A veces resulta inevitable no dejarse llevar por el título o la trama de una película romántica. La experiencia nos ha dado la razón, por eso prepararse ante el visionado de un filme de este ámbito no es nada nuevo, seguramente no dejará de redundar en el género aunque de alguna forma intentará innovar, culpa de ello la tienen la inmensa cantidad de largometrajes remilgados y de relleno que nos llegan made in Hollywood. Afortunadamente aún quedan películas con las que equivocarse. Antes del amanecer puede ser una de ellas, toca un tema que desgraciadamente hemos visto demasiadas veces en la gran pantalla, sin embargo este filme independiente de Richard Linklater sorprende, y lo hace por no caer en lo empalagoso a pesar de su sencillez, por crear una historia de amor de la nada y sobrellevarla con una dulzura poética que cautiva al instante y por concebir uno de los guiones más inteligentes dentro del drama romántico que una servidora ha podido disfrutar.

Con los años Linklater ha demostrado ser un autor constante. Con Slacker, su ópera primera, deslumbró a la crítica, y pronto llegaron sonados éxitos como Suburbia (1997), Tape (La cinta) (2001) o Waking Life (2001). Siempre se ha mantenido muy unido a Ethan Hawke, fue uno de los primeros actores con los que trabajó y con el que repitió en varias ocasiones, se juntaron por primera vez en Before Sunrise, una película que pasó algo desapercibida entre el público de 1995 pero que hoy en día se halaga en cualquier rincón del mundo, brillante dirección por parte de un inspiradísimo Linklater que consiguió el premio en el Festival de Berlín. Antes del amanecer es un regalo para los sentidos, una experiencia que todo los espectadores deberían vivir.

Antes del amanecer cuenta la sencilla historia de un joven periodista norteamericano (Ethan Hawke) y una estudiante francesa (Julie Delpy) que se conocen casualmente en el tren Budapest-París, entablan conversación y deciden recorrer juntos Viena durante una noche. 

julie_172025

Se parte de la (des)ventaja de no saber qué esperar de la película, comienza con dos personas que se encuentran en un vagón de tren por casualidad y que, dadas las circunstancias, deciden comer juntos, y a partir de ahí comienza a fluir la magia, sin cursilerías, simplemente nos encontramos con dos personas hablando de la vida, la muerte y el compromiso. Con un ritmo calmado y una narración casi lírica el guión de Linklater pronto se impone y deja boquiabierto al público. Siempre con Viena de fondo se logra crear la situación perfecta en la que nunca sabemos cómo reaccionarán los personajes, tan pronto pueden estar hablando de la infancia como de sexo y nosotros nos sorprendemos contemplando estupefactos el largometraje. Antes del amanecer es un largo paseo en el que todo tiene cabida, pero donde cada cosa está tratada con una delicadeza y un realismo abrumador. La química entre Ethan y Julie es estupenda y al no estar ante la idílico pareja estereotipada creerse su noche de ensueño no resulta utópico. Es una película muy sencilla que basa su genialidad en las actuaciones de sus protagonistas y en su magnífico trabajo escrito, no hay más que eso. Termina conquistando, medio rompiendo el corazón a los cinéfilos por no saber más pero con la misma belleza que la convierte en un lujo inconfesable.

Antes del amanecer rompe con todos los esquemas, parte de una idea muy simplona pero su desarrollo la convierte en algo original y atrayente, de ahí su genialidad. A diferencia de la secuela, Antes del atardecer, aquí el factor sorpresa juega a su favor, y aunque en ambas la calidad es más que evidente Before Sunrise es la que no hay que perderse, la que vale la pena sentir minuto tras minuto.

  • Quiero verla que la he visto incompleta, sino que solía distraerme y cuando se me interponía algo enseguida me salía de la película salvo excepciones, pero tengo una buena sensación de la cinta, es más las tengo a las dos para verlas, porque como tú dices es una película interesante, he leído muchas críticas a favor, me gusta el romance y de lo que puedo recordar me gustaba esa expontaneidad que tienen ambos, hasta me dejó la idea de que estaban improvisando ya que los diálogos eran largos y muchas veces poco definidos, es decir justo como resulta una conversación amena sin mucho esfuerzo. También uno ve tantas películas que a veces se equivoca y deja pasar cintas interesantes, al final termino buscando cintas que he podido ver tranquilo en la televisión, cosas de uno. Muy bien escrito. Un abrazo.

    Mario.

  • @Mario: Vale mucho la pena verla, se me olvidó comentar la parte de la naturalidad que mencionas, tienes mucha razón a pesar de no haberla visto completa, o los actores tienen una imaginación buenísima o el guión es soberbio, o las dos cosas, creo que el resultado es combinación de la buena química de Ethan y Julie con el espectacular guión. Una delicia sin duda alguna, totalmente recomendable. Espero que la disfrutes.

    ¡Un saludo!