Octavo y penúltimo día del festival de Sitges. Día de películas variadas e interesantes como la nueva de Kevin Smith, Tusk, la terrorífica It follows o el falso documental What we do in the shadows, parodia de los vampiros y otros monstruos del montón.

The duke of Burgundy

e2f30422b84eeb8fb0590d8d6aa2935b

La nueva película de Peter Strickland, director de Berberian sound studio, presente hace dos años en el festival y que exploraba la creación de audio para películas y la obsesión del protagonista por el trabajo y su entorno. En esta ocasión, se centra en la relación entre dos mujeres, una dominatrix y una sumisa. En comparación con Berberian sound studio, Strickland ha armado una película más sugerente, metafórica y sensual. Una narración más madura que absorbe al espectador. A diferencia de Berberian sound studio, aquí Strickland cuaja una narración más madura, circular, muy sugerente. Un relato sólido sobre la complicada relación entre dos lesbianas a principios de siglo XX y la lucha contra la monotonía en las relaciones.

Tusk

TUSK

La nueva locura de Kevin Smith, sigue las desventuras de un pobre chico que es capturado por un psicópata que lo convierte en una morsa humana. Exagerada y excesiva, es una mezcla entre Misery y El ciempiés humano, una combinación bastante sorprendente para una película que funciona muy bien en su apertura y clausura, pero que se atasca por el nudo. Tan irregular es la narración que evidencia que Tusk funcionaría mejor si fuera un corto. A pesar de tener un buen reparto, Kevin Smith demuestra cierta inoperancia a la hora de trabajar la narración, llegando a puntos bastante forzados. Parece evidente que la zona de confort de Smith es la propia morsa, buscando priorizar estos espacios comunes. Tusk es una película sobre el destino, obrar mal tiene sus consecuencias; la alienación social, la soledad y la locura.

What we do in the shadows

13930-4

Falso documental neozelandés que sigue el día a día, más bien noche a noche, de un grupo de vampiros al estilo de un reality show. Una burla al fenómeno de los vampiros, hombres lobos y zombies, aprovechando el tirón de una serie como The walking dead o las películas de Crepúsculo. Documental disparatado, coge los elementos y chistes más tópicos del género para darles la vuelta de manera desenfadada, consiguiendo una narración ligera. Tampoco propone nada nuevo, el mérito está en conseguir unir los tópicos y chistes que todos conocemos en una linea argumental interesante, aprovechándose del fenómeno found footage, para darle una falsa sensación de realidad. What we do in the shadows es de los pocos documentales solventes de la presente edición del festival.

It follows

It-Follows-2

Sin lugar a dudas, una de las mejores películas del festival. Una cinta de terror con ecos de Halloween que acaba conformando una película muy psicológica y atmosférica. Recuperando la figura del zombi clásico, un ser demoníaco que camina lentamente hacia la presa, David Robert Mitchell arma una película de terror completa, asfixiante y angustiosa. Una película que deja un peligroso poso que te obliga a girarte en todo momento, recordando que el mal te rodea y puede manifestarse de cualquier manera. Destacable el doble papel que le dan al sexo. Por un lado, es el motivo de condena, el canal transmisor de la maldición; por el otro, es la vía de salvación. It follows es una película que se mueve entre la aceptación del acto sexual como elemento sano y liberador y la versión más carca y condenatoria del acto, con la sombra de las enfermedades de transmisión sexual presente. Para terminar, It follows es una actualización de los clásicos de terror contextualizada en una sociedad peligrosa en la que nos podemos encontrar con problemas si un stalker se cruza en nuestra vida.