A Contracorriente Films lanza a la venta Moulin Rouge, dirigida por John Huston en 1952 con José Ferrer y Zsa Zsa Gabor sobre la vida del pintor francés Toulouse-Lautrec.

No es la primera vez que la película de John Huston se presenta en bluray, ya que anteriormente existía una edición en bluray realizada por Vértice Cine en 2013 con un máster de ITV Studios. En esta ocasión, la edición de A Contracorriente cuenta con un nuevo máster restaurado en 4K por BFI.

París, finales del siglo XIX. El pintor impresionista Toulouse-Lautrec, tullido por un accidente de la infancia, se apasiona por la vida bohemia de los bajos fondos y visita con frecuencia el mítico Moulin Rouge, un cabaret donde bebe y contempla a las sensuales bailarinas de can-can. El artista conoce a una prostituta y comienza con ella una turbulenta relación sentimental.

La edición se presenta en una funda slipcover con un tacto rugoso como suele ser habitual en la distribuidora que en el interior nos encontramos con una caja amaray de color rojo que va  en conjunto con la carátula de la película de diseño propio. En el reverso, nos encontramos con la sinopsis, una breve reseña de La Vanguardía y el apartado técnico de la película en formato 1.37:1 1080p y las pistas de sonido DTS-HD Master Audio 2.0 Mono en inglés y castellano (redoblaje de 1990 realizado por Antena 3) con sus respectivos subtítulos.

En el interior nos encontramos con un libreto que explica los siguientes extras de la películas, cuya duración dura aproximadamente 46 minutos y un audiocomentario de la script Angela Allen.

  • Audiocomentario de la supervisora de continuidad Angela Allen
    La carrera de Angela Allen (Londres, 1929) en la continuidad cinematográfica, trabajando como lo que alguna vez se denominó una “script girl”, abarca más de medio siglo. Leyenda viviente y gurú de los BAFTA, trabajó en estrecha colaboración con algunos de los grandes directores del siglo XX, desde Carol Reed hasta Sidney Lumet. En este audiocomentario grabado en 2019 habla de su participación en “Moulin Rouge” y su carrera posterior, reflexionando sobre la estrecha relación de trabajo con John Huston que la llevó a convertirse en la supervisora de guion preferida del genial cineasta estadounidense.
  • Cortometraje “Lautrec” de Geoff Dunbar (6 min)
    Este corto animado de 1974, inspirado en los cuadernos de bocetos de Henri de Toulouse-Lautrec, está lleno de vida. Cofinanciado por el Arts Council, fue el primer cortometraje independiente de Geoff Dunbar tras casi dos décadas en la industria de la animación. En su realización colaboraron varios animadores de gran talento: Oscar Grillo, Ginger Gibbons, Jill Brooks y Len Lewis. La siguiente película de Dunbar, “Ubu” (1978), basada en la obra de teatro de Alfred Jarry, sorprendió a muchos espectadores, incluyendo al ex miembro de los Beatles Paul McCartney. Esto dio lugar a numerosas colaboraciones entre el músico y el artista en las décadas posteriores, entre las que destaca el vídeo animado “Rupert and the Frog Song” (1984).
  • Imágenes de París en el Cine mudo (18 min)
    Una selección de películas inéditas, recuperadas del Archivo Nacional del British Film Institute, que conmemoran las vistas, espectáculos y eventos de actualidad localizados en París y sus alrededores en las primeras décadas del siglo XX.

    • Panorámica alrededor de la Torre Eiffel (1900)
      No verás más que los pies de la Torre Eiffel en esta película de la famosa Exposición Universal de París en 1900. Pero a medida que la cámara se mueve en una serie de cuatro tomas panorámicas que forman un círculo, puedes ver muchas de las vistas espectaculares de la feria mundial, desde la arquitectura de inspiración oriental del Tour du Monde hasta las bulliciosas multitudes y el magnífico Palais de l’Electricité, iluminado por más de 5.000 lámparas. Esta película fue realizada por Warwick Trading Company, uno de los primeros equipos de producción cinematográfica estadounidense que operaba desde una oficina de Londres. Warwick se especializó en películas de actualidad y viajes, que se rodaron en todo el mundo. En una época en la que pocas personas podían permitirse viajar al extranjero, estas películas trajeron visiones lejanas a las primeras audiencias cinematográficas.
    • Imágenes de un calle de París (1900)
      La fachada del Palais Garnier de París siempre ha atraído a los fotógrafos, muchos de los cuales están felices de pararse en medio del tráfico para capturarla. El fotógrafo que filmó esta escena, hace más de un siglo en la Place de L’Opera, lo hizo con un equipo muy difícil de manejar, accionando el mecanismo a mano y principalmente adivinando el probable resultado. A pesar de las imperfecciones de la cinematografía temprana (fotogramas inestables, velocidades variables), este es un documento fascinante de una ubicación siempre popular en París.
    • Panorámica de la exhibición de París nº 3 (1900)
      No es un “tour du monde”, sino otro vistazo a los pabellones extranjeros en la Exposición Universal de 1900, esta vez viajando en barco por el Sena, abrazando el banco cerca de la Torre Eiffel. La famosa torre solo queda fuera de la vista un instante en esta hermosa película, que representa un raro viaje al extranjero para la compañía de Cecil Hepworth. Hepworth acuñó el término “panoraming” para esta técnica de filmar una vista desde un barco en movimiento, que usó más a menudo cerca de su estudio en Walton-on-Thames.
    • Las exposiciones de París y St. Louis (1904)
      Los Juegos Olímpicos se revivieron con éxito en Atenas en 1896, pero, como deja en claro esta película, la segunda y tercera Olimpiadas de la era moderna, en París (1900) y St. Louis (1904) respectivamente, todavía tenían dificultades para competir con las ferias celebradas en aquellas ciudades al mismo tiempo. Esta recopilación de películas producidas por dos compañías estadounidenses ofrece una idea de la locura global por las exposiciones internacionales que ha disminuido durante mucho tiempo, con su extensa cobertura de las maravillas de la ingeniería de la época y las multitudes en las exposiciones que contrastan con las gradas medio vacías de la pista y eventos de campo de los Juegos Olímpicos.
    • Conmoción en París (1914)
      Los funerales eran un elemento básico de los primeros noticieros del cine. Esta pieza de Gaumont Graphic, distribuida el 23 de marzo de 1914 y subtitulada “Scenes at the Funeral of M. Calmette”, es un ejemplo especialmente lujoso, con grandes multitudes abarrotando la lluviosa calle de París. Gaston Calmette era editor del periódico conservador Le Figaro, que había librado una feroz campaña contra el ministro de finanzas Joseph Caillaux por sus ideas sobre impuestos progresivos y un compromiso pacífico con Alemania. La esposa de Caillaux mató a tiros a Calmette en su oficina, pero luego fue sorpresivamente absuelta del asesinato.
    • Accidente de globo en St. Cloud (1925)
      Los noticiarios rara vez detectaban accidentes cuando ocurrían, pero las cámaras de Topical Budget estaban rodando en el Saint-Cloud Aéro Parc cuando el fuerte viento desgarró la tela del gigantesco globo aerostático Rubis. Balanceándose precariamente sobre sus ataduras, el aparato se desinfla en el aire. Su pasajera, Madame Surcouf, resultó ilesa. El Saint-Cloud Aéro Parc fue el hogar del Aéro Club de France, que fue pionero en globos competitivos para el deporte y el entretenimiento. El pasatiempo estaba en la cima de su popularidad cuando se rodó la película (posiblemente durante el Gran Premio anual del club). Madame Surcouf estaba casada con un famoso ingeniero y fue la fundadora del primer club aeronáutico exclusivo para mujeres.
  • Dibujos a toda velocidad: carteles, impresiones y caricaturas en el Cine mudo (20 min)
    Esta selección de películas inéditas del Archivo Nacional del British Film Institute documenta las tendencias emergentes en materia de arte, animación e imagen, todas ellas realizadas usando las nuevas tecnologías del siglo XX.

    • Dibujo del Káiser Guillermo II por Tom Merry, el Ilustrador relámpago (1895)
      Uno de los muchos cortometrajes de actualidad filmados por Birt Acres en 1895, esta película ofrece un breve vistazo a Tom Merry (nombre real William Mecham), un caricaturista popular de la época cuyo trabajo apareció ampliamente en la revista política St. Stephen’s Review. El acto de music hall de Merry fue un gran éxito; puede haber sido la primera celebridad británica en ser filmada y su camino hacia la pantalla fue seguida pronto por otros dibujantes. El Káiser Guillermo II, por supuesto, se convirtió en un objetivo más frecuente para los bolígrafos de los dibujantes después de 1914, cuando solía ser dibujado con mucha menos amabilidad que aquí.
    • El cartel de Bill (1899)
      No hay duda de que esta primera película-broma tiene una función secundaria como publicidad. El cartel del título, pegado ilícitamente sobre un escaparate, está claramente marcado como “Fotografías animadas de C. Goodwin Norton”. La tienda de Norton en St. Pancras de Londres ofrece el telón de fondo.
    • Empleados de una cooperativa de venta de obras impresas (1901)
      Es difícil no sorprenderse con las sonrisas radiantes de estos trabajadores mientras caminan hacia la cámara. Tenían buenas razones para estar felices: las condiciones de trabajo en esta empresa propiedad de la cooperativa, que probablemente producía etiquetas impresas y empaques para la amplia gama de productos de la sociedad, habrían sido muy superiores a casi cualquier empresa privada.
    • Dibujos de guerra antialemanes (1915)
      Muchas caricaturas editoriales durante la Primera Guerra Mundial cobraron vida minuciosamente con animación completa y “bocetos relámpago”, como se ve aquí. Este ejemplo no identificado revela la mano de un artista talentoso, acelerada para mostrar el dibujo detrás de una serie de gags propagandísticos habituales sobre el Káiser Guillermo II, sus aliados y sus tropas.
    • Viñetas de Studdy sobre la guerra (1915)
      El dibujante George Studdy era popular incluso antes de la creación de su icónico personaje de perro Bonzo en la década de 1920, como lo demuestra la serie titulada “Estudios de guerra de Studdy” en los noticiarios. Rápidamente fue más allá del “boceto relámpago” autopromocional para crear dibujos animados editoriales animados verdaderamente innovadores, como el “Frightfulness vs Fairplay” de la era de la Primera Guerra Mundial que se muestra aquí.
    • Dibujos de Dicky Dee nº 3 (1915)
      El estereotipado alemán, tal como se describe en la propaganda aliada durante la Gran Guerra, tendía a ser un bufón o la personificación de la barbarie brutal. Esta innovadora caricatura, que da vida a la pesadilla de un niño de manera espeluznante, fusiona los dos en un curioso invento culinario. La segunda parte es un boceto relámpago más convencional de Lord Kitchener y el almirante Jellicoe. Anson ‘Dicky’ Dyer era un artista de vidrieras de 40 años apasionado por el teatro amateur hasta que la guerra trajo un cambio de carrera y se convirtió en uno de los animadores británicos más innovadores de la primera ola. Siguió siendo una figura destacada en la industria hasta la década de 1950.
    • Viñeta de la Primera Guerra Mundial – Joffre (1915)
      Este fragmento superviviente de una película no identificada recuerda el famoso alto el fuego navideño de 1914. Sin embargo, su mensaje es mucho más oscuro, ya que los comandantes en jefe de los ejércitos francés y alemán (Joseph Joffre y el propio Káiser Guillermo II) están comprometiendo la vida de sus soldados en un largo conflicto en el que un empate no es una opción.

Moulin Rouge saldrá a la venta el 13 de octubre a un precio de 15,99€ en las respectivas tiendas comerciales.