the-raid-2-berandal-11

Hace muchos años, y os confieso que ya tengo bastantes, mi padre llegó a casa y trajo un maravilloso aparato con el que me explicó que podríamos ver películas en casa, se trataba de un vídeo VHS. Aquello era genial, podríamos ver películas en casa como cuando íbamos al cine. Era un mundo nuevo. Podríamos verlas cuantas veces quisiésemos. Un sueño para alguien como yo. Recuerdo ver todo tipo de cine en aquella época pero, sobre todo, recuerdo descubrir un tipo de cine que desconocía por completo: el de artes marciales. Recuerdo esas películas de Bruce Lee primero y de Jackie Chan después, aquellas mañanas de sábado dando patadas al aire en casa flipando con esas peleas, esos momentos pasándome la mano por la nariz y levantandola invitando al enemigo a pelear conmigo como hacía Bruce Lee. Ha pasado mucho desde esa época, mucho cine ha pasado por mis retinas, y muchos géneros también, pero dentro de mí siempre ha quedado ese recuerdo con cariño de esos pases, de esos momentos, de ese cine donde primaba la adrenalina por encima del argumento, prácticamente inexistente en la mayoría de esos films.

Os confieso que hace mucho que el cine de artes marciales dejó de ser uno de mis preferidos, pero aún así a lo largo de los años siempre me he dejado tentar por él de tanto en tanto, con más películas de Jackie Chan, con el cine de Ang Lee y sus Tigre y Dragón, Hero y demás, con películas como Ong Bak o Chocolat y, recientemente, con la película de la que hoy hablamos: Redada asesina 2, secuela dirigida también por Gareth Evans y de la que ya hay una tercera parte en marcha prevista para 2016. 

Nos centraremos en la historia de esta segunda parte, donde Rama (Iko Uwais) parece no haber tenido suficiente acción en su vida después de lo acontecido en la primera película y decide embarcarse nuevamente en una misión. Esta vez decide infiltrarse en un sindicato del crimen, lo que lo llevará primero a prisión y posteriormente a vivir dentro del mundillo del hampa. Para ello Rama deberá dejar atrás a su familia, a su honor, toda su vida.

the-raid-2-skip-crop

A estas alturas ya os habréis dado cuenta de que el argumento de la cinta no deja de ser un puro pretexto para poder disfrutar de una colección de escenas de artes marciales realmente espectacular. Porque este es realmente el valor de Redada asesina 2, sus escenas de peleas, con una violencia desatada, única, donde podemos ver a su protagonista y sus rivales pelear, pelear y volver a pelear. No os detengáis demasiado a pensar en su argumento, no merece la pena, esto no es Old Boy de Chan-wook Park.

Técnicamente el film esta muy bien rodado, con un virtuosismo a la hora de mostrar los combates, sin perder detalle, eligiendo algunos de sus escenarios con originalidad, como ese primera escena donde Rama combate desde dentro de un lavabo contra todos los presos que van a por él, o la posterior escena en patio de la prisión donde nuestro protagonista reparte a diestro y siniestro. También quiero destacar a los malos de la función, esos personajes como la chica ciega o el tipo del bate de baseball, que como si de un videojuego se tratase la película nos muestra como niveles que nuestro protagonista tendrá que superar. La verdad es que son muy “cools”, y secuencias como la de la chica ciega en el metro son salvajes y hacen más llevadera la película.

En el aspecto negativo del film remarcar algo ya comentado, que  la trama sea lo de menos, una simple excusa, y su excesivo metraje, dos horas y media, que sólo puede explicarse por lo prolongadas que son todas las escenas de combate.

En resumidas cuentas, si queréis pasar un rato sin pensar y que os de un subidón de adrenalina tenéis Redada asesina 2 esperándoos, pero qué lejos quedan aquellos tiempos de Bruce Lee y mis VHS…