che--644x362

“Los viajes por América Latina me han hecho conocer la miseria, el hambre, la imposibilidad de curar a los niños por falta de medios, la degradación causada por la injusticia, y el sufrimiento”. Estas son las prometedoras palabras con las que abre un documental cuyo elemento central es mundialmente conocido y, sin embargo, no aportará nada nuevo ni informativa ni creativamente hablando al panorama de los proyectos que se han realizado sobre este tema. Personalmente, no me ha transmitido ninguna visión novedosa sobre quién era el doctor Ernesto Guevara.

Comienzas pensando que podría ir más allá de las numerosas declaraciones con las que cuenta, hasta que poco a poco vas viendo algún que otro desfase en la imagen y en el sonido: imágenes deformadas que implican un fallo en la postproducción y eco en ciertas entrevistas que declara la despreocupación en la producción. Las imágenes, más que introducirte en la historia, te distraen de ella hasta llevarte al aburrimiento, siendo un documental al uso que intercala imágenes de archivo con declaraciones y planos recurso insignificantes, a lo que de vez en cuando se le añaden piezas de animación que no terminan de encajar. Esta mezcla resulta, más allá de extraña, algo incoherente teniendo en cuenta el género en el que se enmarca, pues mientras las declaraciones dan verosimilitud la ficción hace que pienses que se han quedado sin palabras y se las inventan, quitando esa parte crítica que debería transmitir el género documental (y no hablo de objetividad, sino de darle un poco de emoción a lo que se está contando, pues anda que el tema no tiene chicha). Y tampoco creamos que ese punto de vista puede ser la visión del director, porque ciertamente el documental no goza de una unidad clara que se aprecie, más bien parece estar formado por pedazos de tela de distintos materiales hilados por la música pero nunca cosidos con fuertes puntadas sino sencillamente cogidos con alfileres. Todo ello nos lleva a pensar que, además de los fallos en la producción y la postproducción, el caos viene de más atrás: un documental histórico que dura cerca de dos horas está basando su estructura en una línea cronológica plana que no destaca ningún acontecimiento en especial. Vamos, que si fuera una canción sonaría más en los ascensores de un hospital que sobre el escenario de un festival.

Imagen1

En definitiva, si bien es cierto que la cantidad y la calidad de las declaraciones son uno de los aspectos más enriquecedores, como decía al principio esto no significa que La huella del doctor Ernesto Guevara sea un visionado imprescindible y cuanto menos curioso, sino todo lo contrario: es un documental más que perfectamente podría quedar relegado a una cadena de televisión cualquiera cuya audiencia no sería otra que la que zapea y permanece unos minutos hasta que el programa que estaba viendo vuelva de la publicidad. Una verdadera pena que con el material y la historia con la que se disponía en potencia no lleguen a dar un buen fruto que le aporte alguna sensación al espectador más allá de calmarle el hambre como haría cualquier otro documental sobre el mismo tema.

2.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: La huella del doctor Ernesto Guevara  Director: Jorge Denti Guión: Jorge Denti Música: Alberto Núñez, Federico Bonasso Fotografía: Gerónimo Denti Generali Reparto: Documental Distribuidora: Film Buró Fecha de estreno: 19/06/2015