Mortal Kombat – Testosterona fatality | La Cabecita

Corrían los maravillosos años 90 cuando un todavía poco conocido Paul W.S. Anderson llevaba al cine la primera versión de Mortal Kombat, un popular videojuego de lucha que sirvió como contrapartida de Street Fighter y que ahora es propiedad de Warner Bros, contribuyendo así a la moda de las adaptaciones cinematográficas basadas en videojuegos. Algo que antes de que llegasen los superhéroes para arrasar con todo, eran la última sensación “friki” dispuesta a arrastrar en masa al público a las salas. Ahora, unos cuantos años más tarde y olvidables secuelas después el debutante Simon McQuoid arropado en la producción por James Wan rescata la esencia original del videojuego y lo actualiza a la generación millennial, sin olvidar el sello de serie B “fatality” marca de la casa.

Solo los guerreros nacidos con la marca del dragón son dignos para luchar y dejarse la piel en el combate más mortal de todos. Mortal Kombat nos presenta a Cole Young, luchador de MMA (Artes Marciales Mixtas) que sin saberlo será la nueva esperanza para su familia y para Earthrealm el reino de los elegidos. Poco a poco Cole irá descubriendo sus poderes y el linaje milenario del que desciende justo a tiempo para prepararse para la batalla más dura y de mayor envergadura del universo. La premisa de la cinta está literalmente a la altura de lo que se puede esperar de la misma y no defraudará aquellos fans del videojuego original y muy probablemente atraerá consigo tb a varios nuevos seguidores ávidos de ver un combate sangriento y duro al nivel de bestialidad que puede suscitar su potente título.

Es de agradecer que en su nuevo intento por actualizarse a los tiempos que corren este Mortal Kombat rebose testosterona y sangre a raudales. Quizá tiene mucho que ver que el artífice del cine de terror contemporáneo James Wan esté detrás de la producción y la verdad es que se agradece porque al menos en medio de tanta orgía de efectos especiales se puede encontrar algo de verosimilitud, porque ¿qué es un combate a muerte sin sangre, vísceras y cabezas rodando por el suelo? Esta película sabe quién es su público potencial y se esfuerza por no defraudarles en ningún momento. Hay chascarrillos cada dos o tres frases, hay personajes hiper estereotipados y la única mujer guerrera pareciera que trabaja a tiempo parcial como repartidora de hostias y como modelo de Victoria Secret y desde luego nadie debería quejarse porque esta película ejemplifica a la perfección aquello de que sin producto funciona no tiene porque ser bueno, tú solo encárgate de darle al público lo que espera de él y el trabajo ya estaría hecho.

Mortal Kombat mantiene su estética e ideología noventera pero se adapta muy bien al cine actual de acción gamer. Es hortera y exagerada a más no poder pero desde el minuto uno te das cuenta de que lo mejor que tiene esta película es que ella es la primera que no se toma en serio y eso contribuye muy positivamente al entretenimiento del espectador y a que en lugar de criticarla te dejes llevar (si puedes). Este humilde servidor no lo hizo, pero estoy convencido de que el espectador que compre su entrada para ver Mortal Kombat resultará bastante satisfecho.

Título original: Mortal Kombat Director: Simon McQuoid Guión: Greg Russo, Dave Callaham Música: Benjamin Wallfisch  Fotografía: Germain McMicking Reparto:  Lewis Tan, Joe Taslim, Jessica McNamee, Josh Lawson, Mehcad Brooks, Tadanobu Asano, Hiroyuki Sanada, Chin Han, Ludi Lin, Max Huang, Sisi Stringer, Elissa Cadwell, Mike Foenander, Matilda Kimber, Laura Brent, Mel Jarnson Distribuidora: Warner Bros. Pictures Fecha de estreno:  16/04/2021