Bob Hoskins

El cine está triste, ha perdido su sonrisa. Hay actores especiales, actores que nacen destinados a hacer reír. Bob Hoskins era uno de ellos y ha fallecido hoy a los 71 años, una neumonía nos apagó la sonrisa, su agente lo ha confirmado.

Pero Bob Hoskins era más que un cómico, en nuestra retina quedará para siempre su ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, su Smee de Hook, sus personajes en películas tan dispares como Sirenas, el Super Mario de Super Mario Bros, en Brazil o incluso su Edgar Hoover de Nixon.

Este británico, que empezó en el teatro a finales de los años 60 y empezó a prodigarse en el cine a partir de un pequeño papel en la película El muro de Alan Parker, pronto se descubrió como un rostro amable, de esos que se te quedan en la retina. Era gracioso por naturaleza, pero eso no le impidió trabajar con excelente resultados en papeles dramáticos, fue por un papel dramático por el que le llegaron los mayores reconocimientos de su carrera, su excelente interpretación en Mona Lisa de Neil Jordan le valieron la Palma de Oro en Cannes, el Globo de Oro y el BAFTA.

Hoy el mundo está triste, a Roger Rabbit le ha engañado Eddie Valiant, se ha ido, y no tenía que irse. Hoy el mundo del cine echa de menos a Bob Hoskins, era como de nuestra familia.