James Gray se encuentra, para el que escribe, en el grupo de los grandes directores del cine actual. Su filmografía es una de las más interesantes de los últimos tiempos, dejándonos películas tan notables como La noche es nuestra o El sueño de Ellis, y sobre todo la que para mí es su cima como director, o al menos lo era hasta este momento, Two Lovers, una auténtica maravilla que ejemplifica la sensibilidad y tacto con el que Gray se acerca a los temas que desarrolla en sus guiones. El hecho de que toda su obra se desarrollase en ambiente urbanos provocó que el anuncio de que en su siguiente película se embarcaría en una aventura hasta el Amazonas supusiera toda una sorpresa. Prometía ser un gran salto, especialmente en cuanto a las posibilidades visuales que brinda un lugar así, pero si algo hace grande a Gray es que, aún en una historia tan diferente en apariencia a lo que ha hecho antes, sigues notando su mano detrás de cada fotograma.

Adaptando el libro de David Grann y situada a principios del siglo XX, Z, la ciudad perdida nos cuenta la historia basada en hechos reales de Percy Fawcett, militar convertido en explorador que estaba convencido que dentro del Amazonas se encontraba una civilización escondida del resto del mundo. Con esta obsesión, realizó varios viajes con el objetivo de descubrir esta supuesta ciudad, a la que bautiza como Z, es decir, la última pieza que faltaba para completar el gran puzzle que era el mundo. Empezando ya con los halagos, parte de la magia que contiene esta película, y no es poca, es que no es solo una excelente cinta de aventuras, sino que crea una verdadera conexión emocional con los personajes y con lo que supone embarcarse en peligrosas misiones como estas. La clave para conseguir esta implicación la desarrolla a través del personaje de Sienna Miller que, aunque sobre el papel puede resultar el típico personaje femenino que se queda en casa cuidando de los hijos mientras el marido vive aventuras, sería injusto tildarlo solamente de eso pues sirve como puente emocional con todo lo que está ocurriendo. Si ese personaje tuviese menos peso, o estuviera tratado con menos sensibilidad, todo lo que nos cuentan a miles y miles de kilómetros de distancia nos resultaría mucho más frío. Además, ayuda mucho tener a una actriz tan extraordinaria como Sienna Miller para darle aún más complejidad a su personaje mediante una interpretación prodigiosa a través de las miradas, que suelen decir más que las propias palabras.

James Gray es un director impresionante, de una fuerza y elegancia como pocos en el cine actual. Lo ha demostrado a lo largo de su filmografía, y aquí alcanza su máxima expresión: cada plano, cada movimiento de cámara y, en definitiva, cada decisión está calculada para que todo funcione a la perfección. No hay bajones, no hay deslices, algo que llama la atención cuando supone un cambio tan grande en el habitat natural de Gray. Cambia las calles por la selva, esa oscuridad inherente a los paisajes que retrata por la bella luz de la naturaleza, y sin embargo nunca sientes que estés delante de otro realizador. Es espectacular que un cambio así no suponga un desvío en su camino, sino una evolución en su estilo, el siguiente paso como cineasta, sin dejar de lado, en términos narrativos, la emoción y contención que brilla en toda su obra.

Z, la ciudad perdida es una de las mejores películas de los últimos años. Un auténtico prodigio que brilla en todos sus apartados, desde las interpretaciones (he destacado a Sienna Miller, pero Charlie Hunnam no se queda atrás) hasta la fotografía (impresionante trabajo de Darius Khondji). Tiene la sensibilidad propia del cine de James Gray, aliñada por una historia geográficamente más ambiciosa, contada con una brillantez enorme. Es un placer ver cómo un cineasta de este calado es capaz de mantenerse fiel a su estilo y abordar un proyecto que, en manos menos talentosas, se habría convertido en una película con más fuegos artificiales y menos calado. Cuando sales de la sala no puedes quitártela de la cabeza, de principio a fin, sin quitarle ni un minuto de sus casi dos horas y media. Y, claro, maravillado ante uno de los más fascinantes últimos planos que nos ha brindado el cine en mucho tiempo.

Título original: The Lost City of Z Director: James Gray Guión: James Gray Música: Christopher Spelman Fotografía: Darius Khondji Reparto: Charlie Hunnam, Sienna Miller, Tom Holland, Robert Pattinson, Angus Macfadyen,Bobby Smalldridge, Edward Ashley, Tom Mulheron Distribuidora: eOne Films Fecha de estreno:  05/05/2017