Inicio / Críticas / Doña Clara – Amable y bonita, pero fuerte

Doña Clara – Amable y bonita, pero fuerte

De la batuta del brasileño Kléber Mendonça Filho nace esta película que narra la historia de Clara (Sonia Braga), una mujer entrada en años, pero con una vitalidad inmensa. Clara vive en el edificio Aquarius, que la vio nacer y crecer. Ahora se enfrenta a un promotor inmobiliario que ha comprado todas las viviendas del bloque y lucha por adquirir la suya para derribar el edificio y construir otro más moderno. Sin embargo, ella ama su casa, en la que atesora sus más preciados recuerdos, por lo que decide plantar batalla y enfrentarse al poderoso empresario. Doña Clara es un canto a la vida y a los sentidos. Sin grandes alardes puesto que no los necesita, simplemente refleja la cotidianidad y la tranquilidad de la vida retirada. Todos los personajes son benévolos y muestran un lado muy positivo de las personas. Es muy fácil compartir una sonrisa con ellos, puesto que se presentan sin hipocresías ni intereses ocultos. Incluso es posible llegar a empatizar con el empresario, si bien es cierto que ese sentimiento va cambiando con el transcurso de la película. Con todo, la realidad del film es que expone una cara muy amable acerca de cómo resolver los problemas.

Este hecho se produce, sobre todo, gracias al personaje de Clara, una mujer que ha vivido mucho, ha superado adversidades y ha disfrutado de buenos momentos; lo que la ha hecho ser fuerte, pero encantadora a la vez. Debido a eso pelea con todas sus fuerzas por mantener su vida como le gusta, de la manera en que ella es feliz, y lo hace con una gran naturalidad que el espectador agradece. Esa sencillez con la que trata todos los temas se extrapola a la película, dotándola de un gran realismo. Sin artificios, las cosas como son, la vida misma. Por lo tanto, ella se convierte en el mayor atractivo de la película, un personaje tan bien construido que es capaz de mantener por sí sola escenas en las que apenas ocurre nada. Evidentemente, todo esto es posible gracias a la magnífica interpretación de Sonia Braga, que se come la pantalla en cada aparición.

La película es larga, 2 horas y 45 minutos es mucho tiempo para lo que nos ha acostumbrado el cine actual, o sea 90 minutos de frenetismo máximo y acción a raudales. Sin embargo, está tan bien construida que no llega a hacerse larga. Recuerdo que en el pase de prensa hubo un momento en el que pensé “a partir de ahora se me va a hacer larga”, y justo acabó. Y lo hizo además con un final muy apoteósico, un perfecto culmen a la evolución planteada, tanto del film como del personaje principal.

Así, lo que queda es una gran película, muy completa y fácil de ver. No sé si lo suficientemente interesante como para el público medio, pero si me ha entusiasmado a mí, que pertenezco a ese grupo, es probable que le guste a mucha gente. Por otro lado, sin embargo, sí que creo que estamos ante un visionado obligatorio para todos aquellos a los que les guste el cine menos comercial y, sobre todo, para los amantes de las historias bonitas.

Título original: Aquarius Director: Kleber Mendonça Filho Guión: Kleber Mendonça Filho Fotografía: Pedro Sotero, Fabricio Tadeu Reparto:   Sonia Braga, Jeff Rosick, Irandhir Santos, Maeve Jinkings, Julia Bernat, Carla Ribas, Fernando Teixeira, Rubens Santos Distribuidora: Avalon Fecha de estreno:  10/03/2017

Sobre Alejandro Orte

Alejandro Orte
La princesa Mononoke fue mi primer amor. Creo que el humor absurdo es el más inteligente de todos. Los envidiosos dirán que Sharknado es una mala película.
Ir hacia arriba