El tercer día de la Muestra de Syfy empezó de forma atípica. Siendo justos, no parece que la Muestra sea el mejor escenario para proyeccionar una película como Song of the sea, el nuevo trabajo del irlandés Tomm Moore que estuvo nominado al Oscar. Igualmente, se agradece la apuesta por ella, porque si bien el sitio quizá no era el idóneo, su colocación en el programa era estupenda, y es que a la de la hora de la comida el público aún está lo suficientemente receptivo para lidiar con cualquier propuesta sea cuál sea su naturaleza. Durante hora y media Moore consigue lo imposible, convertir a los frikis en cinéfilos, y es que durante la proyección de la película no parece que estemos compartiendo la sala con la desbocada fauna que habita en los Cines Callao durante este fin de semana, sino en una sala normal (perdónenme si se sienten ofendidos, pero realmente todos los que asistimos lo hacemos formando parte de esa fauna). Vamos a lo que importa, la película en cuestión, y es que Song of the sea es una cinta preciosa, el dibujo de Moore te absorbe por completo y goza de verdadera personalidad propia, su trazado tosco poblado de figuras geométricas claramente definidas en una composición cuidadamente simétrica hace de cada plano de la película una auténtica obra de arte. Pero también hay belleza en su historia, que no es más que un cuento y, aunque desconozco si está basado en alguna leyenda irlandesa, bien podría formar parte de la cultura popular de la isla británica. No, no es una película para la Muestra, pero es un pequeño regalo que esos frikis agradecen durante la hora y media que se vuelven a sentir cinéfilos, y posiblemente sea la mejor película que vayamos a ver en toda la Muestra, aunque no debería formar parte de ella, pero… ¿realmente importa?

Goodnight mommy

Pero de todas formas las películas de la Muestra hoy han resultado bastante atípicas, sí, no es raro que una película como Goodnight Mommy se proyecte si tenemos en cuenta que otras como Amer o Canino lo han hecho, pero dista mucho de la tendencia macarra que suele tener las películas elegidas, aunque lo que no le falta es sordidez, lógico también si tenemos en cuenta que el productor de esta película no es otro que Ulrich Seidl. Goodnight Mommy es de esas películas que disfruto durante su visionado, tiene una idea de lo más interesante, dos gemelos dejan de reconocer a su madre y la empiezan a someter a una terrible tortura. Su atmósfera es acongojante, está poblada por ese macabrismo del cine de Seidl y su negro sentido del humor. Sin embargo, aunque la disfrute durante su proyección, es de esas películas que no soportan el análisis, y es que es una cinta demasiado tramposa, nos lo pasamos bien (o mal, pero al fin y al cabo es lo que pretende), respetamos sus ideas, pero no nos acaba de enamorar.

Mucho peor es lo que viene a continuación, una cinta independiente titulada Spring, Leticia Dolera durante su presentación cita a Richard Linklater, pero durante el visionado de la película tengo la sensación de que las intenciones de su director son más acercarse al Te querré siempre de Roberto Rossellini que a la trilogía Antes de… Sea como sea, la apuesta de mezclar este cinema verité con una trama fantástica es desastrosa. Hay apuntes interesantes, apuntes que hemos visto mejor trazados en obras como The man from the earth, los personajes no se callan, pero lo que es peor, no cuentan nada interesante y solo llevan hasta el hastío. Cuando la película se vuelve más fantástica, roza el absurdo, una completa estupidez que pone la que es hasta ahora la peor nota durante toda la muestra.

x-default

El main event del día es la belga Cub, una película que ganó el premio a la Mejor dirección en el pasado Festival de Sitges. No es la película más original, ni la más ilustre que vaya a pasar por la Muestra, pero sin embargo, es un producto realmente disfrutable, y que al contrario que las películas que la precedían hoy, sí se encuentra donde debía. Hemos tenido que esperar hasta la película de las diez para dar con la película de la Muestra, pero lo hacemos a lo grande. Cub mezcla con acierto dos tendencias completamente opuestas dentro del cine género, por un lado es un gran homenaje al slasher americano, incluso su trama parece más propia de una película yanqui que de una cinta europea, y es que los boy scouts no parece algo demasiado arraigado a la cultura centroeuropea. Pero hay más que eso, porque también es una película que bebe directamente de la Nouvelle Horreur Vague que abrieron gente como Alexander Aja o Pascal Laugier, sin llegar a sus niveles de perturbación. Es una película realmente entretenida de ver, que porta un mensaje terrorífico y un final escabroso. No, no es ninguna maravilla, pero realmente disfrutamos. El día acabó con una película llamada Crazy Bitches, o traducido al español, que suena aún mucho mejor Putas locas, pero no vamos a engañar a nadie, ya nos sentimos algo mayores para quedarnos hasta esas horas, nos quedamos con ganas de verla, pero esperaremos las reacciones de la gente con entusiasmo, mientras nosotros nos reservamos para el que será el último día de una Muestra, que como ocurre todos los años, se nos antoja demasiado corta.