Tras cuatro años sin estrenar, uno de los grandes directores españoles vuelve con una nueva película que narra los primeros años de Pablo Picasso en París rodeado de amigos y artistas. La trama parte de una anécdota real en la que Picasso fue detenido e interrogado durante un día por el robo de la Gioconda. A partir de ahí crea una serie de historias que  ya son ficción como bien se nos indica al comenzar. Colomo nos presenta a un joven Picasso que todavía no es el gran pintor que llegó a ser, sino un joven que tiene que comenzar su vida en un lugar algo hostil, apenas habla francés y aún no ha encontrado su estilo, alguien que vive obsesionado por el arte y eso hace que descuide las relaciones con las personas que le rodean. La historia nos habla de un Picasso misógino con una relación complicada con las mujeres, aunque en esta película la relación entre Picasso y Fernande Olivier es tensa porque el se preocupa más por sus cuadros y su trabajo que por ella, a la que ve más como algo de su propiedad que como una persona que pueda tener sentimientos. Es un retrato bastante amable que ha contado con el beneplácito de la familia del pintor que en todo momento busca proteger su imagen. En cuanto a los amigos que forman esa banda están George Braque, Max Jacob, Manolo Hugué, o el poeta Guillaume Apollinaire. La amistad se ve empañada a veces de envidias y de excesos de egos.

En la película se sitúa en un momento de experimentación artística y de buscar nuevas fórmulas como es el cuadro de Las señoritas de Avignon que supuso el inicio del cubismo que también desarrollarían Braque y Juan Gris al que no se menciona en la película. También se muestra el rechazo que provocó con este cuadro al ser una ruptura tan grande con lo que se estaba haciendo hasta ese momento. En la película se nos muestra las tensiones con Matisse.

La banda Picasso se mueve entre el drama y la comedia sin que ninguno de los dos géneros prevalezca, se trata de una recreación de una época y de la vida de unos personajes que han llevado una vida intensa y apasionada. Lo malo es que luego a la hora de plasmarlo Colomo no desprenda la misma intensidad y la falta de ritmo en algunos momentos hace que resulte algo pesada y se pueda perder el hilo de la historia. Como el mismo reconoce Colomo no es un director que haga películas de gran profundidad sino más bien relatos “superficiales” sobre la difícil etapa de los inicios. A mi me hubiera gustado que se centrara en la parte de creación y que explorara cómo surgen las nuevas ideas más allá de que utilizara como fuente de inspiración para el cuadro de Las señoritas de Avignon las cabezas de unas esculturas ibéricas robadas del Louvre.

A pesar de toda la dedicación del director, de las 14 versiones del guión y de los 8 años invertidos, no consigue emocionar ni trasmitir demasiado. No siempre sabe lo que quiere contar y abre puertas que no sabe cómo cerrar. Quizás lo mejor de la película es la ambientación de Francia y la canción   que cuenta con una nominación a los Goya, así como la elección de Ignacio Mateos de protagonista porque consigue transformarse en el personaje.

Título Original: La banda Picasso Director y Guionista: Fernando Colomo Música: Juan Bardem Fotografía:Jose Luis Alcaine Intérpretes: Stanley Weber, Louise Monot, Raphaëlle Agogué, Thomas Jouannet, Lionel Abelanski, Jordi Vilches, Alexis Michalik  e Ignacio Mateos Distribuidora:Alta Films Fecha de estreno: 25 de enero de 2013