Una de las películas más devastadoras, honestas e irremediablemente emotivas que verás este año está firmada por Andrew Haigh.

Con Lean on Pete su director te arrastra a una larga travesía en la que el héroe protagonista del relato se enfrenta con la mayor dignidad posible a todos y cada uno de los obstáculos que se encuentra en su camino a casa. Como si Haigh tratase de hacer un guiño al heroico viaje de Ulises en la ‘Odisea’ de Homero, el héroe emprende involuntariamente la mayor aventura de su vida en un vehículo que su director usa para realizar una metáfora sobre el irremediable trance entre la adolescencia y madurez.

null

Haigh ha demostrado su sobrada capacidad para ahondar en la etapa de la adolescencia masculina y sus “traumas” tanto en la serie de televisión Looking (2014) como en la película Weekend (2011), aquí da un paso más allá y da muestra de su exquisita capacidad para reflexionar sobre quiénes somos y qué esperamos del mundo que nos rodea, incluso cuando este parece habernos dado la espalda. Lean on Pete da nombre a un caballo único y especial que solo corre y da más de sí cuando la vida se lo exige. Este caballo es el único elemento al que protagonista puede aferrarse después de haberlo perdido todo, pero la película no va sobre cómo esa amistad le ayuda a superarse en la vida y lograr sus objetivos, la cinta va sobre cómo ese caballo es el vivo reflejo de ese joven, que no cuenta con nada ni con nadie y que entre más le exigen sus circunstancias, más lejos es capaz de llegar.

Este duro “vía crucis” al que el joven tiene que hacer frente para lograr sobrevivir, como el protagonista de una crepuscular travesía, ofrece un inesperado resultado en el que la meta no es el hogar, sino la esperanza con la que se reconcilia el protagonista. Haigh usa prácticamente todos los elementos claves del western para conformar un relato melancólico que está absolutamente apoyado en la descarnada y brillante interpretación de Charlie Plummer, que se revela como la revelación más importante del año después de apuntar buenas maneras en su debut en Todo el dinero del mundo, Ridley Scott (2017).

Más allá de que la película sirva como lucimiento de su estrella,realiza un análisis prácticamente milimétrico de todos y cada uno de los personajes. Haigh escribe y dirige una película en la que el retrato de los personajes es fundamental para aproximarnos a sus diferentes circunstancias que les hacen ser de una manera u otra. Mención especial requieren los fantásticos secundarios Steve Buscemi y Chloë Sevigny que son capaces de brillar en una película que en otras manos les hubiese relegado a ser meros personajes herramienta. Pero su director es capaz de dar el espacio y existencia necesaria para complementar una historia sobre la soledad, la necesidad y sobre todo de valentía.

Título original: Lean on Pete Director: Andrew Haigh Guion: Andrew Haigh Fotografía: Magnus Nordenhof Jønck Reparto: Charlie Plummer, Travis Fimmel, Steve Buscemi, Chloë Sevigny, Steve Zahn, Thomas Mann, Amy Seimetz, Justin Rain, Frank Gallegos Distribuidora: Diamond Films