FRANCES HA 01

Superar el precinto que envuelve la responsabilidad de ser ‘el co-guionista de Wes Anderson’, es toda una empresa que no se lo deseo ni al más pintado. Con la cantidad de neófitos por metro cuadrado que ha levantado en los últimos meses el cineasta texano, no es de extrañar que todo lo que huela a su nombre reciba la precoz categoría de “preferente”. No obstante, eso no ha parecido achantarle al bueno de Noah Baumbach, cuya fusión con Greta Gerwig, que protagoniza a su vez este drama de tintes afrancesados, logra un resultado que se desprende de ambos como un feto mal gestado. Sietemesino, me atrevería a señalar. Frances Ha, es un drama en blanco y negro sobre la aceptación social, el amor y la amistad. Todo ello desde un purismo que raya lo absurdo, acompañado por las influencias (muy visibles) del cine de Lena Dunham (Girls) y la corriente hipster/moderna/nerd que asola la sociedad de la parte norte del globo.

Recuerdo la primera vez que vi Girls. Por entonces aún estaba metida en el mundo de la ficción televisiva y veneraba a la HBO. Aunque lo segundo no ha cambiado, lo cierto es que con el tiempo, he aprendido a mirar con cierta distancia cualquier tipo de producto, lleve el sello que lleve impreso en el culo. Quizá por ello el piloto de Lena Dunham me causó tanta curiosidad. Era algo completamente novedoso, low cost (comparado con otras grandes de la major como Boardwalk Empire o Juego de tronos) y que hablaba de mujeres, pero sin ser una serie para mujeres (ahora es cuando empiezan a llover las collejas como panes). Fascinante. Luego ya vino el copy paste de la época y ahora el cine de tonalidades Dunham empieza volverse cansino y poco resultón. Aburre. Cito este ejemplo porque Frances Ha bordea constantemente la delgada línea entre lo Dunhamiano y el cinema verité, lo francés de la nouvelle vague y la realización de las películas en blanco y negro más primarias de Woody Allen. Es un melting point perfectamente calculado para asestar un golpe de fuerza sobre la mesa y señalar con el dedo al tema madre que aúna todo el conjunto: la aceptación social y por ende, con uno mismo. Eso es incontestable.

FRANCES HA 04

Frances es una inadaptada. Con todas las letras además. Lleva intentando ser bailarina desde siempre, no es capaz de mantener una relación social medianamente sana, tiene lo justo para pasar el mes y mantiene una relación pseudo-boller (aparentemente encubierta), con su mejor amiga, Sophie. Una amiga que la dejará a la primera de cambio cuando encuentre a un macho alfa con el que aparearse e instalarse a Tokyo, muy lejos de lo que luego parece ser la vida y civilización perfecta para ella. Todo es muy Dunham; porque ella no es guapa, ni tampoco delgada, ni tampoco una triunfadora. Me atrevería a decir que hasta la mitad de la película Frances te parece un peñazo. Porque no sabe hacer nada bien y mucho menos socializar. Y llega ese punto de toda película en el que necesitas que la trama avance, pero Baumbach está haciéndose un viaje de tripis por toda la complejidad interior de un personaje que, al final del visionado de la cinta, terminas por cogerle un cariño terrible. La película, que ha estado nominada a los Globos de Oro por mejor interpretación femenina en comedia o musical, entre otros, es un testimonio casi en primera persona y tremendamente contenido de una mujer que no encaja en ningún sitio. De una mujer vapuleada por una urbe árida y cruel (no hay más que ver lo que le llega a costar encontrar un maldito cajero automático), que le obliga a mudarse constantemente y por ende, no llegar a tener un lugar al que llamar hogar, salvo cuando regresa a su casa y vemos a una Frances en su salsa. Rodeada por un mundo que, pese a no ser el suyo, hace por comprenderla y la quiere tal y como es.

La grandeza de Frances Ha reside en que, aunque cueste creerlo, el mundo es así. A diferencia de otros dramas new age, no vemos llorar a Frances ni un solo minuto en toda la historia. La cinta pasa por encima, pero tampoco nos hace falta. Compramos a Frances tal y como es porque nosotros si, a diferencia del resto y de su amiga Sophie al principio, sabemos comprenderla y abrirle la puerta del apartamento adecuado para que pueda seguir peleando por el sueño de ser bailarina. Al igual que Dunham, todos somos un poco losers e inadaptados. Y como se lleva lo moderno y lo diferente, Frances Ha se vende sola.

FRANCES HA 03

Considero que Frances Ha es un visionado muy recomendable, pero tampoco lo considero el estreno del año. Si echamos un vistazo a la cartelera actual, es cierto que se agradece enormemente un soplo de aire fresco ante unos títulos tremendamente americanizados y palomiteros que sólo buscan dejar en formol el cerebro del espectador. Para simpatizar con Frances Ha, Baumbach busca que nos impliquemos y que suframos con ella. Que pese a ser una mujer tan emocionalmente hermética, logremos colarnos por el breve resquicio que nos ha dejado a través de un guión bien colocado y que sabe lo que quiere contar en todo momento. A todo esto hay que sumarle una realización afrancesada que no falla, interpretaciones excelentes y un ritmo prudente, pero que a veces peca de precavido. En definitiva, un auténtico ejercicio naïf e inteligente que de bien seguro, no dejará a nadie indiferente.  

3.5_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Frances Ha Director: Noah Baumbach Guión: Noah Baumbach, Greta Gerwig Fotografía: Sam Levy Reparto: Greta Gerwig, Mickey Sumner, Adam Driver, Michael Esper, Grace Gummer, Charlotte d’Amboise, Michael Zegen, Patrick Heusinger, Justine Lupe Distribuidora: Avalon Fecha de estreno: 04/04/2014