elviajedetuvida08

En un momento hacia al final de El viaje de tu vida, el personaje de Mia Wasikowska, teriblemente derrumbada por el tremendo esfuerzo físico y mental que la ha devorado los últimos meses, le confiesa a Adam Driver, que se siente completamente sola. La respuesta de éste, es breve y concisa: “Todos lo estamos”. Ahí, en ese diálogo breve, reside a la perfección toda la síntesis del personaje protagonista de esta historia, que es sobre el que se mueve la película, la necesidad de viajar 3.000 kilómetros para encontrarse a sí mismo y llegar a la conclusión de que esa soledad existe, pero no sólo por el viaje. El australiano John Curran vuelve a su país natal para contar la historia real de Robyn Davidson, una mujer que en 1977 atravesó los desiertos australianos hasta llegar al océano. Es inevitable, que viendo El viaje de tu vida, el espectador piense en la bella Hacía rutas salvajes, en la que Sean Penn contó la historia de Christopher McCandless, aunque los motivos de McCandless y Davidson fueron muy distintos, y mientras que el primero se revelaba contra el capitalismo en un acto político de rebeldía, la segunda hace ese viaje por pura necesidad humana y de encontrar a su ser.

Y es que no importan los motivos que Robyn se imponga para realizar este viaje, en uno de los mayores aciertos del guión de Marion Nelson, se deja bien claro que lo único importante para esta muchacha es conseguir la aprobación de su padre, aunque éste ya no esté, y ser capaz de ponerse a su nivel, repitiendo ese viaje que él mismo había realizado 40 años atrás. La sombra de su pasado es posiblemente la losa más complicada de afrontar en este largo viaje sin parangón. Algo, que como apuntábamos al principio, es poco más que un viaje de realización interior, que llevará a la protagonista a toparse con diversos personajes, como ese excitante aborigen, incapaz de unirse al viaje simplemente porque no tiene el calzado adecuado, que le ayuden a comprender cuál es su lugar en el mundo. Pero sobre todo, ese fotógrafo de National Geographic al que da vida Adam Driver y que la seguirá en su camino, y que servirá como perfecta antítesis al personaje de Robyn, ya que mientras que ella vive anclada en un mundo que no existe más allá de su propia cabeza, en los que los 3.000 kilómetros no suponen ningún tipo de reto (hasta, que de hecho, lo son y la llevan a los límites de la locura), él será el único contacto con la realidad.

elviajedetuvida01

Es cierto que a veces El viaje de tu vida puede navegar por el tedio, que parezca por momento que es una película que vaga sin rumbo fijo, sin una dirección ni ningún más destino, más allá de que su protagonista tenga claramente una meta fijada. Sin embargo, la película siempre acaba resucitando, en gran medida por la portentosa actuación de una espectacular Mia Wasikowska, que sabe encontrar la magia y la fascinación que necesitaba el personaje en su rostro, una labor de casting exquisita, porque el rostro de Wasikowska es el más indicado para ese personaje, pero lo mismo ocurre con Driver, un actor que sabe transmitir a la perfección esa serenidad y ese bofetón de contacto con la realidad.

Pero no son los únicos factores que ayudan a que El viaje de tu vida acabe siendo mucho mejor película, pese a esos pequeños baches en los que ocasiones parece atascarse, pero de los que sale sin saber muy bien como. La dirección de John Curran es espectacular, El viaje de tu vida empieza con una estética de western árido, sucio y viejo, hasta acabar por encontrar a lo largo de ese viaje, y especialmente al final del mismo, una estética new age que concuerdan a la perfección con las intenciones de su protagonista. Para esto, además se apoya en la exquisita fotografía de Mandy Walker, y sobre todo, en la excelente banda sonora de Garth Stevenson. Formando un compendio exquisito, donde el paisaje se une a la perfección con ese único ser humano, creando un mundo individualista, que recuerda, una vez más, a la perfecta composición que formaban las imágenes filmadas por Penn y la estupenda banda sonora de Eddie Veder en Hacía rutas salvajes.

elviajedetuvida03

Ciertamente, en esencia, uno puede pensar que El viaje de tu vida es poco más que una de las muchas películas sobre rendición, y sobre encontrar el sino interior a lo largo de un sacrificio, una de esas muchas obras existencialistas, y ciertamente lo es, pero pese a ello, es una película escrita y dirigida de manera fantástica, pero sobre todo, y al contrario de lo que ocurre con muchas películas de esta índole, una película que huye de tener personajes acartonados y unidimensionales. Y no sólo eso, sino que es una película que resulta realmente bella de ver, que luce de manera propia a través de esos asfixiantes desiertos. Sí, es poco más que una historia de soledad, pero en esencia es mucho más, es una película sobre darse cuenta de que se está en soledad, y ese quizá sea su mayor baluarte.

Ficha técnica:

Título original: Tracks Director: John Curran Guión: Marion Nelson Música: Garth Stevenson Fotografía: Mandy Walker Reparto: Mia Wasikowska, Adam Driver, Emma Booth, Rainer Bock, Jessica Tovey, Robert Coleby, Tim Rogers, Melanie Zanetti Distribuidora: Betta Pictures Fecha de estreno: 17/10/2014