Hoy hablamos de la película que inauguró el pasado festival internacional de San Sebastián y que viene alabado por unas relativas buenas críticas en USA. Una cinta que personalmente no me ha gustado. Aquí os expongo el por qué llego a ésta conclusión.

‘El Fraude’ narra la historia de un magnate de los negocios y propietario de una entidad bancaria al que todo le va bien hasta que encadena una serie de mentiras y actos en absoluto positivos para su vida y su negocio. A partir de eso, ‘El Fraude’ representa (o quiere representar) un descenso a los infiernos además de una feroz crítica social que se queda en una crítica social descafeinada.

‘El Fraude’ es envuelto por una atmósfera elegante y seria gracias a un montaje más que notable, a una buena fotografía y a una excelente banda sonora creada por el compositor Cliff Martínez (que ya nos regaló la estupenda partitura de ‘Drive’). Ésta atmósfera ayuda a un guión que avanza entre zancadas, y tropiezos por un barrizal de clichés que acaban por convertir a éste “blockbuster indie” en un thriller que no aporta nada nuevo al género pese a sus intentos de refrescar el mismo.

Y es que ‘El Fraude’ parte de una premisa, para que nos vamos a engañar, bastante tópica y típica para continuarla en un desarrollo pobre que se basa en escenas nada creíbles, e incluso inconexas, que intentan llevarnos a un buen final que nos deje un buen sabor de boca y que, de nuevo, acaban sin conseguir. Un inicio completamente falso, nada creíble e incluso absurdo que acaba en una escena “clímax” a partir de la cual todo lo formado en el prólogo (que de por sí ya era regular) se derrumba sin frenos. En esta primera parte aparece Laetitia Casta. Muy guapa ella, sí. No hay más que comentar sobre la “actriz” francesa, que se va y viene y se limita a gritar un poco al señor Gere, mancharle de merengue (el de la tarta de cumpleaños, malpensados) y acabar con el cuello rajado (no, no os estoy spoileando nada).

El final de la ópera prima de Nicholas Jarecki es un final abierto, no, es un final “vago”. Permitidme la expresión. Y es un final vago porque no acaba de atar ningún cabo suelto ni de darnos un, valga la redundancia, final para cualquier de los personajes. Y no tengo nada en contra de los finales abiertos, al contrario, creo que incluso ayudan a levantar algún film, pero considero que los estos finales deben hacer pensar al espectador, dar pie a algo, mostrar algún elemento que confunda o retuerza todo lo que hemos visto anteriormente. El final de ésta cinta no hace nada de eso, sino que te deja un sabor de boca áspero y una sensación fría que incluso empeora tu opinión final.

Con respecto a los personajes y sus interpretaciones, debo destacar el personaje (que no la interpretación) de Richard Gere, interesante, bien construido y definido que aporta una nueva visión al clásico arquetipo de triunfador desdichado por sus propios actos, y por el que, incluso, llegas a sentir empatía. ¿Qué por qué no destaco su interpretación?, bueno, es innegable que Gere proporciona una interpretación, al igual que la cinta, sobria y notable, pero, personalmente, no le ví en ese estado de lucidez del que todos hablan y menos como un posible candidato al Óscar de Hollywood. Respecto al personaje de la que se vende como co-protagonista del film, Susan Sarandon, decir que su papel es tan ínfimo y a su vez exagerado que dificilmente podríamos valorarle. Los demás secundarios son, eso, muy secundarios. Una enorme Britt Marling en un papel más que desaprovechado y un notable Tim Roth en el personaje que lleva interpretando desde hace años (ojo, no es malo, al contrario, nos aporta un estupendo ejercicio interpretativo)

‘El Fraude’ intenta retratar la época actual, concretamente, la crisis económica, y ésto es uno de los propósitos que la cinta consigue. Gracias, de nuevo, a su atmósfera y no tanto a su planteamiento argumental. También, en parte, retrata la ambición y la traición de una manera interesante.

En definitiva nos encontramos ante un thriller económico, que retrata de manera elegante la época que vivimos, pero que se queda en una simple anécdota totalmente previsible del que no destaca nada sobre nada y que sólo sirve para asentar unas bases medianamente sólidas en la carrera del director. Una cinta que no aporta nada nuevo y que confirma que actualmente, parece que, los thrillers se hacen “en serie”. Buenas intenciones pero resultado fallido. Una pena.

Título Original: Arbitrage Director: Nicholas Jarecki Guión: Nicholas Jarecki Música: Cliff Martinez Fotografía: Yorick Le Saux Interpretes: Richard Gere, Susan Sarandon, Tim Roth, Britt Marling, Laetitia Casta, Nate Parker Distribuidora: TriPictures Fecha de Estreno: 05/10/2012