annabelle-to-be-released-by-mezco-as-a-living-dead-doll-9e4fd155-f4bb-494c-a652-e863bc029114

El año pasado muchos se rindieron a los pies de Expediente Warren, no pude compartir el entusiasmo generalizado con la película de James Wan, aunque es complicado no reconocer sus valores, entre ellos, la excepcional dirección que ofreció el realizador con una soberbia puesta en escena. Me gustó Expediente Warren, era una buena película, pero poco más que una más de tantas, y no puedo negar que el Wan que me sedujo por completo es el de los juegos maquiavélicos que planteó en Saw, un verdadero alarde de ingenio. El éxito de esta historia basada en la historia real de la familia Warren, un matrimonio dedicado a la investigación de fenómenos paranormales, era desde luego un completo filón a explotar. Y bien, allí, en la historia de Ed y Lorraine Warren había realmente muchas más historias tétricas que contar, por lo cual, en un género que siempre ha estado dominado por la secuelitis y la explotación de ideas hasta que no queda nada más que exprimir, uno puede entender como algo incluso lógico que se tratase de estirar el chicle de aquella película. Apenas un año ha tardado en llegar el primer spin-off dedicada a la tétrica muñeca Annabelle, la cuál además es mucho más perturbadora en su versión cinematográfica que lo que era en la realidad. Y no será la única, pues ya está fijada una secuela para el próximo año en la que Vera Farmiga y Patrick Wilson repetirán sus papeles.

A la muñeca Annabelle la vimos casi de pasada en Expediente Warren, ella esta oculta en el sótano de los Warren protegida en un armario de cristal. La película centrada en ella nos trata de contar el origen de la maldad de esta muñeca, años antes de los hechos ocurridos en la cinta de James Wan. Así nos trasladamos a finales de los años 60, donde Estados Unidos vive compungida por el culto satánico de La familia de Charles Manson. Allí, un joven matrimonio que espera a su primer hijo sufrirá el asalto de la hija de sus vecinos, que tras acabar con la vida de sus padres, intentará lo mismo con ellos. La criminal acabará suicidada con la muñeca Annabelle entre los brazos, y su sangre se introducirá en ella poseyéndola, haciendo que desde ese momento, la muñeca se convierta en un ente perturbador que intentará acabar con la paz instalada de la familia.

annabelle_a

Lo primero que no entiendo de Annabelle es el enfoque que se le quiere dar, y posiblemente, sus guionistas tampoco entendían muy bien qué es lo que querían hacer. Podría haber sido una idea novedosa, pues aunque no deja de ser una película de posesiones, estamos ante la posesión de un ente inanimado. ¿Por dónde tiramos? Annabelle podría haber sido un villano genial dentro de un slasher, una especie de réplica femenina al divertido Chucky de Muñeco diabólico, sin embargo, más allá de su rostro, y hay que felicitar por la elección de una muñeca cuya expresión es realmente terrorífica, no produce ningún pavor. Y es que Annabelle es tan aburrida como las entregas de Paranormal Activity, y sigue casi su mismo patrón, es una película donde no pasa nada, realmente letárgica, un aburrimiento sin parangón, que sólo se ve cortado por una serie de sustos cuyo problema no es que sean predecibles y obvios, sino que incluso acaban resultando cansinos por utilizar continuamente el recurso de subir el volumen para provocar la reacción del espectador. Bien podríamos decir que Annabelle es una película despertador, una película que te invita a dormir plácidamente en tu butaca, pero que continuamente te despierta por el volumen al que suenan estos sustos.

Pero aún más lamentable es la ejecución de todo esto, la dirección de John R. Leonetti, director de fotografía de Expediente Warren y que en su filmografía tiene obras como El efecto mariposa 2 es terriblemente ortopédica. No es que salga perdiendo en comparación con la de James Wan, algo que es irrefutable, si no que ésta es torpe, anodina, digna de una mala producción televisiva, algo absolutamente descuidado, cuya labor se ve aún más ridiculizada por culpa de un montaje en el que los fallos de raccord son una norma y no una excepción. Y tampoco ayuda la elección como protagonista de Annabelle Wallis, que en un insulso intento de convertirse en una scream-queen, se limita a hacer simplemente eso, gritar, pero sin producir ningún tipo de empatía.

ANNABELLE

Annabelle es una película sencillamente horrible, una obra esperpéntica que toma al espectador como idiota, como si el espectador de cine de género tuviera que conformarse con cualquier película que contenga un par de sustos. Y no, no vale con eso, por mucho que la muñeca sea realmente perturbadora, no vale con meterla en un plano para generar terror. Y es que Annabelle es una obra de esas que ensucian la imagen de las que la preceden, una película completamente prescindible que no habría debido ir más lejos del mercado de vídeo.

Ficha técnica:

Título original: Annabelle Director: John R. Leonetti Guión: Gary Dauberman Música: Joseph Bishara Fotografía: James Kniest Reparto: Annabelle Wallis, Ward Horton, Alfre Woodard, Eric Ladin, Gabriel Bateman, Paige Diaz, Tony Amendola, Michelle Romano, Brian Howe, Morganna May Distribuidora: Warner Fecha de estreno: 10/10/2014