"KAMIKAZE"

No es fácil tratar un tema tan peliagudo como el terrorismo desde una perspectiva cómica, como tampoco es fácil que una película actual sobre un atentado terrorista en Rusia esté exenta de polémica, por todo el tema de las tensiones políticas con Ucrania. Evidentemente las tensiones entre Rusia y Ucrania no entraban dentro de los planes de la productora cuando decidió proponer esta fecha para el estreno de Kamikaze, pero no deja de ser curioso (por decirlo de alguna manera) que esta película llegue a los cines precisamente en estas fechas. A pesar de todo, si algo es seguro es que en el mundo del cine, y en general, hay que ser valiente y arriesgado y Kamikaze se ha atrevido a tratar semejante tema con mucho humor y de una manera muy correcta. La fortuna favorece a los valientes, o algo así escribió Virgilio. No sabemos si Álex Pina tendrá fortuna con su primer largometraje, pero como poco hay que reconocer su valor al hacer esta agradable película con el terrorismo como tema principal. Apenas unos días después de su presentación oficial en el Festival de cine de Málaga, en la que no ha tenido una mala acogida, Kamikaze llega a los cines españoles dispuesta a ser una de las películas patrias a tener en cuenta en 2014.

Slatan, ciudadano del ficticio país de Karadjistán, tiene la misión de cometer un atentado terrorista inmolándose en un avión en el aeropuerto de Moscú en el momento del despegue. Una tormenta de nieve impide que el avión salga hacia Madrid y los pasajeros son alojados en un hotel en las afueras. Allí Slatan deberá convivir durante unos días con las personas a las que tiene previsto asesinar.

"KAMIKAZE"

La mezcla de comedia y drama, además de cierto toque de thriller, le sienta muy bien a una película que, pese a no ser una gran obra, deja bastante satisfecho. Emociona y divierte, Álex Pina dirige muy dignamente su ópera prima en la que mantiene un ritmo fantástico. El director conocido por sus trabajos en series de ficción prueba suerte por primera vez en la gran pantalla asumiendo el riesgo de dirigir una película tan controvertida como puede ser Kamikaze, y la verdad es que no lo hace nada mal. El ritmo, como decimos, es vital para que la película no decaiga en ningún momento. Es cierto que el tramo final es algo más flojo, pero no por ello la película es peor. No solo por una ligera bajada de ese buen ritmo, si no por lo acontecido en dicho tramo. Entre situaciones que demuestran la humanidad de Slatan y los chistes del variopinto grupo de pasajeros del avión Kamikaze se mantiene siempre a flote y consigue que el público no se aburra en ningún momento. Kamikaze es una película pensada para el disfrute de un amplio público que, si es consciente de lo que va a ver, puede salir con una gran sonrisa del cine.

El buen trabajo de Álex García como Slatan hace que la película no resulte poco creíble o ridícula, como muchos podrían pensar al leer la sinopsis. El resto del reparto, plagado de numerosos secundarios entre los que encontramos rostros muy conocidos como los de Verónica Echegui o Carmen Machi, realiza un trabajo muy coral haciendo de la película un excelente divertimento. Entre todos ellos hay que destacar a Eduardo Blanco, que está divertidísimo en su rol de vendedor de zapatos.

La gran duda que presenta Kamikaze es la posibilidad de redención de un terrorista, si la bondad o la maldad se adquieren o es inherente al ser humano. ¿Será capaz Slatan de hacer estallar el avión en el que viajarán personas con las que ha compartido techo y mesa durante días? Esa es la gran incógnita del film de Pina. Entre situaciones dramáticas y cómicas por igual vemos como Slatan cada vez tiene más dudas respecto a su misión, no tiene del todo claro si debe inmolarse como un acto de valor por su pueblo o si debe abortar dicha misión, aunque en el fondo de su corazón tiene claro que la misión debe ser cumplida.

"KAMIKAZE"

Tampoco es casualidad que los pasajeros con los que Slatan sean personas que merecen una segunda oportunidad en la vida. Gente como una viuda con dos niños pequeños (Carmen Machi), un vendedor de zapatos divorciado (Eduardo Blanco) o una chica con mala suerte en el amor (Verónica Echegui). También tenemos gente que empieza una nueva vida, es el caso del joven matrimonio formado por Leticia Dolera e Iván Massagué, y gente cuya vida se ha ido apagando y se encuentra sola en el mundo, en este caso Héctor Alterio. Este grupo de personas que tanto intentan interactuar con Slatan de manera amigable son precisamente los que harán que el terrorista abra un poco su corazón y comparta emotivos y divertidos momentos con sus futuras y presuntas víctimas.

En Málaga el film de Álex Pina ha dejado satisfecho al público, que ha reído a carcajadas y se ha emocionado con esta singular historia. Ahora queda saber cual es el veredicto del resto de espectadores que deseen acercarse a ver esta divertida película. Está claro que Kamikaze no está llamada a ser una película trascendental y no estamos ante uno de los films más destacados del año. En cambio, proporciona una hora y media de cine amable y divertido, que debería contentar a la mayor parte del público de una manera u otra. Puede que Kamikaze no sea una gran obra, pero desde luego no es una mala película.

3_estrellas

Ficha técnica:

Título original: Kamikaze Director: Álex Pina Guión: Iván Escobar, Álex Pina Música: Manel Santisteban Fotografía: Miguel Ángel Amoedo Reparto: Álex García, Eduardo Blanco, Verónica Echegui, Carmen Machi, Leticia Dolera, Iván Massagué, Héctor Alterio, Ajay Jethi Distribuidora: Warner Fecha de estreno: 28/03/2014