La gran noche del cine catalán ya ha llegado. Y es una noche especial, pues los premios cumplen ya cinco años. Para celebrar una ocasión tan especial, por primera vez la gala ha sido en directo en el BTM (Barcelona Teatre Musical) y presentada por Andreu Buenafuente. Blancanieves y El bosc encabezan las nominaciones con 12 y 11 respectivamente, pero no hay una favorita clara, ya que Els nens salvatges, Fenix 11-23, [REC]3 Génesis y Una pistola en cada mano parten con 8, 7, 6 y 6 nominaciones. Lo único claro son la retirada de Joel Joan de la presidencia de la academia, que Las aventuras de Tadeo Jones es la mejor cinta de animación y el Gaudí de honor para una de las grandes damas del panorama catalán: Montserrat Carulla. Falta ver si el resto de cosas cumplen con los pronósticos o hay sorpresas.

Empieza con un vídeo rodado por la ESCAC y protagonizado por Andreu Buenafuente y J. A. Bayona. En esta película, Buenafuente le explica a Bayona la idea de una película para los Gaudí: debe recuperar el premio Gaudí que ha sido robado por un enmascarado, mezcla de el fantasma de la ópera y el de V de Vendetta. En su persecución por recuperar la estatuilla, Buenafuente se cruza con varios de los nominados, que colaborarán en su empresa por recuperar el premio.

Finalizado el vídeo, Buenafuente sale al escenario y dedica un pequeño monólogo crítico con la situación actual: crisis, recortes, el IVA en la cultura… Pero eso una noche festiva, así que pronto pasa a dedicarle unas palabras a varios de los nominados, como es costumbre en este tipo de galas. Es un momento ágil y divertido, Andreu Buenafuente demuestra estar en buena forma para presentar una gala de premios, ya lo demostró en los Goya (2 veces). Finalizado su presentación, Buenafuente da paso a la entrega de premios recordando a los futuros ganadores que al día siguiente hay gente que trabaja y sería bueno no alargarse con los agradecimientos para no acabar muy tarde.

Entra en el escenario Irene Montalá para dar el primer Gaudí de la noche, en este caso para el mejor actor secundario. Y el ganador es… ¡¡Eduard Fernández!! por Una pistola en cada mano. Consigue así su segundo Gaudí, el primero fue por La mosquitera. Mientras agradece el premio, sale Buenafuente y le interrumpe para recordar que es el minuto 17:14 de la gala, por si alguien quiere celebrarlo. Una clara referencia a los cánticos que se producen últimamente en ese minuto en el Camp Nou.

Sale Berto Romero al escenario para interpretar unos minutos musicales sobre el trabajo y la fama del actor, con fragmentos dedicados a parte de los presentes e incluso con la participación del actor Roger Coma. Finalizados los minutos musicales, entregan el Gaudí a la mejor película para televisión. Y la ganadora es… ¡¡Tornarem!! de Felip Sobrer. El director agradece al equipo de la peli y tiene unas palabras de recuerdo para Jordi Dauder, último Gaudí de honor y fallecido recientemente.

Ahora es el turno para Aina Clotet y Úrsula Corberó, que hacen acto de presencia vestidas igual, representando el clásico: dos mujeres no repiten el mismo vestido en una fiesta. Tras arrancarse algunas piezas de éste y confeccionárselo a su gusto para que quede diferente y estén las dos bellísimas, presentan el Gaudí al mejor vestuario. Pero tras los nominados, descubren que se han dejado el sobre. Por fortuna, Buenafuente lo tenía y se lo trae con las mangas de la americana y una pernera arrancadas. Él también se ha encontrado a otro vestido igual. Y el ganador es… ¡¡Paco Delgado!! por Blancanieves. Empieza con buen pie el camino hacia el triplete Paco Delgado, recordemos que está nominado también al Goya por la misma película y al Oscar por el vestuario de Los miserables. Recoge el premio en su nombre, Pablo Berger. Las mismas presentadoras introducen el Gaudí a la mejor dirección artística que es para… ¡¡Alain Bainée!! por Blancanieves. Su segundo Gaudí, tras Transiberian.

Entra Belén Fabra y David Selvas al escenario para presentar el Gaudí a la mejor música original. Y el Gaudí es para… ¡¡Alfonso de Vilallonga!! por Blancanieves. Nada más recoger el premio, afirma que creía que lo importante estaba dentro del sobre, en clara alusión al caso de los sobres del PP y Bárcenas. Tras su apunte político, agradecimientos de rigor para el equipo, amigos y familia. Es el momento para el Gaudí al mejor sonido. Y es para… ¡¡Oriol Tarragó y Marc Orts!! por Lo imposible. Primer Gaudí para la película de Bayona. Los ganadores dedican unas palabras a Sonoblok, estudio de sonido que ha tenido que cerrar por culpa de la crisis.

Pequeña pausa en la entrega de premios que aprovecha Buenafuente para crear un nuevo Gaudí: el premio al mejor actor terciario. Entra Cristina Brondo para acompañar a Buenafuente. Los nominados son Itzíar Castro por Blancanieves, Albert Palau por el papel de Guardia civil en Fenix 11-23, Víctor Jiménez por su papel de croupier en The Pelayos y Chingiz Asanbek por su papel de zombie cortado por la mitat en [REC]3 Génesis. Y el ganador es… Chingiz Asanbek, que sube al escenario caracterizado como zombie. Evidentemente, este premio no cuenta para el cómputo global, pero viendo como está el panorama, no sería descartable que fuera el único preio que recibiera la película.

Es el turno para el veterano actor Joan Pera. Pera quiere compartir su preocupación por quién le tiene que maquillar cuando hace una película porque, palabras suyas, si la película es un bodrio al menos él saldrá bien. Toca dar paso al “increible caso de Benjamin Pera”: entran varias maquilladoras al escenario y aprovechando el tumulto de gente Joan Pera es sustituido por Roger Pera, su hijo. Tras esta broma, padre e hijo presentan el premio al mejor maquillaje. Y el Gaudí es para… ¡¡David Martí y Montsé Ribé!! por Lo imposible.

Tras el salto a la publicidad, Buenafuente vuelve a estar en el escenario haciendo un breve resumen exagerado sobre lo que ha pasado en la gala: lava, el alcalde de Barcelona entrando por el techo en paracaídas, Joel Joan hablando en castellano… Y llega el momento Twitter en el que Buenafuente, supuestamente, colgará alguna foto en su perfil para todos sus followers. Todo esto antes de dar paso a Javier Mariscal con un discurso sobre George Méliès para presentar el Gaudí a los mejores efectos especiales. Y el Gaudí es para… ¡¡Jose Maria Aragonés!! por Las aventuras de Tadeo Jones.

Y es el turno para el Gaudí al mejor montaje. Y la estatuilla es para… ¡¡Elena Ruiz y Bernat Vilaplana!! por Lo imposible. Agradecimientos de rigor para la familia, amigos y equipo de la película. Pocas sorpresas de momento en las recogidas de premios.

Marta Carranza y Lluís Soler para entregar el Gaudí al mejor guión. Y el ganador es… ¡¡Tomás Aragay y Cesc Gay!! por Una pistola en cada mano. Turno para la mejor fotografía. Y el Gaudí es para… ¡¡Oscar Faura!! por Lo imposible.

Vuelve Buenafuente al escenario para animar la gala. La verdad es que estos últimos premios han bajado un poco el ritmo. Buenafuente recupera los chistes sobre Twitter y da paso a Marta Torné y Jan Cornet. Entregarán el premio a la mejor película secundaria. Y la ganadora es… ¡¡Candela Peña!! por Una pistola en cada mano. Candela recuerda que lleva un tiempo sin trabajar por su reciente maternidad y pide trabajar más que, visto lo visto con el premio, afirma se le da bien y tiene una familia por mantener.

Ahora es el turno al Gaudí a la mejor dirección de producción. Y el ganador es… ¡¡Eduard Vallés!! por The Pelayos. Volvemos a la fórmula clásica de agradecimientos para colaboradores y amigos. Y llega uno de los momentos más tristes, pero necesarios: un recuerdo para todos los que se han ido y que han trabajado en el mundo del cine.

Vuelve Buenafuente al escenario. Es el turno para las películas de animación y Andreu aprovecha para hacer algún chiste sobre las películas y caracterizarse digitalmente como los protagonistas. Hora de darle el premio a la mejor película de animación. Y la ganadora es… ¡¡Las aventuras de Tadeo Jones!! Sin sorpresas en esta categoría. Sube el equipo de la película a recoger el premio. Recuerdan que han sido la película de animación más vista en España y que de la incerteza de poder seguir trabajando en animación han pasado a estar ya preparando la secuela. 

Vuelve Buenafuente al escenario para introducir la categoría de cortometrajes. Y es el momento para una nueva invención: el diminutraje Soledad sin Remedio. Diminutraje de apenas 10 segundos sobre una señora, Soledad, que va al parque y Remedios no la ha podido acompañar. Brillante gag, Buenafuente demuestra estar en forma y tener momentos de auténtico genio. Y, ahora sí, el Gaudí al mejor cortometraje es para… ¡¡Luisa no está en casa!! de Celia Rico.

Llega el momento de ponerse solemnes. Es el turno para el presidente de la academia, Joel Joan. Hace balance de estos cinco años de evolución de los premios y la academia y como han crecido en este tiempo. Joan reivindica que la academia es un proyecto que va a favor de todo y en contra de nadie y la defiende como una maquinaria de apoyo en favor de la calidad del cine catalán. Y tras el discurso del presidente, llega el gran momento: la entrega del Gaudí de honor a la gran dama del cine, el teatro y la televisión catalanes, Montserrat Carulla. Empieza presentándose como acostumbra en actos públicos: “Buenas noches, soy Montserrat Carulla, actriz catalana e independentista. Pero mi independentismo no va en contra de nadie. Admiro la cultura y la lengua del pueblo español, pero lo quiero y lo admiro y lo quiero a mi lado como amiga, amiga en libertad.” En su discurso tiene palabras para los que empezaron con ella, los que han continuado y con un marcado tinte político. No podía ser de otra manera. También afirma que odia la falsa modestia y que está orgullosa por lo que ha hecho y que volvería a hacerlo. El tiempo ha demostrado que ha acertado y puede contarlo sobre el escenario del BTM sosteniendo el Gaudí de honor.

Ahora Buenafuente sale a la calle en busca de gente para tocar la calle en busca de espectadores de cine catalán y de gente que no mira los Gaudí. Se cruza con unos jóvenes en unas escaleras, llama a un interfono para hablar con los vecinos y se encuentra con una señora paseando al perro y se la trae al escenario. Momento fresco y entrañable, aunque se nota que está preparado, para presentar el premio al mejor documental. Y la ganadora es… ¡¡Jordi Dauder, la revolució pendent!!.

Ha llegado el momento de los grandes premios: Nausicaa Bonnin entra para presentar el premio al mejor actor protagonista. Y el ganador es… ¡¡Àlex Monner!! por Els nens salvatges. El Lleó de Pulseras Rojas consigue su primer Gaudí. Y como no podía ser de otra manera, agradecimientos a la famila, amigos y equipo de trabajo. 

Vuelve Buenafuente al escenario que se lo hace venir bien para meterse con los franceses y su tópico de ser unos guarros y aprovecha la ocasión para subir a Sergi López, que le devuelve la pullita diciéndole que Buenafuente “lo hace bien” (el francés). Buena química entre los dos que muestran buena complicidad mientras uno le pide al otro que traduzca frases del catalán al francés. Este momento es aprovechado para que López le mande un mensaje en francés a Rajoy reivindicando la cultura y el daño que un 21% de IVA le hace. Por suerte, lo han subtitulado o Rajoy no hubiera entendido más que su nombre… y gracias.

Y todo este momento galoreivindicativo sirve para presentar el Gaudí a la mejor película europea. Tanto francés parece introducir que la ganadora a la mejor película europea será Dans la maison o Intocable. Y, finalmente, el Gaudí a la mejor película europea es para… ¡¡Lo imposible!! Al final tanto francés no ha sido indicativo de nada. Recoge el premio J. A. Bayona que recuerda parte del equipo que no ha sido nominado y reivindica el placer y las ganas de hacer cine de su generación. 

Santi Millan y Clara Segura para presentar el premio a la mejor protagonista femenina. Y el Gaudí es para… ¡¡Maria Molins!! por El bosque. Una muy embarazada Maria Molins sube al escenario a agradecer al equipo y a las otras nominadas el premio. 

La entrega de premios ahora toma otro ritmo y rápidamente Agustí Villaronga hace acto de presencia al escenario para presentar el premio al mejor director. Bayona y Lo imposible pueden hacer pleno de premios si se lleva el premio. Y lo consigue. 6 de 6 para la película del tsunami. 

Jaume Balagueró i Lluís Homar presentan la película de habla no catalana. Y la ganadora es… ¡¡Una pistola en cada mano!! de Cesc Gay. Se confirma que [REC]3 Génesis, salvo el falso premio al mejor actor terciario, no se llevará ninguna estatuilla. Una pena que esta película no se haya llevado el reconocimiento que se merecía. Y finalmente, J. A. Bayona y Silvia Munt entregarán el último premio, el Gaudí a la mejor película de habla catalana. Y la ganadora es… ¡¡Blancanieves!! de Pablo Berger. Confirma los pronósticos que apuntaban como la favorita, aunque su bagaje de premios es menor de lo esperado..

Balance final:

Lo imposible se alza como una de las grandes vencedoras de la noche al llevarse todos los premios a los que optaba. 6 de 6 para la superproducción de Bayona que ha tenido una gran aceptación entre el público y también entre los miembros de la academia. Posteriormente, la siguen Una pistola en cada mano con 4 de 7 nominaciones y Blancanieves con 4 de 12. Mención a parte merece Las aventuras de Tadeo Jones que se ha llevado dos premios. 

Relacionado con los premios, ha sido una gala previsible que ha cumplido con varios de los pronósticos. Se esperaba que las dos grandes nominadas se llevarían algo más, 4 Gaudí para Blancanieves parecen pocos. Lo mismo pasa con sólo un Gaudí para El bosque entre 11 nominaciones. Sin embargo, la cosa no ha estado tan repartida, pues de 22 categorías las tres grandes ganadoras abarcan 14 (y el algunas no participaban).

Por lo que respecta a Buenafuente, ha mejorado el tipo de gala que se había visto hasta ahora en los Gaudí. Bregado en batallas anteriores en los Goya, ha demostrado soltura e ingenio para llevar a buen puerto el espectáculo. Sensible con el momento,  ha sabido articular los temas de la actualidad social y cultural catalana y ha conseguido que el público se identificara. Espero que ya le hayan llamado para presentar la próxima gala.