Mandela1

La trágica pérdida de Nelson Mandela el pasado mes de diciembre coincidió en el tiempo con el estreno del largometraje basado en su vida que Justin Chadwick había preparado. Basada en las memorias que el propio Mandela había escrito, este recorrido por toda su vida, podría haber supuesto uno de los más bellos homenajes a uno de los símbolos más importantes para la libertad durante el siglo XX. Y se podría decir que lo consigue, pero a medias, porque si bien la película hace un recorrido que se puede considerar bello a todos los capítulos de la vida del Madiba. Es un recorrido que se hace con respeto, con admiración hacia su figura. El problema es que esta recopilación de momentos acaba resultando siendo poco más que un grandes éxitos de la vida de Mandela. Excepcional en la forma, como superficial y simplista en su contenido. Sí, puede considerarse un bello homenaje a la vida de Mandela, pero un completo fracaso artístico como película.

Mandela: Del mito al hombre recorre su vida desde su adolescencia. Vemos a Nelson Mandela haciéndose un hombre según las tradiciones africanas, siendo un abogado de éxito que lucha por la igualdad con los miembros de la comunidad negra. Le vemos en la relación con su primera mujer, como esta relación se terminó por ser él un mujeriego. Sus primeros escarceos con el CNA, su conversión en terrorista casi a la fuerza ante la opresión política del apartheid. Su ingreso en la cárcel, donde residió durante 27 años. Su salida de la cárcel. Sus problemas con su segunda mujer con el cambio de actitud de ésta. Su forma de acceder a la política, de convertirse en líder del pueblo americano, su pensamiento para terminar con el apartheid y con la violencia que arrasaba Sudáfrica, para finalmente verle llegar al poder. Todo esto es esencialmente la vida de Nelson Mandela, resulta extenuante simplemente leer todo lo que este hombre hizo en vida, ¿querer plasmarlo en una película de dos horas y media? Un completo error. Porque sencillamente Mandela luchó y sufrió por lo que creía, para al final, a los setenta años, conseguir cambiar el rumbo completo de un país. Todo aquello por lo que había luchado desde que era bien joven. Hay muchos puntos en la vida de Mandela que habrían dado para una película interesantísima sobre el personaje, toda ella, es demasiado. Y es curioso porque todo está tan mal planteado, que su duración, tan corta para todo lo que debe contar, encima, acaba resultando demasiado larga.

Y esto ocurre sencillamente, porque este hombre, que tuvo una vida tan emocionante e hizo un montón de cosas interesantes, está narrado de manera completamente superficial. Hay tan poco tiempo, que apenas se puede profundizar en la mente de Mandela. Se habla de sus relaciones personales, pero no existe un retrato fehaciente de cómo era la actitud de Mandela en su hogar. Se habla de su lucha política, pero ni siquiera hay tiempo para hablar de lo que fue el apartheid. Se habla de todo lo que luchó para cambiar un país, pero tampoco hay una muestra de lo que estos cambios significaron sobre su pueblo. En cambio, lo que aquí nos encontramos es un biopic llevado de la peor manera convencional, un biopic centrado en mostrar todas la grandes hazañas de la vida de Nelson Mandela como si de un disco de grandes éxitos se tratase. Está lleno de hits que nos encantan, pero no tiene alma de conjunto, está perdido en la obligación de tener que mostrar únicamente lo mejor, sin preocuparse por la inherencia que debe tener un LP y que se construye desde su primera a su última canción, aunque en la era del mp3 reproduciendo en modo aleatorio, incluso se podría decir que hasta es acorde a los tiempos en los que vivimos. Vemos a Mandela hacer muchas grandes cosas, muchas el espectador las conocerá, otras a lo mejor le pillan de nuevas. Es bonito conocer la vida de alguien como Nelson Mandela, pero más importante es aún que la película tenga una coherencia lógica. Que un personaje como el de Mandela, no sea objeto más que de una simple recreación de sus actos que parece completamente superficial.

Mandela2

Pero hay un punto, en ella que es capaz de hacer sentir que la película es mucho mejor que de lo que realmente es. La escandalosa interpretación que realiza Idris Elba del personaje de Mandela. La forma de la que borra del mapa por completo al líder sudáfricano para convertirse en él. La manera de la que usa su impresionante voz grave para dar potencia a un hombre, que pese a que la constitución de la película podría haberla hecho caer en lo hagiográfico, siempre se siente humano. Es un hombre con ideas (queremos entender cuáles son, pues conocemos al personaje, pero tampoco la película se esfuerza demasiado en establecer estos ideales), y hace que esto que tiene en su mente sea lo que cambie en el mundo. No cree en milagros, pero sabe que los necesita. No cree en la violencia, pero no tiene otra solución que usarla. E Idris Elba es capaz de meterse en sus entrañas y acercar a este hombre a esas decisiones de una forma natural. Meterse en la piel de un personaje como el de Madiba era complicado, y más con un guión como éste, pero la actuación de Elba nace por completo desde sus entrañas, parece que le interesa poco lo que está escrito. Él quiere ser Mandela, y a cambio nos regala una brillante actuación para la que todos los halagos se quedan corto.

Sí, realmente podríamos decir que Mandela: Del mito al hombre es un bonito homenaje, lamentablemente póstumo, para acercar al espectador a conocer la figura de uno de los hombres más importantes de nuestra historia. Pero también podemos decir que como película es un completo fracaso, porque prácticamente tiene más alma de enciclopedia que de película. Para hacer una película como ésta, uno se pregunta si no hubiera sido mucho más interesante la realización de un documental. A buen seguro que hay suficiente material de archivo para recoger todos los puntos a los que la película se acerca, y adquiriría una función didáctica que sería mucho más enriquecedora que lo que la película nos muestra.

2_estrellas

Ficha técnica:

Título Original: Mandela: Long Walk to Freedom Director: Justin Chadwick Guión: William Nicholson Música: Alex Heffes Fotografía: Lol Crawley Reparto: Idris Elba, Naomie Harris, Tony Kgoroge, Riaad Moosa, Jamie Bartlett, Lindiwe Matshikiza, Terry Pheto, Deon Lotz, Mark Elderkin, Michelle Scott Distribuidora: Warner Fecha de estreno: 17/01/2014