tipos. Pero realmente es algo que tampoco busca, hay casi cien capítulos de serie antes de la película, y ésta no trata de ser nunca una reescritura, ni tampoco que se convierta en una toma de contacto para los espectadores novatos, es simple y llanamente una continuación de lo visto en la televisión adaptado al formato largo. Y aunque la esencia siempre sea cinematográfica, lo cierto es que hereda esos tics de una larga serie que con los caracteres de los personajes perfectamente moldeados, ya sólo se tiene que preocupar de encontrar para ellos una trama con la que seguir desarrollándoles. Pero el espectador que conozca a los personajes se va a sentir satisfecho con lo que verá en pantalla, porque realmente se destila cariño por estos personajes, y todos tienen su oportunidad de protagonismo en una película (y serie) que pronto dejó de ser una serie sobre Vincent Chase, para centrarse en la vida de cuatro personas viviendo en Hollywood.

DSC_5817.tiff

Quizá el mayor atractivo para el espectador que se tope por primera vez con esta película resida en la suerte de atractivos cameos, uno de los detalles que siempre fue constante durante la serie y que aquí se eleva al máximo, alguno tan hilarante como los de Kelsey Grammer, George Takei o sobre todo el de Liam Neeson.

No, es cierto, no es una película para todos los públicos en dicho sentido, pero también sería injusto atacarla por este motivo. Porque lo cierto es que Entourage es absolutamente divertida, goza de un ritmo apasionante que hace que jamás adolezca del cambio de formato a la gran pantalla, y está llena de guiños metacinéfilos que son apasionantes. Pero la mayoría de este humor, el porqué de las acciones de los personajes, será difícil de comprender si no se ha compartido previamente el camino hasta aquí. Pero Entourage es sobre todo una película para resarcirse, para resarcirse con los fans que pudieran quedar con mal sabor de boca tras las últimas temporadas, para resarcirse con la estrella de un Vincent Chase que consigue volver a brillar como cuando en las primeras temporadas protagonizó Aquaman. Pero también, y quizá este es el chiste más interno de todos y sobre el que acaba cimentándose la propia película, es una película para resarcirse con ese estupendo Johnny Drama al que interpreta Kevin Dillon. Sí, Entourage es para seguidores de la propia serie, pero… ¿pretenderías convencer de la grandeza de Breaking Bad a alguien mostrándole la poderosa quinta temporada de la serie sin haber visto las cuatro primeras? A buen seguro que no. La estrella de Vincent Chase vuelve a brillar pero, obviamente, es difícil de contemplar sin haber visto como se encendió la primera vez para luego apagarse.

3.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Entourage Director: Doug Ellin Guión: Doug Ellin, Rob Weiss Música: Steven Fierberg Fotografía: Steven Fierberg Reparto: Adrian Grenier, Jeremy Piven, Jerry Ferrara, Kevin Connolly, Ronda Rousey, Mindy Robinson, Kevin Dillon, Constance Zimmer, Andra Petru, Kayla Collins, Dru Mouser, Breanne Racano, Melorine Adler Distribuidora: Warner Bros. Fecha de estreno: 17/07/2015