idb_day_14_277_dan_dave_johns_3301

La segunda Palma de Oro del Festival de Cine de Cannes le ha llegado al siempre reivindicativo Ken Loach por su película más descarnada, directa y social de esta década Yo, Daniel Blake. Una cinta que pese a ganar el máximo galardón del Festival, ha levantado reacciones y opiniones totalmente radicales allí donde ha sido exhibida, debido en gran parte a lo muy acusable de “panfletario” o beligerante de su propuesta.

Yo, Daniel Blake narra la historia de un señor enfermo de avanzada edad que se ve obligado a dejar su trabajo por recomendación médica y ve como su vida agoniza bajo el umbral de la pobreza por culpa de un sistema social insuficiente y tremendamente injusto que se centra en el tramite burocrático y no trata a las personas dignamente, si no como a números y meros códigos de barra.  Siendo esta la principal baza de su director para hacer que todos nos identifiquemos con su héroe atípico, porque todos en algún momento de nuestras vidas hemos vivido en primera persona la impotencia de un sistema que no vela por nosotros, algo que resulta  ser el mayor logro del film, un logro que radica en la capacidad de Loach para que todos nos removamos en nuestra butaca sintiendo una impotencia tan grande como grande y monotemática es su siempre interesante filmografía.

La historia de Daniel Blake da como resultado algo que va  más allá de ser una necesaria cinta que denuncia a gritos una situación real para prácticamente todos los habitantes del planeta, es un complejo y duro mensaje de positividad, que te muestra la capacidad de algunos seres humanos increíblemente generosos que son capaces de ayudar al resto, cuando ellos mismo están como se suele decir “para les ayuden”,  un vehículo que su director utiliza como excusa  para mostrarnos que a veces en la vida hay que levantarse y pegar un grito que se oiga y resuene hasta el infinito, porque de lo contrario desapareceremos sin dejar ningún rastro de nuestra existencia y de nuestro dolor.

idb_day_5_067_dan_dave_johns_ann_kate_rutter_1635

Sus personajes entrañables y cercanos son extraordinariamente preciosos y nos muestran su pesar sin caer en el innecesario nihilismo al que nos tiene acostumbrados el cansino cine social “made in patria” como ocurre en la filmografía de  Fernando León de Aranoa. Aquí sus personajes atraviesan momentos de absoluto dolor pero sin perder su dignidad y la capacidad de no mirar para otro lado, pues es posiblemente la amistad que su protagonista Daniel Blake desarrolla con su vecina Katie y su familia, uno de los más bellos retratos de la bondad ilimitada del algunos seres humanos.

El trabajo de Loach vuelve a anotarse un tanto a su favor al contar en el guión con el siempre sensacional Paul Laverty, que consigue escribir momentos de absoluto desgarro emocional que te romperán el corazón, (como el momento en que el personaje de Katie se derrumba en el comedor social), pero sin  despojar a sus personajes de la capacidad de ser extraordinariamente fuertes y felices a su complicada manera, algo que dignifica y encumbra a la película.

Yo, Daniel Blake, no es una cinta fácil de ver, como ya os he comentado es una obra  dura y por momentos  incómoda, pero hay que verla, hay que sentirla y ser participe de ella, pues la necesaria bofetada de realidad que provoca en el espectador, impacta estés o no  estés familiarizado con el cine social de Ken Loach y eso justifica por completo su recomendado visionado.

idb_day_1_034_dan_dave_johns_9048

Porque a veces, solo cuando nos lo recomiendan o nos “obligan” es cuando vemos cosas que por el contrario no veríamos nunca, o peor aún no sabríamos ni que existían y al final  esta película hay que verla, porque ya sea dentro o fuera de las salas, todos somos aunque sea un poquito Daniel Blake.

3.5_estrellas

Título original: I, Daniel Blake Director: Ken Loach Guión: Paul Laverty Música: George Fenton Fotografía: Robbie Ryan Reparto:   Hayley Squires, Natalie Ann Jamieson, Dave Johns, Micky McGregor, Colin Coombs, Bryn Jones, Mick Laffey, Dylan McKiernan, John Sumner, Briana Shann, Rob Kirtley Distribuidora: Caramel Films Fecha de estreno:  28/10/2016