OLLIMAKI7BAJA-700x467

Olli Mäki es un boxeador finlandés que acaba de asaltar la profesionalidad después de una brillante carrera en el boxeo amateur. Después de apenas una decena de combates, tiene la oportunidad de pelear por el campeonato del mundo de peso pluma ante el estadounidense Davey Moore. Sin embargo, el joven tiene algo en la cabeza que no le deja concentrarse en su objetivo, y es que está enamorado de su novia Raija (Oona Airola). Sobre esta mezcla entre la fama y el amor de su vida, con la consiguiente oposición entre lo nuevo y lo viejo, discurre la película que, para tratarse de un filme que mezcla boxeo y drama, no tiene ni la acción y la épica propia de las primeras ni, sin llegar a pecar de buenismo, la crudeza y los problemas de las segundas.

En este biopic sobre la vida del boxeador interpretado por Jarkko Lahti, el director Juho Kuosmanen revisa el tema más sencillo y aceptado del mundo: que el amor es la fuerza motora más poderosa. Sacrificando la música por las palabras y los silencios y utilizando el blanco y negro como tonalidad, quiere recalcar la simpleza de su mensaje, pero, si bien por un lado estos detalles son totalmente acertados, pues la ausencia de música y de color permite al espectador acercarse a la historia sin artificios; por otro lado, la cinta no profundiza demasiado bien en los sentimientos de los personajes que rodean a Olli, especialmente en los de su entrenador. Pretende construir tanto la personalidad de los protagonistas que peca de dibujar demasiadas situaciones para diseccionarlos, lo que le da a la película momentos farragosos de dispersión que pueden llegar a aburrir. Además, de esta manera lo que hace es ensuciar el tema y su sencillez, haciendo que el espectador pueda frustrarse al ver que las cosas en realidad son más fáciles de lo que el filme plantea. Así, lo que queda al final es un mensaje un tanto contradictorio, puesto que la intención de simpleza se contrapone a los devaneos de la narrativa.

OLLIMAKI8BAJA1-700x466

Sin embargo, la película sí acierta en su concepción en los momentos que no sobran, es decir, cuando se centra en la historia como tal: en su relación con su novia Raija y su entrenador Elis (Eero Milonoff), y, sobre todo, en la relación que se establece entre los tres en torno a las dudas que tiene Olli respecto a lo que él le da más importancia. Esto Kuosmanen lo hace de manera magistral, mediante miradas y situaciones consigue que no sea necesario explicarlo todo. Envuelve los hechos de sentimentalismo y es capaz de transmitirlo al espectador. La película es generalmente tierna y melancólica, pero sabe ponerse dura en los momentos puntuales en los que es necesario; e incluso regala al público alguna que otra carcajada apoyada principalmente en la inocencia de Olli.

El día más feliz en la vida de Olli Mäki es una película pequeña y agradable (sobre todo si te gustan las películas pequeñas), que permite huir por un rato del artificio de las grandes producciones y disfrutar de la sencillez de un tema tan recurrente como importante en el cine. Solo falla en los determinados momentos en los que cuenta cosas que no importan para la historia. Es bonita, creíble y pequeña (en el buen sentido); pero peca de realismo y eso la hace aburrida. Por la historia, podría llegar a despertar mucho más de lo que despierta, y al final te quedas con la sensación de que ni fu ni fa, de que no deja huella y es de las películas que se olvidan en cuanto empiezas a ver la siguiente.

2_estrellas

Título original: Hymyilevä mies (The Happiest Day in the Life of Olli Mäki) Director:  Guión: Mikko Myllylahti Música: Laura Airola, Joonas Haavisto, Miika Snåre Fotografía: Jani-Petteri Passi  Reparto:   Jarkko Lahti, Eero Milonoff, Oona Airola, Joonas Saartamo, Olli Mäki, Mika Melender, Raija Mäki, Joanna Haartti, Niklas Hyvärinen Distribuidora: Surtsey Films Fecha de estreno:  03/02/2017