1410345099

La saga REC pone punto y final con su cuarta entrega, o al menos eso promete su realizador Jaume Balagueró, que dirige esta entrega en solitario después de dirigir las dos primeras con Paco Plaza, y de que éste dirigiese la tercera entrega. Creo que la saga REC es lo más diferente en cuanto a cine de género que se ha hecho en España, jamás habíamos tenido, más allá de la Serie B, una saga con continuidad como ésta, pero además sus directores han ido más lejos, haciendo de cada película una experiencia distinta. La primera entrega fue un verdadero soplo de aire fresco, cogió el ya tan quemado subgénero del found footage y creó una experiencia realmente divertida, que además fue de las mejores que supo usar este tipo de método narrativo. Era una película verdaderamente terroríficamente, un gran survival de horror, que dejó en shock a toda España. El reto con la segunda era repetir aquello que habíamos visto en la primera, pero seguir resultando novedosos, no era una misión fácil, y casi podríamos decir que fracasaron, esta especie de antología de relatos de terror, donde varias historias se cruzaban acerca de ese edificio, permitiendo explorar otros clichés del género como las posesiones, fue con diferencia la más torpe de las entregas de la saga.

Si se quería seguir con la saga, tocaba reinventarse, sus realizadores lo sabían, el público no aceptaría más de lo mismo, pero con la aparición entre medias de la serie The Walking Dead y todo el fenómeno zombie que ésta ha traído consigo, no volver a ese universo que habían creado sería un grosso error. Y con REC 3 llegó el cambio total, para empezar se prescindió del found footage, pero no se hizo de golpe y porrazo, sino que se apostó por incluir una justificación en la trama que explicase esto, y fue un acierto. Como fue un acierto también que se decidiera hacer de la película una comedia que era realmente divertida. Con ecos del Sam Raimi de los años 80, acompañada de la presencia castiza que daban hits de nuestra música como Eloise de Tino Casal, o muy especialmente, en uno de los mejores momentos de la película, Gavilán o paloma de Pablo Abraira, la película fue un desparrame completo, y una diversión que los espectadores no esperaban. Tanto es así, que la película fue injustamente vilipendiada por un sector del público que no entendían el cambio de tono de la saga, y se encontraron con una comedia cuando esperaban ver una nueva cinta de terror.

1410345059

En esta cuarta y última entrega, Balagueró decide volver más a los orígenes de la saga, si bien, elimina desde un principio la cámara en mano, estamos de nuevo ante una película que a todas luces pertenece al género de terror, aunque esta vez no se apuesta por realizar una película tan terrorífica como la primera, sino una película mucho más divertida, donde el survival y la claustrofobia vuelven a ser factores importantes para narrar la historia. La película se sitúa justo después de los incidentes en el edificio de Barcelona, la reportera Ángela Vidal, junto a un grupo de profesionales, son trasladados a un barco para ser puestos en cuarentena preventiva. Un lugar del que no podrán salir, y que pronto además será asediado por los zombies. Una nueva vez, Ángela se las tendrá que apañar para salir con vida de esta terrible amenaza.

Puede que Balagueró tenga razón, que ya está todo contado y que no hay nada nuevo que decir, y puede que efectivamente sea un buen momento para cerrar la saga. Pero lo cierto es que REC 4 sigue siendo tan absolutamente divertida como las películas que le preceden, un gran entretenimiento de envidiable factura. Además, en esta entrega, el realizador apuesta por una estructura mucho más cercana al cine hollywoodiense, lo que también, huyendo ya del formato de la cámara en mano, permite crear rápidamente cierta empatía con el público, en una película, que como ocurre con muchas cintas de género, no termina de arrancar hasta que la sangre y la violencia impregnan la pantalla, por suerte, ésta llega muy pronto, con la aparición de un mono infectado en uno de los momentos más salvajes y divertidos de la película, a partir de ahí, REC 4 es básicamente un divertido festival de terror, donde Manuela Velasco confirma por tercera vez que se ha convertido en la verdadera Scream queen del cine español.

1410345071

Y aunque sea el final, una pequeña puerta queda abierta, opciones más que visibles para que la saga vuelva en un futuro con una nueva entrega. Veremos si finalmente es así, porque estamos ante un universo tan rico e inédito en España que cualquier nuevo acercamiento a este mundo, si se hace con la certeza y la convicción con la que lo han hecho hasta ahora Balagueró y Plaza será bien recibida. Porque REC 4 es básicamente una película pensada para la gente, para que entre gritos y sangre, disfrute en su mayor esplendor, y es perfecta en este cometido.

3_estrellas

Ficha técnica:

Título Original: [•REC] 4 Director: Jaume Balagueró Guión: Jaume Balagueró, Manu Díez Música: Arnau Bataller Fotografía: Pablo Rosso Reparto: Manuela Velasco, Héctor Colomé, Mariano Venancio, Críspulo Cabezas, Paco Manzanedo, Emilio Buale, Ismael Fritschi Distribuidora: Filmax Fecha de estreno: 31/10/2014